Los testigos de Jehová: Hebreos 1:8 y Salmo 45:6

Por, Matt Slick

  • Hebreos 1:8: “Pero con referencia al Hijo: ‘Dios es tu trono por los siglos de los siglos, y el cetro de tu reino es un cetro de justicia” (La Traducción del Nuevo Mundo).

En este versículo particularmente interesante, Dios se está dirigiendo al Hijo. La construcción griega de Hebreos 1:8 permite que el texto sea traducido de dos formas legítimas:

“Dios es tu trono por los siglos de los siglos…”

y,

“Tu trono Oh Dios, es por los siglos de los siglos…”

Pero debido a la presuposición de La Atalaya de que Dios no se encarnó en la persona de Jesús, ellos escogieron la primera versión; de lo contrario, el Padre estaría reconociendo a Jesús como Dios, y esto iría contra la teología de los testigos de Jehová. Aún más, la mayoría de las Biblias no traducen éste pasaje de la manera como lo hace la Traducción Nuevo Mundo. Ellos, escogen el camino que les conviene. ¿Por qué? Existen dos razones:

Primera: Hebreos 1:8 es una cita del Salmo 45:6:

  • “Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de equidad es el cetro de tu reino” (La Biblia de las Américas [LBLA]).
  • “Tu trono, Oh Dios, es por siempre y para siempre; un cetro de justicia es el cetro de Tu Reino” (Nueva Biblia Estándar Americana, NBEA - New American Standard Bible, NASB).
  • “Tu trono divino permanece por siempre y para siempre” (La Versión Estándar Revisada [RSV]).
  • “Tu Trono, Oh Dios…” (ASV [Versión Estándar Americana], la VKJ [Versión King James], la NVKJ [Nueva Versión de la King James]).
  • “Pero ésta es una traducción muy poco probable ya que la traducción requiere entender el sustantivo hebreo para ‘trono’ en estado de construcción, algunas veces extremadamente inusual cuando un sustantivo tiene un sufijo pronominal1, como lo tiene ésta. La Versión King James y la Nueva Biblia Estándar Americana toman el versículo en su sentido sencillo, directo, como hacen las antiguas traducciones…”

Cuando miramos el idioma hebreo, vemos que no hay un requerimiento gramatical para esta traducción, aunque se considera ser la mejor traducción para la mayoría de los traductores. En sí misma, ésta no es concluyente, aunque el contexto de este versículo en el Salmo 45 está tratando con un rey el cual lo hace a uno preguntarse por qué a él se le estaría tratando como a Dios mismo. Pero no es raro que los escritores del Nuevo Testamento tomen un versículo del Antiguo Testamento que parecería tratar con un sujeto y aplicarlo a otro. Ellos sabían algo que nosotros no sabíamos. De hecho, en Ezequiel 28:12-17 hay una sección que trata con la caída del diablo. El v. 13 describe cómo él se encontraba en el huerto del Edén. El v. 14 dice que él era el querubín ungido (v. 15), etc. Pero el contexto de esta sección empieza dirigiéndose al rey de Tiro (v. 12). Aun así, inmediatamente después de que a Ezequiel se le dice que escriba al rey de Tiro, él entonces pasa a describir la caída del diablo –en lo que la gran mayoría de teólogos coincide. Así que, necesitamos mirar el contexto del por qué el escritor de Hebreos mencionó el Salmo 45:6. El escritor lo aplica a Jesús. Por lo tanto, el Salmo 45 es un salmo mesiánico y está interpretado a la luz del Nuevo Testamento, no lo contrario.

Sin embargo, el contexto de este versículo es el que sigue:

  • Hebreos 1:5-11: “Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo? 6 Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios. 7 Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego. 8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. 9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros. 10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. 11 Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura…”

No tiene ningún sentido decir: “Dios es tu trono”. ¿Qué significa decir?: “Pero, ¿a cuál de los ángeles él ha dicho: ‘Dios es tu trono?’” ¿Qué significaría esto? ¿Es Dios, el trono de Jesús? Solo Dios está en Su trono y Él no es un trono para nadie más.

Valdría aquí la pena mencionar el v. 10: “Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos…” Esta es una cita del Salmo 102:24-25, el cual dice:

•    “Dije: Dios mío, no me cortes en la mitad de mis días; Por generación de generaciones son tus años. 25 Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos”.

Es a Dios a quien claramente se está dirigiendo el Salmo 102. Es Dios quien fundó la tierra. Sin embargo, en Hebreos 1:10 a Jesús se le llama “Señor” y se dice de Él que fundó la tierra. Esto se vuelve más interesante cuando notamos que Isaías 44:24 dice:

  • “Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí misma”.

Si Dios solo estaba fundando la tierra, esto significaría que ni Jesús tenía que ser Dios, la segunda persona de la Trinidad, quien afirmó la tierra, lo mismo que hizo YHWH, o tenemos una contradicción en la Biblia. Claramente esta sección de Hebreos proclama que Jesús es Dios. Por lo tanto, contextualmente es mejor traducir a Hebreos 1:8 como: “Tu Trono, Oh Dios…” y el Padre llama Dios a Jesús.

Segunda: La Organización La Atalaya niega que Dios se encarnó en la persona de Jesús, por lo tanto, esta organización no podrá permitir jamás ningún versículo en la Biblia que de alguna manera conecte a Jesús como Dios. Esta es la razón por la cual ellos escogieron una traducción que no encaja de la mejor forma al contexto o a la total teología de la Biblia.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. http://eteacherbiblical.com/es/free-lessons/sufijos-pronominales

 

 

 

 
 
CARM ison