¿Murió realmente Jesús en la cruz?

warning: call_user_func_array() [function.call-user-func-array]: First argument is expected to be a valid callback, 'nodereference_autocomplete_access' was given in /var/www/carm.org/includes/menu.inc on line 454.

Sí. Efectivamente, Jesús murió en una cruz. Las Escrituras enseñan esto en muchos lugares. A continuación dos de estos pasajes:

  • Mateo 27:32: “Cuando salían, hallaron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón; a éste obligaron a que llevase la cruz.”
  • Juan 19:25: “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.”

Existe una disputa acerca de la palabra griega para “cruz”, la cual es, “staurós” (stow-ros').1 Por lo tanto, algunos grupos, como los Testigos de Jehová, dicen que Jesús murió en una “estaca” en posición vertical. Otro, simplemente niegan que Jesús fue crucificado afirmando que murió de viejo o de alguna enfermedad natural. Pero de acuerdo al Nuevo Testamento, ambas conjeturas están equivocadas.

En el Nuevo Testamento, hay un versículo que demuestra que Jesús no murió en una estaca en posición vertical, sin que tuviera una viga transversal en esa estaca vertical. Si Jesús murió en una estaca, Sus manos entonces hubieran tenido que ser colocadas sobre Su cabeza: Una encima de la otra. Hubiera sido sencillo entonces, tomar un solo clavo y clavarlo a través de ambas muñecas al mismo tiempo. Esta, era la forma como la crucifixión era llevada a cabo a las victimas que eran condenadas a la pena capital durante el dominio romano en Palestina. Ahora bien, si una persona era crucificada en una cruz, dos clavos serían necesarios: Uno en cada muñeca ya que ambos brazos estarían separados; no juntos sobre la cabeza de la victima.

Evidencia Bíblica

  • Juan 20:25: “Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. Él les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.”

En este versículo, vemos que la palabra “clavos” está en el plural, y se usa en directa referencia a las heridas en las muñecas de Jesús causadas por los clavos usados en Su crucifixión. Note las siguientes versiones de este versículo:

  • La Reina-Valera Antigua:
    • “Dijéronle pues los otros discípulos: Al Señor hemos visto. Y él les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.”
  • La Biblia de las Américas:
    • “Entonces los otros discípulos le decían: ¡Hemos visto al Señor! Pero él les dijo: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en su costado, no creeré.”
  • La Versión Castilian, es más interesante:
    • “Ellos le contaron que habían visto al Señor, pero Tomás respondió: Solamente creeré si veo en sus manos las heridas de los clavos y las toco con mis dedos, y si toco con mi mano su costado abierto.”

La forma plural para “clavos”, es usada en los versículos anteriores. Esto significa que más de un clavo fue usado en la crucifixión de Jesús. Podemos por lo tanto concluir, que la explicación más lógica para el uso del plural en “clavos”, es que por lo menos hubo más de un clavo: Uno en cada mano, al extender los brazos, derecho e izquierdo, de la forma como fue hecho debido a que Jesús fue crucificado en una cruz; no en una “estaca”. Esto significaría que la teoría de la estaca de tortura o la estaca en posición vertical se caería.

Pero aun así, ¿murió realmente Jesús en la cruz?

De acuerdo a los registros del Evangelio, Jesús pasó por seis juicios diferentes antes de ser condenado a morir en la cruz. Tres de estos juicios fueron delante de gentiles; los otros tres fueron delante de judíos. Jesús, en forma repetida, fue visto, durante esos juicios, por muchas personas, sin olvidar los guardias que lo habían ido a buscar al ser entregado por Judas y también por los guardias que fuertemente lo habían custodiado hasta ese momento. Por lo tanto, esto, excluye la posibilidad  de que tanto romanos y/o judíos se hubieran equivocado de persona. Recuerde que Jesús había afirmado que Él era Hijo de Dios y que como Hijo, era igual al Padre; esto, no era desconocido a los judíos. Además, muchas personas lo conocían muy bien por los milagros que había llevado a cabo en el área. Por lo tanto, podemos lógicamente concluir, que Jesús sí era la persona condenada a morir en una cruz.

  • 1. De la base de G2476; una estaca o poste (tal como se establece en posición vertical; esto es, un poste o cruz (como instrumento de pena capital); en sentido figurado, “exposición a la muerte”, es decir, la auto negación, como consecuencia, la expiación de Cristo: -cruz. (e-Sword).

 

 

 

 
 
CARM ison