¿Por qué Dios permite que el pagano, el cual se considera sincero, vaya al infierno?

warning: call_user_func_array() [function.call-user-func-array]: First argument is expected to be a valid callback, 'nodereference_autocomplete_access' was given in /var/www/carm.org/includes/menu.inc on line 454.

La sinceridad no es lo que salva a la gente. Sólo el sacrificio de Cristo, al creer en lo que Él ha hecho en la cruz, puede salvar a una persona del justo juicio de Dios. Gálatas 2:21, dice: “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.” En otras palabras, creer que seremos justos delante de Dios por nuestra sinceridad y/o nuestros esfuerzos es pensar, erróneamente. Es por la obra de Dios mismo en la persona de Cristo en la cruz.

Además, apelar a la sinceridad es aceptar lo que está en una persona; esto es, apelar a una buena cualidad (sinceridad) en alguien. Pero esto significaría que Dios mostraría favoritismo basado en lo que es una persona y Dios, no necesita hacer esto: “porque no hay acepción de personas para con Dios.” (Ro 2:11). Además, la Biblia dice que nuestros corazones son perversos y engañosos: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jer 17:9), y nadie hace lo bueno: “Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.” (Ro 3:12). Por lo tanto, la sinceridad no puede ser nunca suficiente garantía para perdón de pecados. Esta es la razón por la que toda persona necesita el Evangelio de Jesús.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison