Los indicios del éxito

  • “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (1ª Juan 2:16-17).

La sociedad en general y de cualquier país está generando una clase de cristianos que quieren por encima de todo alcanzar el éxito descuidando de esta forma una actitud humilde hacia el servicio. Pocos o casi nadie están dispuesto a hacer sacrificios por la causa de Cristo enseñándoseles desde los mismos púlpitos que los cristianos deben ser famosos y populares, ricos y con éxito.

Pero desafortunadamente, tal orientación es opuesta tanto al servicio como para la glorificación de Dios. ¿Qué es vivir para la gloria de Dios? Es saber que aun cuando sea mortal estaría dispuesto a sufrir persecución o a morir si es necesario para lograr los propósitos de Dios. Tal actitud humilde glorifica al Señor.

  • “Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.” (Juan 16:2).
  • “Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución,  y la soportamos.” (1ª Corintios 4:12).
  • “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;” (2ª Timoteo 3:12).

¿Y cuál es entonces Su promesa?

  • “Bienaventurados los que padecen PERSECUCIÓN por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.” (Mateo 5:10)

En nuestra salvación y para crecer espiritualmente debemos estar concentrados en el señorío de Cristo y permitirle que domine nuestra vida en todo momento. Al hacerlo, debemos buscar solamente Su gloria, no nuestra comodidad ni nuestro éxito. No creceremos cuando escojamos nuestro propio camino o sirvamos a Dios con el motivo incorrecto.

 

 

 

 
 
CARM ison