¿Por qué Dios castigaría a alguien por la eternidad por pecados temporales?

Por, Matt Slick

La razón por la que Dios castigaría a alguien por la eternidad por pecados temporales cometidos en la tierra, se basa en contra quién se ha pecado; no por el tamaño de los pecados. Permítannos ilustrarlo. Si alguien caminara hacia Ud. y le abofeteara, Ud. se molestaría o inclusive en retorno, podría golpear a la persona. Pero si alguien caminara hacia el presidente de los Estados Unidos y le abofeteara, esa persona sería arrestada y pasaría, muy probablemente, algunos años en la cárcel. ¿Por qué la misma ofensa, aunque pequeña, obtiene diferentes resultados? Esto se debe a la importancia de la persona, como en el segundo caso. De igual manera, cuando nos movemos hacia la cadena de mando del Dios infinito del universo, no es difícil ver que las consecuencias también se ven aumentadas; por lo tanto, el castigo infinito en el infierno se ajusta al crimen.

Gústenos o no, cuando pecamos, pecamos contra un Dios infinito; el cual es santo, es justo y todo lo que hacemos contrariando Su voluntad, es simplemente, quebrantar Su ley, la cual, y de forma apropiada merece un castigo:

  • Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.
  • 1ª Juan 3:4: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”.

Debido a que nuestra ofensa es contra un Dios infinitamente santo, las consecuencias son de igual manera, infinitas; y esta es la razón por la que el infierno es eterno.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison