Nestorianismo

El Nestorianismo, también conocido como difisismo (del Griego “δύς, dys,” “dos”, y “φύσις, physis,” “naturaleza”), es una doctrina que considera a Cristo radicalmente separado en dos naturalezas: Una humana y una divina, completas ambas de modo tal que conforman dos entes independientes, dos personas unidas en Cristo, que es Dios y hombre al mismo tiempo, pero formado de dos personas (prosopōn) distintas.

Nestorio, inicialmente monje del convento de Eugregias, y luego obispo de Constantinopla (428-431) nació en Siria y murió en 451 d.C., y por quien esta herejía lleva su nombre. En resumen, Nestorio decía:

  1. El hijo de María no es el Hijo de Dios.
  2. En Cristo existen dos naturalezas como dos personas distintas: Entre las personas no existe una unión sustancial o hipostática (Secundum Hypostasin o Secundum Essentiam) sino meramente accidental o moral en una nueva persona.
  3. El hombre que hay en Cristo no es Dios, sino su portador (Ver Communicatio Idiomatum).
  4. María sólo puede ser designada como la “Madre de Cristo”  (Christotokos) y no como lo enseña la Iglesia Católica Romana, esto es, “Madre de Dios” (Theotokos), ya que la persona nacida de María no puede identificarse con la persona del Verbo Encarnado por Dios Padre.

En el 431 d.C., se convocó el Concilio de Éfeso para tratar el tema y declaró que Jesús era una persona en dos naturalezas distintas e inseparables: la divina y la humana.

El gran problema que presenta el Nestorianismo es que amenaza la expiación. Si Jesús es dos personas, ¿cuál de ellas murió en la cruz? Si fue la “persona humana” la que murió, la expiación no es de calidad divina y por lo tanto, insuficiente para limpiar nuestros pecados.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison