Matthew Vines y 1ª Timoteo 1:9-10

Por, Matt Slick

  • 1ª Timoteo 1:9-10: “También sabemos que las leyes no se dan para los que hacen lo bueno, sino para los que hacen lo malo. Son para los rebeldes, los desobedientes, los pecadores y los que no respetan a Dios ni a la religión. También son para los que matan a sus semejantes, y hasta a sus propios padres y madres. 10 Son para los que tienen relaciones sexuales prohibidas y para los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres; para los secuestradores y los mentirosos, y para los que juran decir la verdad pero luego mienten. En fin, las leyes son para corregir a los que no están de acuerdo con la correcta enseñanza” (Traducción en lenguaje actual – TLA).
  • El Sr. Vines dice: “En el pasaje de 1ª Timoteo 1:10, la primera palabra –‘los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres’–reaparece en una lista de personas donde Pablo dice que la Ley fue escrita contra ellas. Aquí, la traducción es, ‘los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres’. Los temas y debates relacionados con esta traducción son los mismos que en 1ª Corintios. Una vez más, la deducción más fuerte que se puede obtener de otros usos para este término es que se refiera para la explotación económica a través de la coacción sexual –posiblemente involucrando actividad sexual con el mismo sexo, pero una muy diferente de la que estamos discutiendo”.

La palabra griega a la que el Sr. Vines se refiere es, isaresenokoitas, “los que se contaminan a sí mismos con la humanidad” (Versión King James, Versión Americana – AV 1873). Las traducciones inglesas tempranas son, “abusadores de sí mismos con los hombres” (Versión Estándar Americana – ASV); y “sodomitas” (Versión Estándar Revisada – RSV 1901). La palabra ocurre solo dos veces en el Nuevo Testamento: 1ª Corintios 6:9 y 1ª Timoteo 1:10. El Sr. Vines conecta los dos versículos y trata de desestimar la pecaminosidad de la homosexualidad en 1ª Timoteo 1:10 al decir que, “Los temas y debates relacionados con esta traducción son los mismos que en 1ª Corintios”. Sin embargo, aprendimos que el argumento del Sr. Vines en 1ª Corintios 6:9, de que “aresenekoitas” está tratando con un tipo de explotación sexual no es sostenible debido a que el versículo también condena la fornicación, la cual en el contexto, es relación sexual entre las parejas heterosexuales que no están casadas. Este no es un tema de explotación sexual sino en general, de libertinaje e inmoralidad sexual. Debido a que el Sr. Vines ha fallado en ver que el punto en 1ª Corintios 6:9, su afirmación de que 1ª Timoteo 1:10 tiene un significado similar en interpretación (con relación a la explotación sexual), no se sostiene. Él, está equivocado.

Una vez más, la palabra se encuentra referenciada en diccionarios y leccionarios. Echemos un vistazo.

  • ἀρσενοκοίτης, ου, ὁ, arsenokoítēs; un adulto masculino que practica relaciones sexuales con otro adulto masculino o un joven homosexual, sodomita, pederasta.
    • Friberg, T., Friberg, B., & Miller, N. F. (2000). Vol. 4: Analytical lexicon of the Greek New Testament. Baker's Greek New Testament library (76). Grand Rapids, Mich.: Baker Books.
  • ἀρσενοκοίτης arsenokoítēs; general, arsenokoítou, sustantivo masculino de “ársēn” (730), un hombre, y “koítē”, una cama. Un hombre que está en una cama con otro hombre, un homosexual (1ª Corintios 6:9; 1ª Timoteo 1:10 [cf. Levítico 18:22; Romanos 1:27]).
    • Zodhiates, S. (2000, c1992, c1993). The complete word study dictionary: New Testament (edición electrónica) (G733). Chattanooga, TN: AMG Publishers.
  • ἀρσενοκοίτης, arsenokoites /ar•sen•ok•oy•tace; sustantivo masculino. De 730 y 2845; GK 780. Dos casos; la Biblia AV lo traduce como (1) “uno que se acuesta con la especie humana”, y (2) “contaminarse al acostarse con la especie humana”. 1 uno que se acuesta con un hombre como con una mujer, sodomita, homosexual.
    • Strong, J. (1996). “The exhaustive concordance of the Bible”. Muestra cada palabra del texto de la versión común del inglés de los libros canónicos, y cada caso de cada palabra en el orden regular. (edición electrónica). (G5540). Ontario: Woodside Bible Fellowship.

Aunque reconozco el intento del Sr. Vines para examinar la Palabra de Dios con seriedad, es obvio que su inclinación a favor de la homosexualidad ha gobernado sus interpretaciones. El hecho es que la homosexualidad es un pecado. Tratar de separar el acto homosexual de la orientación no funciona. Cualquier “orientación” que sea contraria a la revelación de Dios, está equivocada. Una naturaleza pecadora no es correcta con Dios. Recuerde, que las personas nacen con una “orientación” para mentir, pero bíblicamente, Dios no separa la naturaleza caída de la manifestación de esa naturaleza. En otras palabras, las personas nacen con una tendencia para mentir (orientación), y esto, es el resultado de la caída. Nacemos con naturalezas pecadoras, y esta es la razón por la que debemos nacer de nuevo (Juan 3) y recibir cuerpos glorificados (1ª Corintios 15) debido a que son nuestras naturalezas orientadas a la pecaminosidad que necesitan ser cambiadas también. Por esencia, tenemos una naturaleza caída y pecaminosa, razón por la que somos por naturaleza, hijos de ira (Efesios 2:3). En esencia, el Sr. Vines está separando la naturaleza pecadora actual de la persona, de los actos de esa persona, y esto, está equivocado.

El Sr. Vines se encuentra en el mismo dilema en el que me encuentro. Debe restringirse de actuar de acuerdo a su orientación pecaminosa. Él tiene una “orientación” a sentirse atraído a personas del mismo sexo, con el resultado final de actuar hacia esa orientación. Yo estoy orientado a sentir atracción hacia personas del sexo opuesto con el resultado final de actuar hacia esa orientación, pero no lo hago. No fornico, No cometo adulterio. Soy fiel a mi esposa aunque puedo ver otras mujeres que son atractivas. No actúo basado en mi orientación cuando soy atraído por el sexo opuesto. Puedo restringirme a los límites bíblicamente definidos del matrimonio; algo que el Sr. Vines quiere cambiar. Después de todo, si él quiere ser tan bíblico, por favor, encuentre algún ejemplo de matrimonio homosexual en la Biblia. No lo encontrará, y el intento del Sr. Vines para justificar su redefinición del matrimonio y obrar en sus tendencias homosexuales no puede ser justificado en su metodología eisegética.

El tema no es que yo soy capaz de tener una relación sexual con quien yo quiera (en este caso, mi esposa) y él no puede (¿su esposo o su “esposa”?). Más bien, el tema es el mismo para todos aquellos que afirman ser cristianos: Someterse a la Palabra de Dios. Y en este caso, él no lo hace; más bien, está sometiendo la Palabra de Dios a sus pasiones.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

 

 

 

 
 
CARM ison