¿Niega el castigo eterno la justicia de Dios?

Por, Matt Slick

Algunos de los proponentes del universalismo sostienen que el castigo eterno no puede ser cierto porque si Dios condena eternamente a alguien, significaría que el castigo nunca sería completo. Por lo tanto, Dios no estaría satisfecho, y Su juicio y justicia nunca se llevarían a cabo.

El primer problema con esta objeción es la idea de que el eterno juicio de Dios debe, necesariamente, tener un fin. Pero si este es eterno, entonces, no tendría fin:

  • Mateo 25:46: “Y éstos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna.”

Primero: El primer problema con esta objeción es la idea de que el juicio eterno de Dios debe tener, necesariamente, un fin. Pero si es un juicio eterno, significa que no tiene fin (Mateo 25:46: "E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna."). No todos los juicios y castigos finalizan. Considere a una persona que es ejecutada por un crimen capital. Su castigo es la muerte. La sentencia se completa al llevarse a cabo la ejecución. Pero la sentencia tiene una duración eterna que no finalizará y al mismo tiempo, el juicio fue llevado a cabo. Por definición, el juicio es el que es eterno y no significa que este no sea satisfecho o llevado a cabo. La sentencia eterna de muerte ha sido llevada a cabo y está todavía en efecto. Por lo tanto, podemos ver que un castigo válido con un resultado eterno puede ser una realidad.

Segundo: No es necesariamente lógico que un castigo eterno sobre un pecado sea un juicio insuficiente o no sea llevado a cabo. Es tan lógico como decir que la justicia infinita de Dios es llevada a cabo en forma apropiada con un castigo infinito. Después de todo, una ofensa de valor infinito requeriría un castigo infinito.

Tercero: Sería una injusticia a la justicia y santidad infinita de Dios que el castigo al pecador finalizara. Claro está que aquí yo no estoy hablando de disciplina, donde el Señor castiga a una persona y le da la bienvenida a la comunión. Aquí estoy hablando de condenación, ese juicio sobre un pecador que no está cubierto por la sangre de Cristo. Como dije anteriormente, se deduce que si Dios es infinito y el pecador ha ofendido a Dios, entonces, esa es una ofensa infinita. Si el juicio sobre el pecador, con relación a su pecado fuera temporal, entonces, significaría que el sufrimiento de un pecador es suficiente para apaciguar a un Dios infinito. Y esto, sería injusto:

  • Gálatas 2:21: “No hago nula la gracia de Dios, porque si la justicia viene por medio de la ley, entonces Cristo murió en vano.”

Pablo está diciendo que si pudiéramos complacer a un Dios santo por lo que hagamos, “entonces, Cristo murió en vano”.

Cuarto: Los universalistas han declarado que aunque los pecadores no arrepentidos fueran verdaderamente perdonados en Cristo, ellos deberían ser “castigados”, “purificados”, “corregidos” por un período de tiempo en la vida después de la muerte antes de que ellos sean admitidos en la vida eterna por un tipo de perdón llevado a cabo. Esta es una enseñanza muy peligrosa ya que golpea al mismo corazón de la expiación de Cristo. Para que una persona sufra el juicio de Dios debido a su pecado hasta que se encuentre digno de estar con Dios, es afirmar que la expiación es insuficiente y debe ser completada a través  del sufrimiento del pecador. Esto es una blasfemia y debe ser evitada a todo costo.

Es sencillo ver que la posición universalista es incorrecta.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison