Muerte y donación – Una reseña del libro

Por, Rev. Clay Dobbs

Henderson, D. Scott. “Death and Donation: Rethinking Brain Death as a Means for Procuring Transplantable Organs”. (Muerte y donación: Reconsiderando la muerte cerebral como un medio para obtener órganos trasplantables”. Eugene, OR: Pickwick Publications, 2011.

El profesor, D. Scott Henderson, es Profesor Adjunto de Bioética (La moral aplicada a la ciencia médica) en la  Universidad y Seminario Luther Rice. Ha trabajado en hospitales en Ohio y Pensilvania como conferencista y escritor de reglas, y fue consejero e investigador asistente al inicio del Instituto de Bioéticas de la Universidad Franciscana en Steubenville, Ohio. Tiene una Licenciatura en Humanidades (B. A.) del College Florida Bible; una Maestría en Humanidades (M. A. A.) del Seminario Southern Evangelical; otra Maestría de la Universidad Franciscana de Steubenville; y un Doctorado d la Universidad Duquesne. El Dr. Henderson se unió a la facultad de la Universidad Luther Rice en el otoño del 2008. Enseña cursos en apologética, filosofía y ética. El Dr. Henderson ha hablado sobre numerosos temas en apologética y bioética en varios lugares y fue colaborador de la Enciclopedia de Baker Norman Geisler de Apologética Cristiana y el libro, La Nueva Evidencia que Exige un Veredicto de Josh McDowell. También ha dado conferencias en la Universidad Internacional LCC en Klaipeda, Lituania y en el Ewangelikalna Wyzsza Szkola Teologiczna en Wroclaw, Polonia.1

El tema de la donación de órganos ha sido un tema candente en los últimos 15 a 20 años. El Dr. Henderson suministra una investigación profunda y conocimiento del tema y la ética detrás del procedimiento. Existen algunos temas éticos importantes que surgen a lo largo del texto. Henderson construye un caso tremendo que hace que uno entienda que el problema exige algunas consideraciones serias.

El caso se construye desde el principio, informando al lector de los antecedentes sobre la muerte cerebral y los orígenes del trasplante de órganos. Henderson desarrolla claramente una preocupación ética sobre la definición de la muerte. Sostiene que hay una diferencia importante en la definición de un paciente con cerebro muerto de estado a estado. La falta de consistencia en la norma para el paciente, puede significar, literalmente, vida o muerte, dependiendo del estado en que está un paciente o una paciente. Henderson continúa presentando un cuadro preocupante sobre la preocupación médica, social y filosófica a través del texto.

Cuando se trata de muerte y donación, existen algunas consideraciones éticas muy importantes. Henderson presenta algunos detalles impactantes sobre la forma de obtener órganos. De acuerdo a la investigación, él declara que las anestesias paralizantes son usadas para recolectar órganos. En pacientes con muerte cerebral, los órganos más frescos son los mejores por lo que el paciente tiene todavía un corazón que palpita. Técnicamente, el procedimiento es la causa de la muerte. Va más allá, al decir que las drogas son necesarias para el procedimiento porque los pacientes reaccionarán normalmente durante el procedimiento. Él da algunas evidencias fascinantes e investigativas para estos acontecimientos.

La siguiente afirmación ética trata con la información razonable del consentimiento. Todos hemos estado en la oficina donde se expiden las licencias de manejar, donde le preguntan si Ud. quiere ser un donador o que marque la casilla. Existe muy poca o ninguna información sobre posición de lo que esto conlleva. El empleado u oficial, no dan ninguna información al respecto y se sugiere que no están preparados para dar información detallada sobre lo que significa ser un donador. Existe como un tipo de enlace que puede revisar cuando llegue a casa, el cual, y muy probablemente no le servirá. Este tema fue, básicamente, el fundamento de un episodio reciente para el programa de televisión, “Monday Mornings” en TNT. La mayoría de las personas no entienden que el hospital puede tomar para sí cualquier cosa que ellos quieran o necesiten. Los hospitales pueden tomar cualquier órgano con o sin previo aviso de consentimiento. Por ejemplo, a Ud. se le puede decir que un pulmón y un riñón le serán quitados. Está permitido que todos los órganos sean obtenidos, aun la piel y los ligamentos. Henderson afirma aun que los hospitales pueden hacer dinero al vender ciertos productos. Incluso, explica un caso donde una cavidad de la cadera le fue quitada a un paciente sin que la familia entendiera hasta que fue muy tarde. Muy pocas personas entienden que a los hospitales se les es permitido realizar técnicas de prácticas sobre los cuerpos donados. Henderson llega a la conclusión de que es, altamente improbable que el donador promedio y su familia entiendan que esto es lo que ellos han consentido. Está la pregunta ética de lo que debe ser hecho, a lo que se le debe dar el sí y la información suministrada por el hospital. La pregunta legal se sostiene: ¿Se está realmente dando la información para que sea aceptado?

La santidad de la vida es un tema cada vez más controvertido, tanto al inicio como la final de esta. He sostenido con anterioridad, que la Ley de Cuidado Familiar influirá en estos temas hacia el futuro. Muchos pacientes están en lista de espera para trasplante, y los trasplantes son muy beneficiosos. Henderson afirma que se necesita tener más cuidado de que el donador debe estar realmente muerto para seguir con el procedimiento de la donación.

Es imperativo dar una mirada lógica y razonable sobre los temas de la ética al final de la vida. El Dr. Henderson da una profunda percepción al tema de muerte y donación. Muerte y donación es una buena lectura para cualquiera que se le hay pedido marcar la casilla de donación, y debe ser una lectura obligada para aquellos que han marcado esa casilla.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. http://www.lru.edu/Content.aspx?page=faculty_scott_henderson&tool=quicklinks

 

 

 

 
 
CARM ison