¿Por qué creer en una religión que realizó la Inquisición y el juicio a brujas?

El cristianismo no está adecuadamente representado por la Inquisición y los juicios a las brujas de Salem. Aunque estas cosas sucedieron en el nombre de Dios y del cristianismo, esto no significa que esto es lo que enseña el cristianismo. Más bien, el cristianismo profesa la conversión por el amor, no por la tortura. Aquellos que usen medios dominadores, significa que lo hicieron contra las Escrituras cristianas buscando la represión y el dominio de ellos sobre el pueblo.

  • Mateo 5:43-44: “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;”
  • Romanos 16:19: “Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal.”
  • Colosenses 4:5-6: “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. 6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.”
  • 1ª Timoteo 3:7: “También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.”

En la iglesia cristiana, han existido épocas donde aquellos que afirmaban seguir a Cristo, hicieron cosas terribles en contra de los seres humanos. Ellos hicieron estas cosas, no porque Cristo las haya enseñado, sino porque desconocieron totalmente, la Palabra de Dios. Como la misma historia ha establecido, cuando alguien llega a estar en control total, político y militar, el abuso siempre se generará.

La inquisición, fue un invento de los líderes de la iglesia católica romana que pretendían erradicar toda clase de “herejías” y eliminar también sus “enemigos” políticos. Para lograr esto, utilizaron toda clase de torturas para obligar a los prisioneros a confesar sus supuestas “herejías”; lo cual incluía, la negación de la “herejía” y la aceptación de la “fe” en la iglesia católica romana.

La reforma protestante se distanció de la inquisición llevada a cabo por el catolicismo romano, aunque también tiene su propia historia sórdida. Los juicios de brujas llevados a cabo en los Estados Unidos por los puritanos es un ejemplo. Ellos permitieron que su paranoia e ignorancia, superaran las Escrituras y la razón. Como resultado, muchas personas fueron asesinadas por el simple hecho de ser acusadas como brujos/brujas, sin que existieran pruebas de que lo eran.

Una vez más, esto no significa que el cristianismo sea falso, o que la policía sea falsa, por el solo hecho de que dos o más policías hayan actuado en forma equivocada en el supuesto nombre de la ley. En vez de juzgar a toda la policía, fijémonos solo en los dos o más policías que han actuado en forma errada. Teniendo también en cuenta la historia de sacrificio y protección que nos ha dado la policía como un todo. Sostenemos lo mismo para el cristianismo. Este tiene una gran historia de haber ayudado a incontables personas, en la predicación del evangelio, estableciendo refugios para huérfanos e indigentes, en la construcción de refugios, ayudando en países donde existe hambre y necesidades médicas y buscando ayudar a los oprimidos.

Si alguien quisiera condenar al cristianismo debido al fracaso de algunos de sus miembros, ¿no deberían también investigar por el éxito y aprobación del cristianismo? Sería justo revisar toda la historia del cristianismo y más importante, lo que la Biblia realmente enseña, particularmente en el Nuevo Testamento, de donde se deriva el cristianismo.

Creer en el cristianismo porque Jesucristo afirmó ser Dios en carne, murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos y además, porque nos dio el Nuevo Testamento. Creer en Jesús porque llevó a cabo milagros a los ojos de testigos y dijo que era el camino, la verdad y la vida (Jn 14:16). Creer en el cristianismo es creer por quien es Jesús, no por causa de los errores cometidos por algunos mal llamados cristianos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison