Otro vistazo al Argumento Cosmológico

El argumento que se tratará aquí es una forma del argumento cosmológico el cual se originó en la filosofía de Platón y Aristóteles, el cual fue refinado por Tomás Aquino. Con los avances de la ciencia moderna, la versión que suministraré será para algunos tal vez más clara para algunos que la forma establecida por Aquino. Es una combinación del argumento cosmológico vertical de Aquino y del argumento cosmológico de Kalma:

  1. Todo lo que tiene un principio necesita una causa.
  2. El universo tendría un principio.
  3. El universo necesita una causa.
  4. No puede haber una regresión infinita de causas causadas.
  5. Debe haber una causa para todo lo demás que no tiene principio y no necesita causa para su propia existencia.

La Premisa #1 es en sí, evidente. Una cosa no puede traerse a existencia a sí misma, ya que no puede ser antes de sí. Pero si empieza a existir, esta no puede haber aparecido de la nada y de ningún lugar; nada, produce nada.

Existen muchas piezas de evidencia que apoyan la opinión de la Premisa #2 de que el universo tuvo un principio. La comunidad científica desde hace mucho ha aceptado el principio del universo por medio del Big Bang. Para citar a Norman Geisler: “Lógica y Matemáticamente, la evidencia del Big Bang sugiere que originalmente no había espacio, ni tiempo, ni materia.” (Geisler, 1999). Aquí presento algunos de los muchos puntos resumidos para demostrar el por qué se piensa que el universo tuvo principio, la mayoría de los cuales fueron establecidos por el astrónomo Robert Jastrow (Jastrow, 1982), algunos de los cuales han sido descubiertos subsecuentemente:

  1. La segunda ley de la termodinámica muestra que la energía utilizable se está acabando, lo que significa que tuvo que haber un tiempo cuando se inició el proceso. Si no ―si hubo un tiempo infinito antes de nosotros― toda la energía en el universo hubiera sido usada y nosotros no estaríamos aquí.
  2. El universo se está expandiendo. Echando una mirada atrás, tendría que haber un lugar donde empezó a expandirse. El universo no puede estar expandiéndose y contrayéndose continuamente, ya que eventualmente se quedaría sin energía y colapsaría en sí mismo.
  3. Si el universo fuera eterno, el tiempo también sería eterno. Pero nunca podríamos llegar a este tiempo si el tiempo fuera infinito. El tiempo mide los intervalos entre los movimientos. No hubo movimiento hasta que el universo empezó; por lo tanto, no hubo tiempo. Sería imposible atravesar una cantidad infinita de tiempo.
  4. Vemos que la material se degrada continuamente más que volverse más compleja. Si las cosas se deshacen cuando se dejan abandonadas a sí mismas, el mundo no podría ser infinito. Ya estaría destruido. Sólo lo que es suficiente en sí y lo que se puede sustentar por sí mismo, puede ser infinito.
  5. Hay un “eco” de radiación a través del universo el cual los científicos pensaron al principio que era simplemente estática o un mal funcionamiento de sus equipos. Esta emanación de radiación, es consistente con lo que se esperaría de una explosión enorme en el pasado, hasta la longitud de onda que sería producido por tal clase de luz y calor.
  6. Después que la teoría del Big Bang se convirtió en el punto de vista predominante del origen del universo, los científicos empezaron a busca una gran masa de materia asociada con la explosión original, pero ninguna se pudo encontrar hasta que el Hubble lo hizo posible. Un astrónomo, Michael Lemonick dijo: “Al mirar hacia atrás, al principio del tiempo, un satélite encuentra la estructura más antigua nunca jamás observada; la evidencia de cómo el universo tomó forma hace 15 billones de años.” (Lemonick, 1993).  Exactamente, esto era lo que estaban buscando, si se demostrara que la teoría fuera cierta más allá de una duda razonable.

La Premisa #3 es cierta por las Leyes de la Lógica si los dos primeros puntos son ciertos. En este punto, citaré a Glenn Smith, uno de mis estudiantes: “Todo lo que actualmente observamos depende de algo más. Esto incluye las partículas subatómicas, la atmósfera de nuestro plante, el sol y cada cosa observable. Si no fuera por nuestra atmosfera, Usted y su computadora serían vaporizados. Por lo tanto, si cada cosa en el universo es actualmente dependiente, todo el universo es actualmente dependiente.”

La Premisa #4: Uno no se puede plantear una cadena interminable de causas causadas. Esto parece ser solo obvio, pero si Usted necesita algunas razones del por qué esto es así, trataré, aun cuando parece ser que la cosa más obvia, es la más difícil de explicar. Si las causas del universo mismo necesitaran una causa, y la causa de esa causa necesitara una causa, ad infinitum, la cadena de causas nunca podría ser puesta en movimiento. Una serie infinita es imposible porque un movimiento más (o causa) podría ser siempre adicionado. Pero es imposible agregar a un infinito. Más, si hubiera un número infinito de causas, habría un número infinito de momentos en los cuales el acto de causación tomaría lugar. Pero si hubiera momentos infinitos, el momento actual nunca hubiera llegado, ya que es imposible atravesar un número infinito de momentos. El infinito cuantitativo es simplemente una convención de las matemáticas, pero no tiene contrapartida metafísica. Sin una causa primera, en la serie, no hay causalidad.

Conclusión (Premisa #5): Si el universo necesita una causa para su existencia, y no puede haber una cadena interminable de causas contingentes, debe haber una Causa cuya existencia es necesaria. (“Necesaria” es usada en oposición a “contingente”, en donde un ser contingente necesita una causa para su existencia, y un Ser necesario no tiene causa, y ni principio.) Algo debe ser eterno para que algo más exista. Porque nada produce nada. Si nada nunca existió, entonces, nada podría existir. Pero el universo, como ha visto, no eterno; empezó a existir. Por lo tanto, debe haber algo más, o alguien más, quien no depende de ningún otro para la existencia, pero existe en virtud de sí mismo. Esto es más allá del entendimiento humano (ya que nunca hemos experimentado algo que es principio-menos), pero no es contradictorio a la lógica que haya un ser sin un principio. Como espero haber demostrado, ningún otro estado de cosas es posible, porque si algo no es eterno, nada pudo haber existido en lo absoluto.

Este ha sido un breve registro del Argumento Cosmológico.  Este no ha tomado en consideración ciertas objeciones. Estas objeciones son bien tratadas en el artículo “Argumento Cosmológico” de la “Enciclopedia Baker de Apologética Cristiana” (“Baker Encyclopedia of Christian Apologetics”) de Norman Geisler. En sí, este argumento, no produce el Dios Cristiano, pero lleva a este si uno sigue todas las implicaciones y otra evidencia para el Dios de la Biblia, el cual, no puede ser provisto en un artículo. Este argumento es simplemente un intento para mostrar que hay un Ser Supremo al cual el universo debe su existencia.

Fuentes

  • Geisler, N. (1999). “Argumento cosmológico Kalam” (“Kalam Cosmological Argument”), en la “Enciclopedia Baker de apologética cristiana” (“Baker Encyclopedia of Christian Apologetics”), página 400. Grand Rapids: Baker Books.
  • Jastrow, R. (1982). “Un científico capturado entre dos clases de fe: Entrevista con Robert Jastrow” (“A Scientist Caught Between Two Faiths: Interview with Robert Jastrow”), Christianity Today.
  • Lemonick, M. D. (1993). “Ecos del Big Bang. Tiempo” (“Echoes of the Big Bang. Time”).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison