¿Por qué Dios permitió a Satanás en el Huerto sabiendo lo que sucedería?

Cuando Dios colocó a Adán y a Eva en el Huerto del Edén, ambos eran inocentes y buenos. Sin embargo, Dios permitió a Satanás en el Huerto aun sabiendo que tentaría a Eva y que ambos terminarían pecando. ¿Pero por qué permitió esto?

En una ocasión en mi programa de radio, un ateo llamó y trató de tenderme una trampa al plantear un dilema moral. Él fue bastante inteligente al no apelar a su propio estándar moral ateo, así que intentó una táctica diferente. Él me preguntó si yo creía que era equivocado colocar a un asesino y pederasta en un cuarto con un niño; sabiendo cuán malo era el asesino y sabiendo lo que podría ocurrir. Respondí que estaría mal. Entonces, aplicó esto a que Dios permitió la presencia de Satanás en el Huerto y cómo fue esto malo, considerando que Dios sabía lo que iba a suceder. Desafortunadamente para el ateo su punto de vista no funcionó. Aquí está la razón del por qué no.

Primero: Adán no era ningún niño. Era de hecho, un adulto. En cierto grado tenía conocimiento de lo bueno y lo malo, porque Dios le había dicho que no comiera del árbol de la ciencia del bien y del mal. En otras palabras, a Adán se le había dado una Ley que debía seguir, la cual incluía, la opción de obedecer o desobedecer. Y de esto se trata el tema; no en cuanto a un hombre malo, adulto, en un cuarto y a un niño, pequeño e indefenso. Adán, como adulto, tomó una decisión moral, aunque equivocada. Por lo tanto, la analogía no funciona.

Segundo: Vamos a trabajar con la analogía haciéndola un poco más precisa. ¿Sería correcto colocar en un cuarto a un hombre adulto con un asesino? ¿Por qué no? He estado en cuartos con asesinos cuando trabajé en el ministerio de las cárceles. ¿Era esto equivocado? No. Aún más, todo lo sucedido en el Huerto, entre Adán y Eva, fue una discusión. Por lo tanto, vamos a modificar la analogía un poco más. ¿Estaría mal si colocamos en un cuarto a un asesino con un hombre, si la única cosa que pudiera suceder es una conversación entre ellos? No veo problema con eso, aun sabiendo que el asesino es muy inteligente. Pero no olvide que para seguir la analogía, se supone que la persona “buena” sabe muy bien cuál es la decisión correcta. Por lo tanto, no está ni indefensa o impotente.

Tercero: Aplicar mi opinión acerca de un hombre malo y un niño al tema de Dios al permitir a Satanás hablarle  a Eva, no invalida la moral del por qué Dios lo permitió. El ateo tendrá que establecer que Dios estuvo moralmente equivocado al permitir al diablo tentar a Eva. ¿Pero cómo va a hacerlo? Si él apela a la Biblia como su estándar, eso no funcionará, ya que de acuerdo a la Biblia, Dios no se equivoca y tiene Sus razones para permitir que las personas sean tentadas. Si el ateo apela a su propia razón, entonces, él solo está expresando su opinión.

Cuarto: Dios no hizo que Adán pecara. Cuando Eva se presentó con la fruta, Adán, escogió libremente comerla rebelándose contra Dios. Adán cayó porque libremente desobedeció a Dios, pero también porque escuchó a su esposa la cual, era libre también de escoger el desobedecer. Esta fue una escogencia que ambos hicieron con todo su conocimiento de lo que estaba correcto o equivocado. Este no es entonces un tema de un pederasta en el mismo cuarto con un niño.

Quinto: Si a alguien no le gusta la idea de que Dios sabía que ellos serían tentados y caerían, y decir que fue equivocado por parte de Dios que sucediera, entonces, lo que él estaría requiriendo es que Dios no permitiría que las personas cayeran en pecado, sin importar cómo. Piénselo. La libertad para escoger significa que ocurrirán tentaciones. Los robots sin libre albedrío no serán tentados; ellos solo responden de acuerdo a como están programados. Pero Adán y Eva eran diferentes. Al ser hechos a la imagen de Dios, ellos tenían libre albedrío, por el cual se haría necesaria la opción de la rebelión; una opción que fue proporcionada por el diablo. Si no hubiera sido él, alguien más, posteriormente, podría haber sido. Aún más,  si una persona dice que Dios tendría que haber detenido a Eva de pecar, entonces, esa misma persona, ¿no tendría que ser coherente y decir que Dios tiene que detener todo lo maligno? ¿Por qué detenerse con el diablo en el Huerto? ¿No querría también la persona que Dios detenga todos los asesinatos, violaciones, mentiras y aun, los pensamientos malignos? ¿No quitaría Él la capacidad de alguien y de todos con relación al libre albedrío para rebelarse y permitir que lo malo suceda? Después de todo, ¿en qué momento quiere Ud. detenerse y decir que está bien que algo malo suceda, pero no, esa otra cosa?

Finalmente, ¿por qué Dios permitió a Satanás en el Huerto sabiendo lo que sucedería? Porque fue Su voluntad el permitir que sucediera. De la forma como es nuestra voluntad de ver cómo nuestros hijos responderán a situaciones, sabiendo que fallarán, lo permitimos porque esto significa que crecerán, aprenderán, madurarán y ejercitarán su libre albedrío, y sobre todo, para tomar nuestras propias responsabilidades por nuestras acciones.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison