¿No son los milagros de la Biblia realmente mágicos?

¿Son realmente algunos de los milagros de la Biblia solo trucos de magia? La Biblia presenta cosas como volver el agua en sangre, partir en dos el Mar Rojo, convertir una vara en una culebra, un burro hablador, etc. ¿No son por lo tanto y tan solo viejos trucos que nunca sucedieron realmente y que una cultura primitiva los registró como verdaderos? Para responder a esto, vamos primero a mirar lo que significa la palabra “magia”. El Diccionario de la Real Academia Española, la define: “1. f. Arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales.”

Primero: Si la magia fuera una realidad entonces, significaría que existe un grupo de leyes relacionadas al reino sobrenatural que podría ser manipulado por las personas en nuestro reino. Si este fuera el caso, y hablando técnicamente, no sería magia ya que realmente significaría que las personas han descubierto la forma de controlar las cosas a través de medios que son naturales a ese reino sobrenatural pero que nos parecería “mágico”.

Segundo: La magia que obliga la mano sobrenatural de Dios significaría que Él mismo estaría sujeto a algunas clases de leyes. Estas leyes estarían por encima de Él e implicaría que Dios mismo formaría parte del orden creado y necesitaría estar sujeto a lo natural o a las leyes “sobrenaturales” de estos reinos respectivos. Pero esto, no es bíblico y no encaja en la definición de magia.

Tercero: Dios es el ser supremo el cual no es obligado a actuar por los intentos humanos para manipularlo a Él o al medio ambiente a través “del uso del encantamiento o de otras técnicas que presumiblemente aseguran control humano de agentes sobrenaturales o de las fuerzas de la naturaleza.” Una vez más, esto no es bíblico y no encaja en la definición de magia.

Cuarto: Si el Dios de la Biblia existe, entonces, no sería para Él un problema convertir el agua en sangre, partir en dos el Mar Rojo, convertir una vara en culebra o hacer que un burro hablara, etc. Esto, no sería magia. Esto, sería milagroso. El tema no es si estas cosas son representaciones veraces de eventos históricos; aun cuando creemos que sí lo son. El tema es si Dios existe o no, si existe, entonces, tales eventos son ciertamente posibles ya que Él es el Señor y creador de todas las cosas. Por lo tanto, el tema final es si Dios existe o no, no si los milagros registrados en la Biblia fueron realmente trucos mágicos.

Por lo tanto, ¿fueron los milagros en la Biblia simples trucos de magia? No. No lo fueron. Fueron acontecimientos milagrosos llevados a cabo por Dios.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison