¿Por qué Dios permite que sucedan cosas malas?

Por, Matt Slick

Dios permite que sucedan cosas malas de acuerdo al designio de Su voluntad:

  • Efesios 1:11: “…conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”.

Las cosas que podríamos considerar malas, como el que nos roben o el fracturarnos una pierna al caer de las escaleras, serían, efectivamente, malas. Pero, mientras que el robo es moralmente malo, el fracturarnos una pierna no lo es. Sin embargo, Dios permite que ambas cosas nos sucedan. ¿Por qué? No siempre podemos obtener una respuesta definitiva a toda situación. Lo que podemos afirmar es que Dios no se sorprende de nada, y Él tiene una razón al permitir que las cosas sucedan.

Otra explicación del por qué Dios permite que sucedan cosas malas se debe a la representación adámica:

  • 1ª Corintios 15:22: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”.

Adán fue nuestro representante, así que cuando él pecó en el huerto, terminamos sufriendo las consecuencias de su rebelión. En otras palabras, nacimos en un mundo caído y pecaminoso debido al pecado de Adán. Esto significaría que Dios permite que las consecuencias del pecado en este mundo sigan su curso, lo que incluiría que sucedan malas cosas debido a que Adán nos representó. Podríamos también decir que esto demuestra cuán malo es el pecado; y Dios quiere mostrarnos las consecuencias del mismo.

Sin embargo, otra explicación es que Dios puede usar las cosas malas para llevar a cosas buenas. Por ejemplo, cuando pensamos en la crucifixión de Jesús –la cual es el medio para ser salvos de nuestros pecados– vemos que el acto de quienes lo enviaron a la cruz, en sí fue malo. Sin embargo, alabamos a Dios por todos aquellos que por fe son salvos al creer en lo que Cristo hizo en la cruz.

Algunas veces no entendemos por qué Dios permite que sucedan cosas malas. Por ejemplo, perder un ser querido a temprana edad, y no saber por qué. Sin embargo, por medio de esta o alguna otra mala experiencia en nuestras vidas, podemos animar a otros cuando estén pasando por lo que ya nosotros hemos pasado.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison