¿Podría Dios haber hecho un mundo sin sufrimiento?

Por, Matt Slick

Sí. Dios podría haber hecho un mundo sin sufrimiento. De hecho, el mundo antes de la caída por causa del pecado, sería sin sufrimiento. Adán y Eva vivían en un mundo donde no había sufrimiento, ni asesinatos, un mundo sin mentiras, etc. Pero cuando ellos se rebelaron contra Dios, todo lo anterior y más, entró en el mundo. Por lo tanto, Dios sí hizo un mundo sin sufrimientos.

¿Por qué Dios permite que el sufrimiento continúe en el mundo?

Es difícil responder la anterior pregunta ya que existen muchas consideraciones filosóficas que vale la pena mencionar. Ante todo, nos preguntamos si es posible que Dios llevara a cabo Su plan sin haber permitido el sufrimiento. De un lado, responderíamos que sí, porque Dios es todopoderoso y puede hacer todo aquello que Él quiera y que no esté en contra de Su naturaleza. De otro lado, si Dios hace siempre lo que es mejor para Su gloria (Isaías 43:7), entonces podríamos decir que el plan soberano de Dios era permitir que el sufrimiento ocurriera en el mundo.

Pero si este es el caso, ¿estamos diciendo que el sufrimiento es lo mejor que haya pasado? Pero esta pregunta también es ambigua. Debemos preguntar, “¿para quién es lo mejor que haya sucedido?”. Además, ¿cómo determinamos lo que “es mejor”?

¿Es malo el sufrimiento innecesario?

Hablando en forma general, las personas piensan que el sufrimiento innecesario es malo. Pero esta suposición presenta problemas inherentes. ¿Cómo se define el sufrimiento innecesario? ¿Qué lo hace inherentemente malo? ¿Es malo porque a las personas no les gusta? Si este es el caso, entonces se vuelve correcto si a las personas les gusta. Después de todo, algunas personas sienten placer en el sufrimiento innecesario porque se sienten culpables y por lo tanto, alivian su culpa cuando el sufrimiento innecesario les ocurre.

A menudo, los ateos afirman la premisa de que “el sufrimiento innecesario es malo”. Pero desde el punto de vista ateo no existen acciones universales buenas y malas. Sólo existen grupos de individuos con opiniones subjetivas que cambian con frecuencia. No existe un grupo objetivo de normas éticas a las cuales ellos puedan apelar, y dicen por lo tanto, que “el sufrimiento innecesario es malo”.

Entonces, nos metemos en el problema de determinar lo que es el sufrimiento innecesario y la anterior pregunta podría ser cambiada: “¿Para quién es el sufrimiento innecesario?”. Y esto, se complica.

En esencia, cuando las personas empiezan a preguntar, por qué Dios permite que el sufrimiento continúe en el mundo, están haciendo una pregunta que no se responde fácilmente, debido a que muchos aspectos de la pregunta necesitan ser redefinidos y analizados. Simplemente, no es fácil suministrar una respuesta absoluta, pero tenemos algo que ofrecer.

El sacrificio es el más grande acto de amor.

  • 1ª Juan 4:8: “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”.
  • Juan 15:13: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.

En los anteriores versículos vemos que Dios es amor, y que el más grande acto de amor es morir por alguien más.

Tal vez, una de las razones por lo que Dios permite el sufrimiento en el mundo –desde que el mismo entró por causa del pecado– es que puede suministrar un medio por el cual, Dios mismo, puede demostrar el más grande acto de amor. ¿Cómo? Al usar la injusticia del mundo, por la cual Jesús, quien es Dios en carne (Juan 1:1, 14 (Colosenses 2:9), pudiera poner Su vida por Su pueblo y a través de Su sufrimiento soportar en las manos de los injustos y redimir aquellos que colocan su confianza y fe en Su muerte en la cruz.

Así, tal vez, Dios permitió el pecado y el sufrimiento continúa en el mundo para que pudiera demostrar Su más grande acto de amor, el cual es consistente con Su santidad y Su carácter amoroso.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

  • Ateísmo, Adán y Eva y el sufrimiento

 

 

 

 
 
CARM ison