¿Por qué Dios simplemente no salva a todos?

Dios, simplemente no salva a todos porque no es Su voluntad hacerlo. Si Dios así lo deseara, ciertamente tiene la capacidad para hacer que todos nazcan de nuevo. Después de todo, Él es quien permite que las personas nazcan de nuevo (1ª Pedro 1:3: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,”) y Él puede inclinar el corazón del Rey donde Él quiera: “Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina.” (Pr 21:1). Si Él puede hacer esto, ¿por qué no puede mover los corazones de la personas para que sean salvas? Después de todo, ¿no nos dice la Biblia que Dios no quiere que nadie perezca? (2ª Pedro 3:9: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”)

Aun cuando este es un tema teológico complicado y vale la pena discutirlo un poco más, la respuesta rápida y fácil es que Dios no designó el curso de la historia para que todas las personas fueran salvas. Pero no se confunda. Esto no es arbitrario. Él es infinito y Sus caminos no son los nuestros. Él tiene razones para hacer lo que Él hace.

Pocos cristianos saben que Dios puede desear una cosa y hace otra; y no, esta no es una contradicción. Considere cómo Dios desea que todas las personas sean salvas (1ª Timoteo 2:3-5: “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. 5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,”); sin embargo, Jesús habló en parábolas para que las personas no se convirtieran ni fueran perdonadas (Marcos 4:10-12: “Cuando estuvo solo, los que estaban cerca de él con los doce le preguntaron sobre la parábola. 11 Y les dijo: A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas; 12 para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan, y les sean perdonados los pecados.”) Dios también tiene misericordia del que desea y se endurece contra quien Él desea: “De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.” (Ro 9:18). De la forma como un juez puede desear liberar a una persona, la ley requiere que se ejecute juicio. Dios puede, amorosamente, desear que sean salvos, pero Él también debe ejecutar justo juicio sobre ellos, y todos aquellos que no han creído en Cristo, se perderán.

Aunque los teólogos han deseado profundizar lo que está en la mente de Dios tratando de responder esta pregunta difícil, Dios la ha respondido por nosotros:

  • “¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, 23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, 24 a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?” (Ro 9:22-24).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison