Los escritores del Nuevo Testamento conspiraron para obtener poder e influencia

Por, Matt Slick

Es ciertamente posible que los escritores del Nuevo Testamento trabajaron juntos y fraguaron un plan para usar a un buen hombre llamado Jesús –quien había muerto hacia poco– para obtener poder e influencia para ellos. Pero solo porque algo es posible, no significa que sea una realidad. Es posible que exista una fábrica de helados en Júpiter, pero esto no significa que exista una. Cuando miramos las afirmaciones del Nuevo Testamento acerca de Cristo, ¿vemos algo que podría parecerse a un engaño bien elaborado y fraguado por gran cantidad de personas? ¿O vemos que la conducta de ellos es más consistente con la idea de que, efectivamente, Jesús sí hizo milagros y resucitó de entre los muertos? La última explicación es la que mejor encaja en los hechos.

A continuación hay una lista de razones del por qué la teoría de la conspiración no funciona

Se requeriría una inmensa coordinación de acontecimientos y reuniones continúas por parte de todos los escritores del Nuevo Testamento durante un largo período de tiempo.

Primero que todos, para que esta conspiración funcionara, muchas personas habrían tenido necesidad de reunirse y escribir documentos, que no sólo fueran conspiradores, sino que también reflejaran registros históricos precisos, que pudieran sostenerse ante cualquier examen y estar de acuerdo entre sí, de tal forma, que evitarían ser descubiertos en el fraude. Después de todo, si sus historias y escritos fueran contradictorios, su conspiración se hubiera destruido. Esto significa que habría existido una gran, sofisticada y cuidadosa conspiración durante un largo período de tiempo debido a que los documentos del Nuevo Testamento fueron escritos en aproximadamente, 50 años. Los escritores tendrían que haber sido muy cuidadosos acerca de a quién mencionar así, como escoger los lugares precisos. ¿Por qué? Porque los registros tratarían con lugares y personas reales, y ellos tendrían que estar muy seguros de que todo encajara perfectamente bien. Si estas personas querían obtener poder e influencia al concebir un plan tan grandioso como este, es lógico decir que estarían de acuerdo para elaborar una historia acerca de esta persona –Jesús–, quien era conocido por muchas personas y decir cosas acerca de Él que no fueran ciertas, y después, hacer que las personas creyeran que Él había resucitado de entre los muertos. ¿Tiene sentido que hubieran ido –en contra del sistema judío, del imperio romano y todo lo demás para que pudieran obtener poder e influencia en un área ya dominada por dos culturas poderosas: los judíos y los romanos? ¿O es más lógico decir que ellos no conspiraron para engañar sino que simplemente escribieron y testificaron lo que habían visto? ¿No tiene más sentido decir que ellos escribieron lo que conocieron; registraron los hechos, lugares y los acontecimientos y que todo fue cierto, y que esto explica que los documentos del Nuevo Testamento son mejores que cualquier otro documento histórico?

Esto significaría que los escritores del Nuevo Testamento escribieron acerca de la verdad basados en una mentira

Los escritores del Nuevo Testamento usaron las palabras “verdadero” y “verdad” unas 170 veces. Ellos vivieron por la verdad de lo que ellos creyeron y murieron también por esta verdad. Ellos escribieron,

  • Acerca de la verdad:
    • Romanos 9:1: "Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo".
    • 2ª Corintios 4:2: "Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios".
  • Acerca de honestidad:
    • 1ª Timoteo 2:2: "…para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad".
  • Acerca del amor:
    • 1ª Corintios 13:4-8: " El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8 El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará".
  • Acerca de integridad:
    • 2ª Corintios 7:2: "Admitidnos: a nadie hemos agraviado, a nadie hemos corrompido, a nadie hemos engañado".
  • Acerca de compasión:
    • Colosenses 3:12: "Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia".
  • Acerca de perdón:
    • Colosenses 3:13: "soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros".

Y todo esto se basó en el amor de ellos y en la dedicación a la verdad de Jesús.

  • Hablaron contra la hipocresía:
    • Romanos 12:9: "El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno".
  • Contra la mentira:
    • Colosenses 3:9: "No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos".
  • Contra del orgullo:
    • Santiago 3:13: "¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre".
  • Contra los celos, las peleas y el orgullo:
    • Santiago 3:16: "Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa".

De hecho, ellos vivieron de acuerdo a sus palabras. ¿Tiene realmente sentido decir que los escritores del Nuevo Testamento conspiraron deliberadamente para tergiversar la verdad para pasar posteriormente por grandes tribulaciones, sufriendo palizas y hasta la muerte, todo mientras que les decían una y otra vez a las personas que creyeran en una mentira? Además, tendríamos serios problemas al tratar de explicar la conducta de ellos y cómo, sabiendo que serían perseguidos, siguieron adelante con esta supuesta conspiración de mentiras. Tendría mucho más sentido reconocer simplemente que ellos estaban diciendo la verdad y que esto, no era una conspiración para engañar a nadie.

Esto significaría que la conspiración hubiera tenido que pasar un interrogatorio

Para que funcionara esta supuesta conspiración, tendría que haber enfrentado y pasado un interrogatorio. Recuerde que los evangelios fueron escritos como documentos históricos, que mencionan lugares, personas y eventos. Sin duda, había personas que estaban todavía vivas y que pudieron verificar o negar los acontecimientos milagrosos con relación a Jesús. Si Ud. quiere hacer que una conspiración funcione, no ofrezca hechos que se puedan verificar. Más bien, invente historias que no puedan ser verificadas pero que suenen bien. Esto fue lo que José Smith hizo cuando empezó el mormonismo. Ninguna de sus grandes ciudades y civilizaciones en el Libro de Mormón han sido verificadas desde cuando en 1830 publicó su libro de mormón. La religión de Smith no está basada en hechos históricos con ubicaciones verificables y acontecimientos. Más bien, está basada en una historia que no puede ser verificada. Pero este, no es el caso con los libros del Nuevo Testamento. Los evangelios contienen registros de Jesús llevando a cabo muchos milagros para finalmente morir y resucitar de entre los muertos en Jerusalén. Él fue crucificado a manos de los romanos quienes fueron alentados por el sanedrín judío. Esto fue verificable en su momento, debido especialmente, a los nombres y lugares mencionados en los evangelios y las epístolas. Todo lo que alguien tendría que hacer es contactar a aquellas personas o revisar los registros de la corte e ir a aquellos lugares para verificar los registros. Si todo esto fue una conspiración, entonces, ¿dónde están los registros contradictorios refutando lo que los escritores del Nuevo Testamento afirmaron? El problema es que no existen documentos contradictorios conocidos que intenten refutar las afirmaciones registradas en los evangelios. En otras palabras, no existe evidencia contradictoria, aunque hubo muchas personas que pudieron haber escrito material contrario a las afirmaciones del Nuevo Testamento:

  • Pilatos fue mencionado:
    • Mateo 27:2: "Y le llevaron atado, y le entregaron a Poncio Pilato, el gobernador".
  • Así como Herodes, rey de Judea:
    • Lucas 1:5: "Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet".
  • El sumo sacerdote Caifás:
    • Mateo 26:3: "Entonces los principales sacerdotes, los escribas, y los ancianos del pueblo se reunieron en el patio del sumo sacerdote llamado Caifás".
  • Elisabet:
    • Lucas 1:57: "Cuando a Elisabet se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, dio a luz un hijo".
  • María:
    • Mateo 1:25:"Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS".
  • Juan el Bautista:
    • Mateo 3:1: "En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea".
  • Pablo el apóstol un convertido del judaísmo:
    • Hechos 9.

Las siguientes ciudades son mencionadas:

  • Damasco:
    • Hechos 9:10: "Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor".
  • Chipre y Cirene:
    • Hechos 11:20: "Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús".
  • Jerusalén:
    • Mateo 16:21: "Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día."

Además, se llevaron a cabo las profecías del Antiguo Testamento y para comprobarlas, todo lo que las personas tenían qué hacer era leer el Antiguo Testamento. En otras palabras, había muchas personas, la mayoría de ellas vivas y lugares a donde ir y comprobar para así, exponer la conspiración. Pero no encontramos evidencia contraria o escritos con relación a los acontecimientos milagrosos de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Si no existe evidencia contraria, ni escritos contrarios, ¿tiene sentido entonces pensar que todo esto fue una conspiración? ¡Claro que no! Si fue una conspiración, ¿dónde está la evidencia?

Esto significaría que los conspiradores tendrían que enfrentar persecución

Indudablemente, si los escritores de los documentos del Nuevo Testamento querían obtener poder e influencia al escribir acerca de un nuevo sistema religiosos que iría en contra de la cultura del judaísmo así, como la del imperio romano, ellos sabrían, definitivamente, que enfrentarían persecución. Tenemos que recordar que la cultura de ese tiempo no estaba mediada con procedimientos de demandas adecuadas y de litigio. Las personas, con frecuencia reaccionaban irracionalmente y tratarían naturalmente de matar a las personas:

  • Juan 8:59: "Entonces aquellos judíos quisieron matar a Jesús a pedradas; pero él se mezcló entre la multitud y salió del templo" (Traducción en Lenguaje Actual).

Esto también significa que aquellos que escribieron el Nuevo Testamento, enfrentaron presiones sociales, económicas y teológicas. La cultura judía estaba íntimamente ligada a la estructura social y económica. Cualquier persona que fuera contra este sistema sabría a lo que se enfrentaría: El riesgo de pasar hambre, de ser objeto de burla, de ser golpeado, ridiculizado, de perder la familia y amigos, etc. Y esto, no era algo que debía considerarse livianamente. Tal vez un individuo demente podría considerar en hacer tal cosa, pero, ¿cómo es posible hacer que Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Pablo, Pedro, Santiago, Judas, Timoteo, Apolos, etc. se unieran en la farsa, con el riesgo de perder a sus familias, reputación, estabilidad económica, ser perseguidos y tal vez, enfrentar la muerte? ¿Es esto algo que se consideraría como racional? ¿Deberemos creer que todos estaban trabajando para engañar a las personas para que así pudieran obtener poder, fama e influencia? Como una teoría, esto es extremadamente imposible y está llena de problemas.

Esto tendría que explicar la conversión de Pablo

¿Cómo hicieron los cristianos para persuadir a un devoto judío como Pablo, educado en Jerusalén a los pies de Gamaliel, un fariseo de fariseos (Hechos 22:3: "Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros"), y quien dio cartas de autorización hechas por los judíos para ir a arrestar a los cristianos (Hechos 9:1-2: "Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, 2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén") para que se convirtiera en un cristiano, y por lo tanto, renunciar a todo lo que había creído y por lo que apoyaba? Recuerde que Pablo era un fuerte perseguidor del cristianismo:

  • Hechos 8:1: “Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles”.

La razón más lógica para la conversión de Pablo es la de que Jesús realmente se le apareció a él en el camino a Damasco (Hechos 9).

Haría falta algo bastante grave para que Pablo dejara todo lo que se le había enseñado toda su vida y no sólo para convertirlo, sino también para defender y enseñar acerca del Señor Jesús resucitado y lo hizo, por años antes de que finalmente fuera asesinado por su fe. Por lo tanto, ¿cómo la teoría de la conspiración explica la conversión de Pablo y el largo trabajo en su vida proclamando a Jesús como Señor y Salvador? Si una explicación posible y adecuada no puede ser ofrecida, entonces, la más simple es la mejor; a saber, que Jesús se le apareció a Pablo en el camino a Damasco y fue convertido.

La Navaja de Ockham/Occam

Existe un principio conocido como la Navaja de Ockham. Este principio declara que, generalmente, la explicación más sencilla es la mejor. Cuando examinamos los hechos acerca de las afirmaciones del Nuevo Testamento, es más simple decir que los escritores del Nuevo Testamento conspiraron por décadas para escribir acerca de lugares y personas reales de tal forma, que convincentemente engañaron a miles de personas a creer que Jesús era el Mesías, que cumplió las profecías del Antiguo Testamento, sanó a los enfermos, curó enfermedades, afirmó ser divino, que resucitó a Lázaro de entre los muertos, que fue crucificado por los romanos después de enfrentar la corte religiosa del sanedrín, que fue enterrado y resucitó de entre los muertos o que esto, simplemente pasó y ellos lo registraron? ¿Cuál es la explicación más sencilla? ¿Cuál requiere una mayor fe? ¿Consiguieron los conspiradores lo que estaban buscando? Finalmente, si el poder y la influencia eran buscados por los escritores del Nuevo Testamento, ¿lo obtuvieron? A lo mejor lo que ellos ganaron por tal elaborado fraude fue el haber influido en un pequeño grupo de personas que se encontraban marginadas en Israel y Roma. Recuerde que para traer seguidores al cristianismo significaría ir en contra, no sólo del sistema judío sino también del sistema romano, sin dejar de mencionar el ser capaz de elaborar una historia que pudiera aguantar la investigación. Obviamente, las probabilidades eran extremadas contra tal cosa.

¿Obtuvieron lo que estaban buscando? Ellos fueron echados de su propia sociedad; fueron golpeados y ejecutados. Si todo fue una conspiración, ¿obtuvieron la influencia y poder que estaban buscando? No parece ser así. Más bien y simplemente, tiene más sentido creerle al Nuevo Testamento que decir que todo esto fue un fraude.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

________________________

Ver Artículos Relacionados:

 

 

 

 
 
CARM ison