¿Por qué Dios no es compasivo?

Por, Matt Slick

¿Por qué Dios no es más compasivo? Después de todo, Él castiga a las personas, y en el Antiguo Testamento también mató. ¿Por qué es tan duro? ¿Por qué no es más compasivo, más amable y agradable?

El ser humano se caracteriza por la compasión, la simpatía, el no querer que otros sufran, etc. Pero en el corazón de la palabra “compasivo”, está “humano”. Así que, esencialmente el interrogador está preguntando por qué Dios no es más como humano, y actúa de una forma consistente con las normas humanas. Pero este, es un acercamiento equivocado. Preguntar por qué Dios no es más humano, es preguntar, por qué Dios no es más como las personas. Pero las personas son pecadoras que se contradicen entre sí, tienen ideas conflictivas, y no tienen, ciertamente, normas de justicia. Aún más, si hubiera una norma universal de “humanidad” por la cual, Dios encajaría, entonces, ¿cómo se sostendría esa norma como verdadera desde una perspectiva humana? ¿Pueden los humanos desarrollar una norma universal por la cual determinar lo que es verdaderamente “compasivo” y después pedirle a Dios que encaje dentro de ese molde?

El hecho, es que Dios es santo, y nosotros no:

  • 1ª Pedro 1:16: “porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”.

Él no peca, nosotros sí:

  • Romanos 3:23: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.

Debido a Su santidad y Su justicia, Él debe castigar al pecador. El castigo es eterno porque Dios es infinito, y aquellos que pecan contra Él, han ofendido al Dios infinito. Pero Dios, proveyó una salida de este juicio, al momento en que Jesús murió en la cruz y resucitó de entre los muertos:

  • 1ª Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”.
  • 1ª Corintios 15:1-4: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”.

Y a esto, se le llama el evangelio.

En el Antiguo Testamento, Dios fue duro con las naciones alrededor de Israel, en parte, para asegurar que la nación de Israel sobreviviera y trajera al Mesías. Por lo tanto, cuando Dios actuó con dureza contra las naciones paganas, estaba finalmente, preservando a la nación de Israel a través  de la cual, vendría el Mesías. Sin el Mesías, nadie sería salvo. Así que, finalmente, nos estaba protegiendo a nosotros. Pero, ¿es esto, humano? ¿Es humano darse uno mismo a una muerte horrible para que otros pudieran vivir? Este es un tema debatible, pero una cosa es segura, Dios, es mucho más “compasivo” de lo que somos nosotros, en que Él se dio por nosotros:

  • Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Por lo tanto, aunque las personas podrían decir que Dios no es tan amable o compasivo como quieren ellos que Él sea, particularmente en el Antiguo Testamento, ellos deben entender que Dios es excesivamente “compasivo” en Su demostración de compasión, paciencia y bondad mientras aguantaba los insultos contra Su santidad por las personas que pecaban contra Él. Sin embargo, y al mismo tiempo, pacientemente espera por ellos para que reciban a Cristo como Salvador.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison