Por el propósito de Dios, yo soy...

El Dios Padre con el que cuenta un creyente genuino, es, en definitiva un Dios personal. Tan personal es tu Dios que no importa el contexto socio cultural donde vives y trates a tus familiares con un “Usted”, a Dios Padre siempre lo tratarás con un “Tu”, el cual es un sello personal y único de tu relación con Dios.

El siguiente devocional es corto debido al espacio y está basado en ciertas citas Bíblicas tomadas de Romanos y de otros libros. Te aconsejamos que cuando lo hagas con otros versículos de la Escritura, colócalos siempre en primera persona, porque Su Palabra es para ti y debes proclamarla declarando Sus promesas en lo personal:

Por el propósito de Dios yo soy…

  • …Obra maravillosa de Dios… (Salmo 139:14).
  • …Hechura de Dios, creado en Cristo Jesús para buenas obras preparadas por Dios de antemano para andar en ellas… (Efesios 2:10).
  • …Redimido de toda iniquidad… (Tito 2:14).
  • …Justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo… (Romanos 3:22).
  • …Justificado gratuitamente por Su gracia, mediante la redención que es Cristo Jesús…(Romanos 3:24).
  • …Justificado por fe sin las obras de la ley y tengo paz para con Dios… (Romanos 3:28; 5:1).
  • …Bienaventurado porque Dios me atribuyó justicia sin obras… (Romanos 4:6).
  • …Justificado en Su sangre, y por Él soy salvo de la ira… (Romanos 5:9).
  • …Reconciliado con Dios por la muerte de Su Hijo y soy salvo por Su vida… (Romanos 5:10-11).

 

 

 

 
 
CARM ison