¿Por qué Dios le daría el don de enseñar a una mujer para prohibirle después ser pastor?

Por, Matt Slick

Esta clase de pregunta es común entre los egalitarianos. Ellos asumen que si una mujer tiene el don de la enseñanza, entonces no deberá ser descalificada inmediatamente para ser pastor.

Primero que todo, el tema no es si ella puede o no enseñar. El tema es si a una mujer se le permite sostener o no esa posición. Es cierto que los pastores necesitan ser buenos maestros, pero no es cierto que cualquiera que puede enseñar, sea llamado a ser pastor. Los requisitos para un pastor son establecidos por la misma Escritura:

  • Tito 1:5-6: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; 6 el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía”.

Por lo tanto, el tema no es acerca de la capacidad o habilidad para enseñar. Es acerca del requisito bíblico para ejercer el oficio. ¿Significa esto que ellas pueden ser pastores? Claro que no. El don de la enseñanza es sólo parte del ser un pastor, pero ese solo don, no significa que una persona deba o pueda ser pastor.

Piense acerca de esto. La misma lógica que ellos usan, significaría que los impíos –que existen muy buenos en la enseñanza– podrían ser pastores. Pero sabemos que este no es el caso ya que existen otros criterios requeridos para un pastor. Por lo tanto, los egalitarianos no deben restringir el requisito establecido en la Palabra para pastorear a un simple tema, ya sea este, el de la enseñanza.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison