¿Murió Jesús espiritualmente?

Por, Matt Slick

Hoy día, muchos predicadores cristianos enseñan que Jesús murió espiritualmente. De la forma como ellos lo definen, este concepto es una doctrina falsa. Ellos afirman que Jesús murió en la cruz, y fue al infierno donde terminó la obra expiatoria. Esta es una  negación de la suficiencia de la cruz. Algunos dicen también que Jesús perdió Su naturaleza divina y tomó la naturaleza de Satanás en el infierno. Pero esto niega la deidad de Cristo. Otros enseñan que Jesús tuvo que nacer de nuevo, pero esto, niega la santidad de la naturaleza de Cristo. Cualquiera que sea la posición, estará equivocada. La verdad, es que Jesús sí terminó la obra expiatoria en la cruz, nunca dejó de ser divino, no sufrió en el infierno y no necesitó nacer de nuevo.

Por lo tanto, echemos un vistazo a lo que dicen algunos maestros cristianos conocidos con relación a la obra expiatoria de Cristo.

  1. Joyce Meyer
    1. JESÚS NACIÓ DE NUEVO:Jesús pagó en la cruz, y fue al infierno en mi reemplazo. Entonces, como Dios había prometido, al tercer día Jesús resucitó de entre los muertos. La escena en el mundo espiritual fue algo como esto: Dios se levantó de Su trono y le dijo a los poderes demoniacos que atormentaran al santo Hijo de Dios, ‘déjenlo ir’. Entonces, el poder de la resurrección del Dios Todopoderoso fue hasta el infierno y llenó a Jesús. En la tierra, la tumba donde le habían enterrado a Él, fue llena de luz en la medida en que el poder de Dios llenaba Su cuerpo. Él fue resucitado de entre los muertos, el primer hombre nacido de nuevo”.
      1. “La decisión más importante que Ud. haya hecho” (“The Most Important Decision You'll Ever Make”), por, Joyce Meyer, segunda edición, mayo de 1993, página 36.
    2. JESÚS FUE SEPARADO DE LA PRESENCIA DEL PADRE: “Jesús pagó por nuestros pecados en la cruz, y fue al infierno en mi reemplazo. Entonces, como Dios había prometido, al tercer día Jesús resucitó de entre los muertos… Cuando Jesús fue colgado en la cruz, Él tomó nuestro pecado sobre Él mismo. Dios no puede permanecer en presencia del pecado. Como Jesús tomó nuestro pecado, Él estuvo separado de la presencia del Padre… Entregó Su Espíritu al Padre, y murió. Así, ellos lo colocaron –esto es, Su cuerpo– en una sepultura, y Su espíritu fue al infierno porque este era el lugar que merecíamos ir… No existe esperanza para que alguien vaya al cielo, a menos que crean esta verdad… Jesús fue al infierno por Ud. Él murió por Ud.”.
      1. Meyer, Joyce (23 de diciembre de 2008). “La decisión más importante que Ud. haya hecho: Un entendimiento completo y exhaustivo de lo que significa ser nacido de nuevo” (“The Most Important Decision You'll Ever Make: A Complete and Thorough Understanding of What it Means to be Born Again”). (Posición en Kindle 249-250). Palabras de Fe. Edición Kindle.
      2. Reconocemos que Meyer ha bajado el tono de voz en su versión posterior del impreso.
    3. LA VICTORIA FUE GANADA EN EL INFIERNO: “Él fue al infierno en su lugar y obtuvo la victoria allá, triunfando sobre el enemigo. (Hechos 2:31)”.
      1. Meyer, Joyce (23 de diciembre de 2008). “La decisión más importante que Ud. haya hecho: Un entendimiento completo y exhaustivo de lo que significa ser nacido de nuevo” (“The Most Important Decision You'll Ever Make: A Complete and Thorough Understanding of What it Means to be Born Again”). (Posición en Kindle 287-288). Palabras de Fe. Edición Kindle.
  2. Kenneth Copeland
    1. NIEGA QUE JESÚS PAGÓ POR NUESTROS PECADOS EN LA CRUZ: “Por tres días, Él sufrió todo lo que hay que sufrir. Algunas personas no quieren creer esto. Ellas quieren creer que después de Su muerte Él permaneció en la región superior del Seol, la que la Biblia llama paraíso, ¡pero están equivocados! Si Él simplemente hubiera permanecido allí, no hubiera habido ningún precio pagado por el pecado”. (“La voz de victoria del creyente” [Believer’s Voice of Victory], volumen 19, # 9, septiembre de 1991). Énfasis añadido.
      1. http://moriel.org/MorielArchive/index.php/discernment/church-issues/word...
    2. JESÚS FUE SEPARADO DE LA PRESENCIA DEL PADRE, Y PAGÓ EN EL INFIERNO EL PRECIO TOTAL DE NUESTRA REDENCIÓN: “El Dios muerto advirtió a Adán acerca de lo que era la muerte espiritual. Es la muerte interior que toma lugar cuando un ser espiritual es separado de Dios. Esto es lo que es la muerte espiritual; es separación de Dios. Adán la experimentó al momento que pecó. Él fue inmediatamente cortado de su comunión con el Padre, y la luz de la vida de Dios y gloria dentro de él, fue apagada. Para que Jesús se convirtiera en nuestro sustituto, Él tuvo que haber pasado la misma clase de separación. Él tenía que morir, no sólo físicamente, sino espiritualmente, y descender al infierno para que sufriera toda la penalidad del pecado. Esto choca con la sensibilidad de algunas personas religiosas, pensar de Jesús en el infierno, pero esto no cambia el hecho de que Él fue allá. Las Escrituras lo afirman una y otra vez. Estas nos dicen que Él descendió 'o, ¿quién descenderá al abismo?' antes de hacerlo subir de entre los muertos (Romanos 10:7); y, 'que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción'. (Hechos 2:31). El Salmo 18 presenta una imagen profética detallada de lo que Jesús pasó entre la cruz y el trono, al declarar: “Ligaduras del Seol me rodearon, Me tendieron lazos de muerte”. (v. 5). No sólo Jesús fue al infierno, Él se hundió en la parte más profunda y oscura para sufrir todo lo que le era necesario a nuestro favor. Por siempre estaremos agradecidos por lo que Él hizo, porque si Él no hubiera ido al infierno, nosotros hubiéramos tenido que ir. Si Él hubiera quedado corto al pagar ese precio, tendríamos que haberlo pagado nosotros. La única razón por la que podemos caminar libres de esa deuda por la puerta del cielo, se debe a que Él la pagó toda”.
      1. Copeland, Kenneth (30 de junio de 2011). LA BENDICIÓN de JEHOVÁ es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella. Proverbios 10:22 (Posición en Kindle 2776). Publicaciones Kenneth Copeland. Edición Kindle. (Énfasis añadido).
    3. LA SANGRE DE JESÚS NO HIZO EXPIACIÓN EN LA CRUZ: “Jesús fue al infierno para liberar a la humanidad de la pena por la traición de Adán… cuando Su sangre derramada no hizo expiación… Jesús pasó tres días y tres noches en las entrañas de esta tierra haciéndonos, a Ud. y a mí justos con Dios”. Dr. D.R. McConnell, “Un evangelio diferente” (“A Different Gospel [Peabody, Massachusetts; Hendrickson publishers, 1988], página 120, pie de nota 27, “Carta personal de Kenneth Copeland” ["Personal letter from Kenneth Copeland]", Fort Worth, Texas, 12 de marzo de 1979). (Énfasis añadido).
  3. Frederick K. Price
    1. EL CASTIGO DE JESÚS POR NUESTRO PECADO FUE IR AL INFIERNO, NO A LA CRUZ: “¿Piensa Ud. que el castigo de Jesús por nuestro pecado fue morir en una cruz? Si este fuera el caso, los dos ladrones pudieron haber pagado su precio. No, el castigo fue ir al infierno mismo y pasar tiempo en el infierno separado de Dios… Satanás y todos los demonios de condición, pensaron que ellos lo tenían atado y que habían tirado sobre Jesús una red, y que lo habían arrastrado al mismo hueco  del infierno mismo para cumplir nuestra sentencia”.
      1. Ever Increasing Faith Messenger [Junio 1980], página 7; citado en Dr. D.R. McConnell, “Un evangelio diferente” A Different Gospel [Peabody, Massachusetts; Hendrickson publishers, 1988], 120). (Gracias a, “Cristianismo en Crisis” de Hank Hanegraaff, por esta referencia.
  4. Kenneth Hagin
    1. JESÚS FUE AL INFIERNO EN NUESTRO LUGAR: “Él probó la muerte espiritual para todo hombre. Él murió en la cruz y tomó nuestro lugar en la muerte espiritual. Su espíritu, Su hombre interior, fue al infierno en nuestro lugar”.
      1. Hagin, Kenneth E (14 de mayo de 2010). “El nombre de Jesús” (The Name of Jesus. Edición Legacy [Posición en Kindle 382-383]). Faith Library Publications. Edición Kindle.
  5. Charles Capps
    1. JESÚS NO TERMINÓ LA OBRA EN LA CRUZ: “Note que cuando Jesús dijo, ‘He acabado la obra’ (Juan 17:4), sabemos que Él no había acabado la obra. Pero quiero que entienda algo. En el camino Él oró y la forma como Él habló, hablaba de los resultados finales. Él nunca habló de lo que era. Él nunca admitió la muerte o la derrota… Jesús estaba hablando del resultado final en Su oración al Padre”. (“Autoridad en tres palabras” [Authority in Three Worlds, 258-59], énfasis en el original.) (Cita encontrada en, “Cristianismo en Crisis”, de Hank Hanegraaff, Harvest House Publishers, Eugene Oregon, 1993, página 382, #38).

De acuerdo a los maestros anteriores, podemos ahora resumir las enseñanzas de lo que significa para Cristo haber muerto espiritualmente.

  1. Jesús fue al infierno.
  2. Jesús fue separado de la presencia de Dios.
  3. Jesús terminó la obra expiatoria en el infierno.
  4. Cuando la sangre de Jesús fue derramada en la cruz, ésta no hizo expiación. Aquí, la implicación es que no hizo “expiación completa”.

Analizando la posición de ellos

¿Es bíblico lo que ellos enseñan? ¿Sufrió Jesús en el infierno y terminó la expiación allí? Para responder, tendremos que mirar lo que las Escrituras realmente enseñan acerca de la expiación y dónde se llevó a cabo. También necesitaremos mencionar versículos que hablan acerca de lo que le sucedió a Jesús durante el tiempo, entre Su muerte y resurrección. Vamos a echarle un vistazo a lo que la Biblia dice con relación a la expiación de Cristo.

Juan 19:30
  • “…Consumado es…”
    • “La sexta palabra o dicho de Jesús hablado desde la cruz fue la palabra griega ‘teléo’, que significa, ‘está terminado’. Se han recuperado recibos en papiro para los pagos de impuestos con la palabra ‘teléo’ escrita sobre estos, significando, ‘pago total’”.
      • Walvoord, J. F., Zuck, R. B., & Seminario Teológico de Dallas. (1983-c1985). “Comentario del conocimiento de la Biblia: Una exposicion de las escrituras” (The Bible knowledge commentary: An exposition of the scriptures) (2:340). Wheaton, IL: Victor Books.
    • “Tal vez, el sentido más significativo de teléo es, que fue usado por los mercaderes: ‘La deuda está totalmente pagada’. Cuando Él se dio a Sí mismo en la cruz, Jesús cumplió totalmente las justas demandas de una ley santa; Él pagó completamente nuestra deuda”.
      • Wiersbe, W. W. (1996, c1989). The Bible exposition commentary. "An exposition of the New Testament comprising the entire 'BE' series"--Jkt. (Jn 19:28). Wheaton, Ill.: Victor Books.
    • “Mientras moría, Él exclamó: ‘Consumado es’, haciendo completa la obra de expiación por los pecados del mundo”.
      • Willmington, H. L. (1997). Willmington's Bible handbook (622). Wheaton, Ill.: Tyndale House Publishers.

Como puede ver, Juan 19:30 nos dice que Jesús terminó la obra expiatoria en la cruz. Jesús habla contradiciendo a los maestros de la súper fe, quienes niegan que Jesús terminó la obra expiatoria en la cruz.

Colosenses 2:14
  • anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz”.
    • “Esta nueva vida comenzó cuando Dios perdonó todos nuestros pecados, porque Él canceló el código escrito”.
      • Walvoord, J. F., Zuck, R. B., & Dallas Theological Seminary. (1983-c1985). The Bible knowledge commentary: An exposition of the scriptures (2:678). Wheaton, IL: Victor Books. (Énfasis en el original).
    • “La sangre de Jesús lavó todo lo que contra nosotros estaba escrito en la factura de condenación, y somos libres”.
      • Richards, L. O. (1991; Publicado en forma electrónica por, Logos Research Systems, 1996). The Bible readers companion (edición electrónica). (814). Wheaton: Victor Books.
    • Él canceló, es el verbo griego para ‘terminar, exterminar, borrar’; usada también en Hechos 3:19 (pecados), Apocalipsis 3:5 (nombre), 7:17; 21:4 (lágrimas); el verbo hebreo correspondiente en el AT, es con frecuencia usado también con 'pecado(s)' como el objeto (Cf. Salmo 51:9; 109:14; Isaías 43:25). Para poder expresar el concepto de cancelado, es posible que en algunos idiomas se use una frase como, ‘romper’, ‘tirar’, o ‘declarar que esto no es ya válido’. El… registro de nuestras deudas representa un sustantivo griego el cual es, literalmente, ‘un documento escrito’, un TDB (esto es, ‘Te DeBo’) firmado personalmente por el deudor, reconociendo su deuda. El… registro de nuestras deudas puede ser traducido como ‘el papel que dice cuánto les debemos’, o ‘la lista de todo lo que les debemos’, o ‘la página que dice cuánto suman nuestras deuda’”.
      • Bratcher, R. G., & Nida, E. A. (1993], c1977). A handbook on Paul's letters to the Colossians and to Philemon. Originally published under title: A translator's handbook on Paul's letters to the Colossians and to Philemon. Helps for translators; UBS handbook series (60). New York: United Bible Societies.

Colosenses 2:14 nos dice, que Jesús “canceló el certificado de deuda”. Otras Biblias, lo traducen como:

  • RV60: “… anulando el acta de los decretos que había contra nosotros… quitándola de en medio y clavándola en la cruz…”
  • La Biblia de las Américas (LBLA): “… cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros… y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz”.
  • Nueva Traducción Viviente (NTV): “…anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz”.
  • Reina Valera Antigua (RVA): “Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz”.
  • Traducción en lenguajes actual (TLA): “La ley escrita estaba en contra de nosotros, pero Dios le puso fin por medio de la muerte de Cristo en la cruz”.

¿Cuándo fue cancelada, quitada, raída, anulada, la deuda del pecado? Esta se llevó a cabo en la cruz; no en el infierno y menos con Jesús sufriendo en ese lugar. En ningún lugar, la Biblia enseña que la expiación fue terminada en el infierno. Es tan serio, que cuando alguien enseña que la obra expiatoria no fue terminada en la cruz, está negando la suficiencia del sacrificio de Cristo en la cruz.

Isaías 53:4-6

  • “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”.

La profecía del Antiguo Testamento que trata con la obra expiatoria de Cristo, nos muestra el contexto en la cruz. No hay aquí ninguna mención de alguna obra expiatoria, o algún pago por los pecados, o de algún sufrimiento de Cristo diferente al del calvario de la crucifixión. Sin embargo, esto no ha detenido a muchos maestros bíblicos de decir que Jesús, fue al infierno y sufrió allí.

Necesitamos ahora, volver nuestra atención a los versículos que ellos usan para apoyar su doctrina. Cuando los lea, vea si lo que estos maestros dicen, están en los textos:

  • Lucas 23:43: “Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”.
  • Hechos 2:27, 31: “27 Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. 31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción”.
  • Hechos 13:35: “Por eso dice también en otro salmo: No permitirás que tu Santo vea corrupción”.
  • 1ª Pedro 3:19: “en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados”.

Ninguno de los anteriores versículos dice que Jesús fue al infierno y sufrió. Ninguno. ¿Cómo entonces personas como Joyce Meyer, Kenneth Copeland, Fred Price, Charles Cap, Kenneth Hagin, dicen que Jesús sufrió en el infierno y pagó nuestro precio allí? Ellos no tienen ningún apoyo para decirlo. Para que alguien diga que realmente Cristo sufrió en el infierno a manos del diablo, al tomar nuestro lugar, la persona ha leído en el texto, cosas que, simplemente, no se encuentra en este. De los anteriores versículos, podemos ver que Jesús iba al paraíso, que Su cuerpo no vio corrupción y que Él le proclamo a los espíritus que se encuentran en prisión. No dice que Cristo sufrió en el infierno. Simplemente no lo dicen. Si la Biblia no lo enseña, entonces, ninguno de estos llamados maestros de la Biblia, debiera de enseñarlo.

Esto es significativo porque la Biblia dice: “Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros” (1ª Corintios 4:6).

En mi opinión, estos maestros de la Biblia se han excedido en lo que está escrito en la Palabra de Dios y al hacerlo, han violado las Escrituras.

Si la expiación fue terminada en la cruz, entonces Jesús, no tuvo que ir al infierno a sufrir por nuestros pecados; de lo contrario, estaría negando la suficiencia de la cruz. Enseñar que Cristo fue al infierno y terminó la expiación o el sufrimiento por nosotros, es una herejía. Todo aquel que enseña, deberá evitar esta herejía.

Conclusión

Claramente podemos ver que Juan 19:30 nos dice que la obra expiatoria de Cristo fue terminada en la cruz. Colosenses 2:14, nos dice que la deuda del pecado fue cancelada en la cruz. Si la expiación de Cristo fue terminada en la cruz y la deuda del pecado, cancelada en la cruz, entonces, no había necesidad de que Jesús fuera al infierno a terminar algo, o que fuera a sufrir en nuestro lugar, ya que todo, fue terminado en la cruz. Aún más, ninguno de los versículos que ellos usan para apoyar la idea de que Jesús fue al infierno y sufrió, sugiere, ni remotamente que ése, fue el caso. Por lo tanto, aquellos que enseñan esto, están negando la suficiencia de la cruz. Necesitan arrepentirse.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

  • ¿Cuáles son los versículos que mencionan el infierno en el Nuevo Testamento? – Preguntas – Acerca de la Biblia – ¿Qué dice la Biblia acerca de…?

 

 

 

 
 
CARM ison