Los discípulos robaron el cuerpo de Jesús e inventaron la historia de la resurrección

Esta posibilidad ha sido presentada por los críticos desde que Jesús resucitó de entre los muertos. Pero esto nunca ha echado raíces excepto en algunos círculos judíos debido a que el registro del Nuevo Testamento no apoya la teoría de una resurrección falsa. Sin embargo, para que los discípulos hubieran falseado o inventar una resurrección falsa, muchas condiciones tuvieron que haberse dado. Vamos a echarles un vistazo y analizarlas.

  1. Los discípulos necesitarían un plan muy bien elaborado
    1. Ud. no puede simplemente llegar a una tumba vigilada por soldados romanos y preguntar por el cuerpo de Jesús. Así que para inventar la resurrección de Jesús los discípulos tendrían que haber robado el cuerpo de Jesús y deshacerse de éste sin que fueran vistos por algún testigo hostil a ellos. Esto significaría que los guardias de la tumba necesitarían estar sobornados, lo cual, se discute posteriormente. Esto también significaría que muchas personas estarían involucradas en la llevada del cuerpo hasta un área donde pudieran deshacerse del mismo. Una sola persona no hubiera sido capaz de cargar el cuerpo de un muerto a una gran distancia. Por lo tanto, muchas personas tendrían que estar de acuerdo para robar el cuerpo de Jesús y arriesgarse a ser arrestados, no sólo por los guardias sino también por los líderes judíos.
    2. Aun más, este plan habría tenido que incluir a personas diferentes al círculo de los discípulos debido a que tal acontecimiento “imposible”, como el de una resurrección, sería más convincente si otros, que no eran considerados seguidores de Jesús dijeran que ellos vieron a Jesús después de la crucifixión. Esto significa que los discípulos tendrían que convencer a muchas personas para que estuvieran en contra de los líderes religiosos, arriesgando, de hecho, su seguridad económica y social, así como el riesgo de crear conflicto en la región debido a que los judíos, que mandaron a Jesús a la cruz, podrían fácilmente perseguir a estos nuevos y aparentes convertidos. Adicionalmente, esto traería una atención adicional a los romanos agregándole más tensión a esta situación y esto, era algo que los judíos no querían que sucediera.
    3. Una cosa más: Sería muy obvio para los discípulos el continuar afirmando que Jesús había resucitado de entre los muertos ya que atraería una violenta atención de los líderes religiosos hacia ellos. Recuerde que los líderes judíos sabían quienes eran los discípulos de Jesús. Por lo tanto, la atención se centraría sobre ellos en forma de persecución. A diferencia de otros, los discípulos serían blancos fáciles. Debido a que los líderes judíos habían sentenciado a Jesús a una terrible muerte en la cruz, ¿qué les detendría de seguir con los discípulos una vez que empezaran a proclamar que Jesús había resucitado de entre los muertos? Los discípulos tendrían que saber en lo que se estaban metiendo. Estaban arriesgando sus familias y sus propias vidas.
    4. Total, inventar un plan tan elaborado para engañar a muchas personas presentaba muchas variables difíciles de superar. Simplemente, tendría más sentido afirmar que la razón por la que los discípulos proclamaban la resurrección de Jesús era porque ellos verdaderamente habían visto a Jesús resucitado.
  2. Un motivo suficiente tendría que ser ofrecido para explicar el engaño intencionado de los discípulos.
    1. Recuerde que tenemos a muchas personas en la Biblia que dicen que Jesús resucitó de entre los muertos. ¿Se pusieron todas estas personas de acuerdo para mentir? Si es así, ¿por qué hicieron esto? ¿Qué motivaría a varias personas, las cuales tenían diferencias en opiniones, diferencias en necesidades y deseos, ponerse de acuerdo para testificar de algo falso? ¿Podría ser que ellos se encontraban insatisfechos con el imperio romano gobernando sobre la nación judía? ¿Pero qué lograrían ellos al proclamar la resurrección de Jesús? ¿Pensaban ellos que el imperio romano dejaría prontamente el territorio de Israel a causa de esto? Ni por casualidad.
    2. ¿O tal vez las personas estaban cansadas de la hipocresía de los líderes religiosos judíos y esto los motivó a afirmar que Jesús había resucitado de entre los muertos a fin de socavar la autoridad de ellos? Pero si este fuera el caso, entonces tenemos una inconsistencia entre el motivo y la conducta porque las personas que estarían molestas por la hipocresía de alguien no es probable que proclamaran tal clase de mentira como una resurrección y por lo tanto, ser aun más hipócritas que los líderes religiosos. ¿Tiene esto sentido? Además, Jesús había enseñado del amor, la verdad, el sacrificarse, etc., y tales acciones engañosas estarían en directa contradicción con las enseñanzas de Aquel que estaban siguiendo.
    3. A lo mejor, todo lo que cada uno puede hacer es adivinar lo que los discípulos pudieran haber estado pensando o lo que pudiera haberlos motivado a concebir un engaño tan detallado. Y adivinar es todo lo que podemos hacer. Pero necesitaríamos preguntarnos si algunos motivos formulados por los discípulos pudieran armonizarse con los hechos de su predicación y enseñanza acerca de la verdad, de la paciencia, del sufrimiento, de la bondad y del amor. Nadie puede leer sus corazones o mentes e introducirse en un escenario de hace 2.000 años, ya que los motivos de las personas desaparecieron. Simplemente, lo mejor es dejar que los hechos hablen por sí mismos. Ellos vivieron, sufrieron, proclamaron y murieron por la verdad de la resurrección.
  3. Hubo necesidad de que los guardias de la tumba fueran sobornados.
    1. El problema con el soborno, es que funciona en dos vías. Los discípulos pudieron haber sobornado a los guardias para que no dijeran nada acerca de que ellos se llevarían el cuerpo de Jesús. Pero también los judíos pudieron haber sobornado a los guardias para que dijeran que los discípulos habían robado el cuerpo de Jesús. De hecho, el único soborno que vemos en el registro de los evangelios es, el de los líderes judíos a los guardias romanos:
      1. Mateo 28:11-15: “Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. 12 Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, 13 diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. 14 Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo. 15 Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.”
    2. Para que los guardias pusieran en riesgo sus vidas, tendría que ser necesario un soborno bastante grande. De acuerdo a su condición económica, ¿quiénes estarían más favorecidos a ofrecer un soborno a los guardias: Los líderes religiosos o los discípulos? Además, ¿quiénes tenían un mayor motivo: Los discípulos que querían a Jesús resucitado de entre los muertos, arriesgándose aun a una persecución posterior, o los judíos que querían complete su intento de deshacerse de Jesús?
  4. Se necesitaría deshacerse del cuerpo de Jesús para impedir la objeción de Su resurrección.
    1. Si la posibilidad de un plan elaborado que incluyera sobornar a los guardias y haberse puesto de acuerdo con muchos de los no seguidores de Jesús fuera a ser efectivo, se necesitaría que se deshicieran en forma adecuada del cuerpo de Jesús. Si los discípulos pudieran haber tomado Su cuerpo y alejarse sin ser vistos de la población, no sería difícil enterrarlo en cualquier lugar. Sería entonces necesario que los discípulos se prometieran entre si, nunca revelar la ubicación. Esta es una posibilidad, pero significaría que los discípulos eran mentirosos y ladrones. ¿Son estas las bases para su fe consistentes con sus escritos acerca de la verdad, honestidad, etc., combinada con su dedicación a la afirmación de la resurrección de Jesús que les costó sus vidas?
  5. Varios testigos tendrían que ser organizados.
    1. Como ya se declaró anteriormente, muchas personas necesitarían ser organizadas en esta mentira acerca de haber visto al Señor resucitado. ¿Es esto probable para tantos judíos que habían crecido con la idea de que mentir era un pecado? Tal vez. Pero, ¿es fácil convencer a las personas para que mientan en un evento que saben les traerá a ellos problemas económicos, familiares, sociales y religiosos? ¡Claro que no! El pueblo judío estaba viviendo bajo el gobierno romano. Los romanos servían tanto a los opresores como a los protectores. Ellos eran quienes oprimían y obligaban a los judíos a cumplir muchas de sus reglas. De otro lado, protegían la tierra de Israel contra las naciones hostiles que rodeaban el territorio. Los roces en la región no era algo que las personas querían tener, especialmente si tenían familias con hijos y padres q quienes cuidar y amar. ¿Tiene realmente sentido que tantas personas estuvieran de acuerdo con tan grande mentira que hubiera traído terribles consecuencias?

El apóstol Pablo

¿Qué hay acerca del apóstol Pablo? ¿Planearon los discípulos en convertir a uno de los más grandes enemigos del cristianismo naciente? ¿Y cómo lo hicieron? Y si lo hicieron, ¿cómo convencieron a Pablo que dejara todo lo que había defendido y en lo que había trabajado toda su vida para ser excluido, condenado, perseguido, naufragado, golpeado y finalmente martirizado tanto por romanos como por los líderes judíos? ¿Valdría la pena apoyar un registro falso de una resurrección por este tipo de conversión atrevida y profunda de alguien que había estado buscando destruir al mismo cristianismo que más tarde proclamó? Recuerde que Pablo afirmó haber visto al Señor en el camino a Damasco (Hechos 9; 1 Co 9:1). ¿Qué lo hubiera motivado para dejar todo lo que había creído como judío y proclamar la resurrección de Cristo? ¿Qué tendría para ganar? ¿Poder? ¿Dinero? ¿Fama?

Si Pablo quería poder, entonces tal vez podríamos decir que lo logró debido a que escribió la mayor parte del Nuevo Testamento e influyó grandemente en la iglesia cristiana. Pero el poder no lo demostró sobre nadie. El Nuevo Testamento no demuestra algún ejercicio de poder. Algunos de los escritos de Pablo son los más grandes testimonios a la verdad, al amor y a la sabiduría que cualquiera haya alguna vez escrito. ¿Son las palabras de Pablo en 1ª Corintios 13 o Colosenses 3, o todo el libor de Romanos las palabras de un hombre que sabia que todo lo que había escrito y enseñando estaba basado en una mentira sólo para pudiera obtener poder? Decir esto, no tiene sentido.

Si Pablo estaba detrás de una ganancia económica, ¿por qué entonces predicó humillándose a sí mismo y gratuitamente? (2ª Corintios 11:7: “¿Acaso cometí un pecado al humillarme a mí mismo y al predicarles el evangelio de Dios gratuitamente, para que ustedes fueran enaltecidos?” – Reina Valera Contemporánea.) ¿Por qué con frecuencia se quedó sin comer? (2ª Corintios 11:27: “He pasado por muchos trabajos y fatigas; muchas veces me he quedado sin dormir; he sufrido de hambre y de sed; muchas veces no he comido, y he pasado frío y desnudez.” – Reina Valera Contemporánea.) ¿Por qué tuvo trabajos esporádicos para ganarse la vida? (Hechos 18:3: “y se quedó con ellos para que trabajaran juntos, pues tanto ellos como él fabricaban tiendas de campaña;” – Reina Valera Contemporánea.) No tiene sentido pensar que en lo que estaba, era por dinero.

Si era fama lo que estaba pensando en adquirir, ciertamente la consiguió. El apóstol Pablo es todavía un personaje famoso en toda la civilización occidental. Pero no podemos saber si este era un motivo o no debido a que no le podemos preguntar. Lo que podemos hacer, es leer lo que escribió y hacer lo mejor para entender sus motivos en sus escritos. Será decisión del lector al leer sus epístolas y ver si la búsqueda de fama se encuentra tejida en sus palabras. Personalmente no veo tal cosa cuando leo sus obras. Veo a un hombre que predicó de Jesús y a Él crucificado y resucitado de entre los muertos.

Conclusión

Indudablemente es muy poco probable que los discípulos hubieran falseado la resurrección de Cristo. En resumen, esta es la razón:

  1. Hubieran necesitado un plan muy bien elaborado que involucraría elementos impredecibles: guardias romanos, otros testigos, etc.
  2. Existe un gran problema al desarrollar un motivo para engañar que sería más grande que las consecuencias de ese engaño. Recuerde, los discípulos estarían arriesgando su seguridad, familia y sus vidas, por sus creencias.
  3. Los guardias en la tumba tendrían que haber sido sobornados, pero el único soborno que podemos ver es de los líderes judíos (Mt 28:11-15) quienes tenían una muy fuerte motivación para terminar lo que habían empezado con Jesús.
  4. Habrían tenido que conseguirse varios testigos no involucrados con los discípulos para validar la historia. Pero esto significa que un fuerte incentivo habría tenido que ser ofrecido a los testigos adicionales ya que la historia de ellos los hubiera metido en grandes problemas con el liderazgo judío.
  5. El apóstol Pablo. Él es un comodín. ¿Qué cosa ilegitima lo motivaría a proclamar la resurrección de Jesús, si esta no hubiera sucedido? Recuerde, él era un pesado perseguidor de la iglesia. Algo sucedió para que cambiara. De acuerdo a él, fue la aparición del Señor Jesús resucitado.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison