Mateo 19:9, y su análisis frase por frase

Editado por, Carlos E. Garbiras

  • Mateo 19:9: …“Y yo os digo que cualquiera que repudia (divorcia) a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; (excepto por causa de fornicación), y el que se casa con la repudiada (divorciada), adultera”.
  1. "Y yo os digo..."
    1. La frase en sí misma, habla de la autoridad radical e incuestionable de la Biblia y por lógica, del Señor de la Biblia, el Dios creador del matrimonio. Los divorcistas "dicen y dicen", pero es Dios  quien tiene la autoridad del tema y eso es lo que debe acatar un verdadero cristiano, lo que Dios dice. En el día de hoy hay muchos pastores importantes que "dicen" lo que ellos deducen, llevados por el interés de no espantar a las personas dentro de la iglesia y entibiando este tema tan importante. Hay muchos intereses ocultos  detrás de las opiniones de los líderes en contra de la evidencia de la verdad bíblica, pero la más evidente es la ceguera espiritual, la sensualidad, el orgullo, el humanismo, el miedo a enfrentar la verdad y el interés económico.
  2. “cualquiera que repudia a su mujer... y se casa con otra, adultera...”
    1. Hemos dejado por un momento el paréntesis de lado, para analizarlo luego por separado y a la vez, analizar esta frase unida que en el texto biblico está dividida por la excepción. Cuando el Señor usa la palabra "cualquiera que…", eso es  para todos los casados, pastores incluidos, muchos de ellos  son los peores y las más grandes piedras de tropiezo en la iglesia en este polémico tema del divorcio y nuevo casamiento, tanto por lo  que  predican como por  lo que  ellos hacen, siendo muchos de ellos  divorciados y vueltos a casar.Con relación al repudio, (es decir darle una carta de divorcio y expulsarla de casa para casarse nuevamente) es el centro del problema que nos toca.
      Sin extendernos mucho, la conclusión contundente de esta frase 2 es que el que se divorcia y se vuelve a casar, (mayormente los hombres, pero también puede darse a la inversa, o sea, que las mujeres  tomen la iniciativa), la Biblia dice que, comete adulterio y el resultado del adulterio es el juicio y la condenación, si no hay antes de la muerte arrepentimiento y fe en el Evangelio, que es el medio para perdonar este pecado y todos los pecados.
      Por lo tanto la frase es contundente. Alguien que se divorcia –el divorcio en sí, ya es pecado–comete luego otro pecado, si se casa con otra persona: adulterio.
      Por lo tanto, todo divorciado tiene como poco, estos pecados encima: ignorancia de las Escrituras, desobediencia, divorcio, rebeldía, ignorar su conciencia, y si se relaciona con otra persona: infidelidad, adulterio del matrimonio e inmoralidad sexual.
  3. “...salvo por causa de fornicación...”
    1. La famosa frase de la polémica en la cual los divorcistas hacen de esta excepción una regla, o dicho de otra manera, no se puede hacer de una excepción, una regla cuando esto va totalmente en contra de las reglas de la hermenéutica que son las normas para  estudiar la interpretación de un texto.Aun en el mundo civil, por ejemplo abogados y jueces, en el estudio de las leyes, tienen en cuenta las normas de contexto y comparación de otros artículos para dar luz a las excepciones o textos algo difíciles de entender.Lo mismo debemos hacer con este famoso texto manipulado por los divorcistas, y también manipulado por los traductores de ciertas biblias que mal intencionadamente o condicionados, traducen otras cosas que no son lo que dicta el texto griego en cuanto a la palabra “fornicación”.Para no extendernos mucho, diremos el segundo argumento sobre la excepción (el primero es que no se puede hacer de una excepción, una regla), y es que “fornicación” es una palabra diferente de ADULTERIO, y no solo es una palabra diferente en el versículo que estamos analizando, sino que “fornicación” no significa nunca,“adulterio” en la Biblia; mientras que los divorcistas, forzadamente, hacen que “fornicación” sea sinónimo de “adulterio”.
      Las evidencias son arrasadoras para negar esta mentira divorcista.
      En tercer lugar vemos que claramente Jesús conoce las dos palabras, “adulterio” y “fornicación”, sin embargo en la excepción NO  usa la palabra adulterio, sino fornicación, y para los divorcistas esto es un obstáculo insalvable, excepto forzar la razón y la evidencia del texto, con manipulación y sofismas para decir que fornicación es adulterio.
      En cuanto al significado correcto de la polisémica palabra fornicación, el lector puede ir al artículo “Razones bíblicas en contra del divorcio y del nuevo casamiento del divorciado” y en la SEGUNDA RAZÓN, tendrá amplia información del tema.
  4. “...y el que se casa con la repudiada, adultera”
    1. Esta otra frase es,¡contundente!
      1. ¿Por qué el que se casa con la persona inocente adultera?
      2. ¿Por qué la persona inocente se convierte en un foco de potencial adulterio?
      3. ¿No se supone que la inocente merece una segunda oportunidad?
      4. ¿No se supone que merece el derecho a ser feliz?
      5. ¿Por qué el Señor dice lo contrario; que es pecado?
      6. ¿No parece más bien un freno de Dios a la persona inocente?
      7. ¿No es contundentemente clara la frase, que hasta un niño la entendería?
      8. ¿Existe alguna otra interpretación posible, además de la que el texto muestra?
      9. ¿Por qué hay adulterio tanto de la inocente como del que se casa con ella?
        Solo hay una respuesta básica: Porque la inocente se encuentra aún, bajo su PACTO matrimonial vigente, y tiene aún  una PROMESA de fidelidad pendiente, así, que el intruso que entra a la vida de la inocente, está metiéndose en el matrimonio de ella y está haciendo que ella adultere. Por esto, tanto ella, como él, ambos cometen adulterio.
        Ella, por violar su PACTO matrimonial y el nuevo esposo por introducirse como agente adulterador. Por lo tanto, ambos cometen adulterio y la cosa se complica más si el que se casa con la inocente es también divorciado, multiplicando por dos el pecado ya que ella –la inocente– adultera  también el matrimonio de él.

CONCLUSION

  1. En ningún momento el texto habla  ni autoriza un segundo casamiento para el divorciado. Eso es una regla.
  2. El cónyuge divorciado “inocente” no puede volver a casarse. Eso es una regla.
  3. El Señor no autoriza el divorcio. Eso es una regla.
  4. Fornicación no significa adulterio. Eso es una regla.
  5. La excepción de Mateo no es una regla.
  6. Jesús deja deliberadamente de lado la Ley Mosaica de Deuteronomio 22:13 y 24:1 ("abrogada" dice Hebreos 7:18)
  7. El texto que más manipulan los divorcistas a su favor, es precisamente un texto que está en su contra.
  8. Es imperiosamente necesario divulgar esto en las iglesias.
  9. El Matrimonio humano, debe regirse por los principios del matrimonio espiritual entre Cristo y la Iglesia y no al revés. Esto es una regla.
  10. Déjanos ayudarte. Para cualquier consulta: miapicencolombia@gmail.com

 

 

 

 
 
CARM ison