¿No resucitó Jesús simplemente en una forma no física, espiritual?

Por, Matt Slick

Algunas personas dicen que la resurrección de Jesús no fue física sino que fue en forma espiritual. Grupos no cristianos como los testigos de Jehová sostienen esto. Pero la Biblia enseña que la resurrección de Jesús fue física, no simplemente espiritual.

  • Juan 2:19-21: “Respondió Jesús, y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron entonces los judíos: Durante cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días? 21 Pero Él hablaba del templo de su cuerpo”.

En el pasaje anterior, note que Jesús estaba hablando de Su cuerpo. El apóstol Juan suministra el comentario de que Jesús estaba profetizando que Su cuerpo físico sería levantado de entre los muertos. ¿Fue esto lo que sucedió?

Jesús, después de Su resurrección se le apareció a Tomás.

  • Juan 20:27: “Luego dice a Tomás: Trae acá tu dedo y mira mis manos, y acerca tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente”.

Note que Jesús conservaba la abertura en Su costado donde fue traspasado en la crucifixión:

  • Juan 19:34: “sino que uno de los soldados le abrió el costado con su lanza, y al instante salió sangre y agua”.

Esto claramente muestra que Jesús retuvo las heridas en Su cuerpo. La única forma para que esto sucediera, era si Su cuerpo fuera levantado físicamente de entre los muertos.

Pero algunas personas se refieren a 1ª Corintios 15:44:

  • “se siembra cuerpo animal, resucita cuerpo espiritual. Si hay cuerpo animal, hay también espiritual”.

Ellos concluyen que Jesús fue resucitado en forma espiritual, no en forma física. Pero la verdad es que Él fue resucitado físicamente. Su cuerpo es un cuerpo glorificado. Era el mismo cuerpo, pero era ligeramente diferente, Esto es, Su cuerpo fue levantado físicamente, pero glorificado. Este, había cambiado. Si miramos el contexto del pasaje, vemos que Pablo está, repetidamente declarando que lo que se siembra es también lo que se resucita:

  • 1ª Corintios 15:42-44: “Así también es la resurrección de los muertos: Se siembra en corrupción, resucita en incorrupción; 43 se siembra en humillación, resucita en gloria; se siembra en debilidad, resucita con poder; 44 se siembra cuerpo animal, resucita cuerpo espiritual. Si hay cuerpo animal, hay también espiritual”.

Carne y sangre no heredarán el reino de Dios

  • 1ª Corintios 15:50: “Pero esto digo, hermanos: La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción”.

Si el versículo anterior afirma que “la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios”, ¿cómo entonces podría ser un cuerpo físico  resucitado? La respuesta es simple. Después de Su muerte Jesús dijo:

  • “Ved mis manos y mis pies, que Yo mismo soy; palpadme y ved, pues un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que Yo tengo” (Lucas 24:39).

Debe notar que Jesús no dijo, “carne y sangre”. Él dijo, “carne y huesos”. Esto se debe a que la sangre de Jesús fue derramada en la cruz. La vida está en la sangre, y es la sangre la que limpia del pecado:

  • “Porque la vida de la carne está en la sangre, y Yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas, porque es la sangre, en razón de la vida, la que hace expiación” (Levítico 17:11).

Otros pasajes

  • Génesis 9:4: “Sólo que no comeréis carne con su vida que es su sangre”.
  • Deuteronomio 12:23: “Solamente que seas firme en no comer sangre, porque la sangre es la vida, y no comerás la vida juntamente con la carne”.
  • Juan 6:53-54: “Así que Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: A menos que comáis la carne del Hijo del Hombre y bebáis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que mastica mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y Yo lo resucitaré en el día postrero”.

Jesús estaba indicando que Él era diferente porque tenía un cuerpo de carne y huesos, más no de carne y sangre. Soy de la opinión de que el cuerpo de Jesús no tenía sangre útil en este. Recuerde que después de la crucifixión, Jesús retuvo las heridas en Sus manos, pies y costado. Su sangre es la que nos limpia a nosotros de nuestros pecados:

  • 1ª Juan 1:7: “Pero si andamos en la luz, como Él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado”.

Su cuerpo fue levantado, pero no tenía sangre corriendo por Sus venas. Aunque físico, Su cuerpo era glorificado.

Esto explica porque el apóstol Pablo afirma:

  • Colosenses 2:9: “Porque en Él vive corporalmente toda la plenitud de la Naturaleza Divina”.
  • 1ª Timoteo 2:5: “pues hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesús el hombre, el Mesías”.

En los anteriores versículos, escritos después de la resurrección y ascensión de Jesús, se dice que Él está corporalmente y que también es un hombre, ¿Cómo puede Él estar en forma corporal y ser un hombre si no tiene un cuerpo de carne y huesos?

Por lo tanto, Jesús resucitó de entre los muertos en un cuerpo físico.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison