María es la reina del cielo

Por, Matt Slick

  • Apocalipsis 12:1-2: “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento”.

Los católicos romanos creen, y aseguran, que María tiene una posición exaltada en el cielo. Aunque la teología romana no ha declarado que María es un ser divino como lo es Dios, la han considerado como tal. Considere por favor algunas de las enseñanzas del romanismo con relación a ella:

  • Cristo no fue suficiente en Su obra salvífica; necesito de María:
    • “Esta unión de la Madre con el Hijo en la obra de la salvación se manifiesta desde el momento de la concepción virginal de Cristo hasta su muerte” (CIC – Párrafo 964 – LG [Lumen Gentium] 57).
  • Reina del universo y con su intercesión es la que salva de la muerte las almas de los católicos romanos (CIC – Párrafo 966).
  • Restablece, por encima de Dios, la vida sobrenatural de los hombres (CIC – Párrafo 968).
  • Los romanos le confían a ella todos sus cuidados y peticiones:
    • “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros... podemos confiarle todos nuestros cuidados y nuestras peticiones: ora por nosotros como oró por sí misma: ‘Hágase en mí según tu palabra’ (Lc 1, 38). Confiándonos a su oración, nos abandonamos con ella en la voluntad de Dios: ‘Hágase tu voluntad’” (CIC – Párrafo 2677).
  • La misión de María fue la de salvadora tanto en la tierra como lo es ahora en el cielo. Además, se le invoca con los siguientes títulos:
    • “Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora” (CIC – Párrafo 969).
  • María “es la imagen y comienzo de la Iglesia que llegará a su plenitud en el siglo futuro” (CIC – Párrafo 972 – LG [Lumen Gentium] 68).
  • María es adorada:
    • “…cuando ella (María) es el objeto de la predicación y adoración, ella hace que los fieles vengan a su Hijo…” (Concilio Vaticano II, página 420).
  • María está sentada a la derecha de Cristo:
    • “…ella es el Ministro supremo de la distribución de la gracia. Jesús, ‘está sentado a la diestra de la majestad en las alturas’ (Hebreos i. b.). María está sentada a la diestra de su Hijo…) Papa Pío X, 1853-1914, Ad Diem Illum Laetissimum, 14).

Como puede ver, el romanismo católico ha exaltado a María a un nivel extremadamente alto. Por lo tanto, no debe sorprendernos encontrar que el romanismo católico afirmará, interpretando Apocalipsis 12:1-2, que la “mujer vestida del sol”, sea María. Pero, ¿es esta interpretación correcta? No lo es.

Notará que en el v. 2 se menciona que “una mujer… estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento”. Y esto es problemático para la doctrina del romanismo católico debido a que María no heredó el pecado original:

  • 491 A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María "llena de gracia" por Dios (Lc 1, 28) había sido redimida desde su concepción.

Es lo que confiesa el dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX:

  • «... la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda la mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano (Pío IX, Bula Ineffabilis Deus: DS, 2803).

El pecado original

Si Ud. no está familiarizado con el concepto del pecado original, éste es, “la naturaleza caída heredada y la corrupción moral que es transmitida desde Adán a todos sus descendientes”.1

El pecado entró al mundo a través de Adán (Romanos 5:12: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”), y este pecado le fue imputado a toda la raza humana, sin excepción, trayendo condenación y muerte:

  • Romanos 5:18: “Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida”.
  • 1ª Corintios 15:22: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”.

Esto pues, significa que todos los descendientes de Adán, están bajo los efectos del pecado original con todas y cada una de sus consecuencia. Parte de esta maldición en la caída que causó el pecado original, es mencionada por Dios en Génesis 3:16:

  • “A la mujer le dijo:
    —Aumentaré tus dolores cuando tengas hijos, y con dolor los darás a luz. Pero tu deseo te llevará a tu marido, y él tendrá autoridad sobre ti” (Dios Habla Hoy).

Note que la maldición incluye “dolores cuando tengas hijos”; razón por la cual todas las mujeres sufren dolor durante el proceso del parto “y en la angustia del alumbramiento”. Por lo tanto, cuando estudiamos el texto de Apocalipsis 12:1-2, vemos que “una mujer vestida del sol”, sí está sufriendo durante este proceso de parto y alumbramiento. Pero debido a que la posición del romanismo católico, es que María no pudo haber sufrido en el proceso de parto y alumbramiento debido a su concepción inmaculada y sin pecado original concebida, entonces, estos versículos no pueden estar relacionados a María.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. El pecado original

 

 

 

 
 
CARM ison