¿Por qué creer en el cristianismo por encima de las otras religiones?

Por, Matt Slick

Con frecuencia, los críticos preguntan por qué el cristianismo es mejor que cualquier otra religión en el mundo. Después de todo, de todas las religiones que existen, ¿cómo puede ser que sólo el cristianismo es el verdadero? Si Dios existe, ¿por qué no pudo usar otras religiones? Después de todo, ¿no todos los caminos conducen a Dios? Los escépticos hacen esta clase de preguntas en todo tiempo, y desafortunadamente pocos cristianos les responden. Por lo tanto, en un intento de demostrar por qué el cristianismo es verdadero y todos los demás sistemas religiosos –llámense islam, catolicismo romano, testigos de Jehová, mormones, budismo, taoísmo, nueva era, chamanismo, etc. se ha preparado la siguiente lista de razones que demuestran la superioridad del cristianismo.

Existen cosas como las verdades absolutas

Si la verdad es relativa, entonces la declaración de que la verdad es relativa es una verdad absoluta y sería una afirmación contraria validando así, que la verdad no es relativa. Pero si la verdad es absoluta, entonces la declaración, “la verdad es absoluta” es verdadera y no sería contraria. Es cierto que la verdad existe. Es cierto que la verdad no se contradice a sí misma como hemos visto. De hecho, es totalmente cierto que Ud. está leyendo este artículo.

Si podemos ver que en el mundo existe algo como la verdad, podríamos también ver que puede existir una verdad espiritual. No es para nada absurdo creer en los absolutos espirituales más de lo que creemos en los absolutos lógicos. Aun, la declaración de que todas las religiones llevan a Dios es una declaración sostenida como un absoluto espiritual por muchas personas. Esto, simplemente demuestra que las personas creer en la verdad espiritual. ¿Por qué? Porque la verdad existe. Sin embargo, no todo lo que se cree que es cierto es realmente cierto. Además, los sistemas de creencias no pueden ser ciertos debido a que con frecuencia estos se contradicen entre sí de formas profundas y la verdad no es contradictoria.

Las religiones se contradicen entre sí, por lo tanto, estas no pueden todas verdaderas

El mormonismo enseña que existen muchos dioses y que Ud. puede convertirse en uno de ellos. El cristianismo enseña que existe un solo Dios y que Ud. no puede convertirse en dios. El islam enseña que Jesús no es Dios en carne, mientras que el cristianismo sí lo hace. Jesús no puede ser al mismo tiempo Dios y dejar de serlo. Algunas religiones enseñan que reencarnamos, mientras que otras, no lo enseñan. Algunas enseñan que el infierno existe, y otras que no. Estas no pueden ser todas verdaderas. Si no pueden ser verdaderas, entonces, no todas las religiones conducen a Dios. Aún más, esto significa que algunas religiones, son al menos falsas en sus afirmaciones de que revelan al Dios verdadero o a dioses. Recuerde que la verdad no se contradice a sí misma. Si Dios existe, Él no instituiría sistemas de creencias mutuamente excluyentes y contradictorias en un intento de hacer que las personas crean en Él. Dios no es Dios de confusión:

  • 1ª Corintios 14:33: “pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos”.

Por lo tanto, es razonable creer que puede existir una verdad espiritual absoluta y que no todos los sistemas pueden ser verdaderos sin importar si estos afirman que son verdaderos. Tiene que haber mucho más que una simple afirmación.

La profecía cumplida con relación a Jesús

Aunque existen otras religiones que tienen profecías, ninguna de estas son 100% exactas como lo es la Biblia y ninguna de estas señala a alguien como Jesús, quien hizo afirmaciones asombrosas y llevó a cabo obras increíbles. El Antiguo Testamento fue escrito cientos de años antes de que Jesús naciera y aun así, el Antiguo Testamento profetizó muchas cosas acerca de Jesús. Esta es, indudablemente, evidencia de la influencia divina en la Biblia.

En el siguiente cuadro, analice por favor, algunas de las muchas profecías cumplidas sólo en Jesús:

Profecía   Profecía del Antiguo Testamento   Profecía cumplida en el Nuevo Testamento  
  • Nacido de una virgen
  Isaías 7:14   Mateo 1:18,25  
  • Nacido en Belén
  Miqueas 5:2   Mateo 2:1  
  • Sería precedido por un mensajero
  Isaías 40:3   Mateo 3:1-2  
  • Sería rechazado por Su propio pueblo
  Isaías 53:3   Juan 7:5, 48  
  • Sería traicionado por un amigo cercano
  Isaías 41:9   Juan 13:26-30  
  • Su costado sería traspasado
  Zacarías 12:10   Juan 19:34  
  • La crucifixión
  Salmo 22:1, 11-18   Lucas 23:33; Juan 19:23-24  
  • Su resurrección
  Salmo 16:10   Hechos 13:34-37  

El cumplimiento de la profecía puede tener explicaciones diferentes. Algunos afirman que el Nuevo Testamento fue escrito y cambiado para hacer parecer que Jesús cumplió la profecía del Antiguo Testamento (pero hasta ahora NO existe ninguna evidencia de esto). Otros declaran que las profecías son tan imprecisas que no deben tenerse en cuenta (pero muchas de las profecías no son para nada imprecisas.) Claro está, que es posible que Dios inspirara a los escritores y que Jesús, el cual es Dios encarnado, cumplió todas estas profecías como una demostración posterior de la validez del cristianismo.

Las afirmaciones y las obras de Dios

El cristianismo afirma que Dios fue el autor de este. Claro está, que por el simple hecho de afirmarlo no lo hace cierto. Todos pueden afirmar cosas, pero apoyarlas es algo totalmente diferente.

  • Jesús usó el Nombre Divino para Él mismo:
    • Juan 8:58: “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”.
  • El mismo Nombre Divino fue usado por Dios cuando Moisés le preguntó cuál era Su Nombre:
    • Éxodo 3:14: “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros”.
  • Jesús dijo que Él hacía todo lo que veía hacer al Padre:
    • Juan 5:19: “Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente”.
  • Afirmó ser uno con Dios el Padre:
    • Juan 10:30, 38: “30 Yo y el Padre uno somos. 38 Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre”.
  • Jesús fue llamado Dios por Sus discípulos:
    • Juan 1:1, 14: “1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”.
    • Juan 10:27: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen”.
    • Colosenses 2:9: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”.

Debido a la ausencia de alternativas, si Dios se encarnó en la persona de Jesús, entonces, todo lo que Él dijo e hizo deberá ser verdadero. Debido a que Jesús dijo que Él sólo es el camino, la verdad y la vida y que nadie puede llegar a Dios sin Él (Juan 14:6: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”). Entonces, Sus palabras  se vuelven muy importantes.

Una vez más, hacer una afirmación es una cosa. Apoyarla es otra. ¿Apoyó Jesús Sus palabras fantásticas con obras maravillosas?

  • Jesús cambió el agua en vino:
    • Juan 2:6-10: “Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros. 7 Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. 8 Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. 9 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, 10 y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora”.
  • Jesús echó fuera demonios:
    • Mateo 8:28-32: “Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. 29 Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? 30 Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. 31 Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. 32 Él les dijo: Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas” (Leer, Mateo 15:22-28).
  • Jesús sanó leprosos:
    • Mateo 8:3: “Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció”.
    • Lucas 17:14: “Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados”.
  • Jesús sanó enfermedades:
    • Mateo 4:23-24: “Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó”.
    • Lucas 6:17-19: “Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades; 18 y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados. 19 Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos”.
  • Jesús sanó al paralítico:
    • Marcos 2:3-12.
  • Jesús resucitó a los muertos:
    • Mateo 9:25: “Pero cuando la gente había sido echada fuera, entró, y tomó de la mano a la niña, y ella se levantó”.
    • Juan 11:43-44: “Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir”.
  • Jesús restauró la vista al ciego:
    • Mateo 9:27-30: “Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! 28 Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. 29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. 30 Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa” (Leer, Juan 9:1-7).
  • Jesús sanó a un sordomudo:
    • Marcos 7:32-35: “Y le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que le pusiera la mano encima. 33 Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua; 34 y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. 35 Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien”.
  • Jesús alimentó a cinco mil:
    • Mateo 14:15-21.
  • Jesús alimentó a cuatro mil:
    • Mateo 15:32-38.
  • Jesús caminó sobre el agua:
    • Mateo 14:25-27: “Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. 26 Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. 27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!”
  • Jesús calmó una tormenta con una orden:
    • Marcos 4:39: “Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza” (Leer, Mateo 8:22-27).
  • Jesús resucitó de entre los muertos:
    • Lucas 24:39: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo”.
    • Juan 20:27: “Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente”.
  • Jesús se le apareció a Sus discípulos después de resucitado:
    • Juan 20:19: “Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros”.

Los testigos registraron los milagros de Jesús y los evangelios han sido transmitidos de forma fidedigna a nosotros. Por lo tanto, podemos creer todo lo que Jesús dijo acerca de Él por dos razones: 1) Porque lo que Él dijo e hizo está de acuerdo con el Antiguo Testamento; 2) Porque Jesús realizó muchos milagros convincentes en frente de personas que testificaron y escribieron acerca de los que ellos le vieron hacer a Él.

La resurrección de Cristo

Dentro del cristianismo, la resurrección de vital importancia. Sin la resurrección nuestra fe sería vana:

  • 1ª Corintios 15:14: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe”.

La resurrección de Jesús fue la que cambió la vida de los discípulos. Después que Jesús fue crucificado, los discípulos se alejaron y escondieron. Pero cuando vieron al Señor resucitado, supieron que todo lo que Jesús había dicho y hecho probó que Él era Dios encarnado, el Salvador.

Ningún otro líder religioso o gran profeta humano ha muerto al frente de sus verdugos entrenados, tuvo guardias en su tumba y resucitó al tercer día apareciéndosele a muchas personas. Esta resurrección es prueba de quién es Jesús y que Él llevó a cabo lo que se propuso hacer: Suministrar el único medio de redención a la humanidad.

Buda, Mahoma, Confucio, Krishna, etc. todos ellos vieron corrupción y sus huesos y polvo se encuentran en sus tumbas. Pero sólo Jesús resucitó físicamente de la muerte con el mismo cuerpo con el que murió; el único que caminó sobre el agua, que afirmó ser Dios y resucitó a otros de la muerte. Él es el único conquistador de la muerte. ¿Por qué creer en alguien más? ¿Por qué creer en alguien que está muerto, que no ha sido resucitado cuando tenemos a un Mesías que es más grande que la misma muerte?

Conclusión

¿Por qué alguien deberá creer en el cristianismo por encima del islam, el budismo, el mormonismo, la Organización La Atalaya, o cualquier otra cosa? Se debe a que existen verdades absolutas, porque sólo en el cristianismo existen profecías divinamente cumplidas de un Mesías que vino y volverá. Sólo en el cristianismo tenemos la transmisión extremadamente veraz de los documentos de los testigos (los evangelios) para que creamos que estos fueron escritos originalmente. Sólo en el cristianismo tenemos a la persona de Cristo que afirmó ser Dios, llevó a cabo muchos milagros para probar Su afirmación de Su divinidad, que murió y resucitó de entre los muertos y que Él sólo ha dicho que es el camino, la verdad y la vida (Juan 14:6: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”). Todo esto le agrega legitimidad y credibilidad al cristianismo por encima de todas las otras religiones: Y todo esto porque el cristianismo está basado en la persona de Jesús. Si resulta que todo lo que se dice de Jesús –acerca de lo que dijo e hizo– es verdadero, entonces, todas las otras religiones, organizaciones, son falsas porque Jesús dijo que Él sólo es el camino, la verdad y la vida y que NADIE puede llegar al Padre, excepto a través  de Él (Jn 14:6). No sería posible que siendo Jesús el único camino, la única verdad y el único que da vida, las otras religiones sean verdaderas.

O Jesús es verdadero y las otras religiones son falsas, o las otras religiones son verdaderas y Jesús es falso. No existen otras opciones. ¡Escojo seguir al Señor Jesús resucitado! ¿A quién escogerá Ud.? ¿A su chamán? ¿A su organización? ¿O a sus emociones?

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison