¿Por qué Dios tiene que hacerle saber a las personas que irán al infierno para siempre?

Esta pregunta levanta muchos temas. Si Dios es todo amoroso, ¿por qué mandaría Él al infierno a las personas? ¿Qué es el infierno? ¿Es un lugar de tormento eterno? ¿Por qué crear criaturas sabiendo que ellas terminarán en condenación? ¿Es Dios incapaz de salvar a todas las personas?

Con frecuencia, los escépticos tratan de presentar una idea para que la necesaria equidad y compasión del Dios cristiano no pueda ser real. Por ejemplo, ellos algunas veces dicen que un Dios verdaderamente amoroso no crearía a las personas la cuales, Él sabe, irán al castigo eterno. Esto, claro está, es sólo una opinión la cual, sin embargo, se levanta algunas veces. Como lo estableció un escéptico: “Si Dios realmente nos ama —con ese amor sacrificial del cual Ud. habla— entonces, él, simplemente diría: ‘No quiero que nazca el niño.’ Él tiene el control y tiene esa habilidad para que ese niño(a) no nazca, ¿no tiene él ese control? Yo no le desearía a ninguno de mis hijos —a los cuales amo— que pasaran por una vida de dolor agonizante.” El problema principal con tal clase de acercamiento es que es demasiado simplista y está basado en la emoción, no en la Escritura. Así, que vamos a echar un vistazo a lo que la Palabra de Dios dice:

Primero: Cuando Dios hizo a Adán, Él lo hizo bueno. Adán tenía la libertad para escoger obedecer o desobedecer a Dios. Pero Adán fue el que se rebeló. Dios no lo hizo a él rebelde y Dios no es el responsable por la rebelión de Adán. Esto sería como si un padre tuviera un hijo o una hija sabiendo que eventualmente lo desobedecera. ¿Significa esto que el padre es responsable por la rebelión del hijo o de la hija cuando esta se presente debido a que el padre, de algún modo, sabría que esto ocurriría? Claro que no. Aún más, si el padre/la madre tiene más hijos(as), ¿sabría que algún hijo o hija/algunos hijos o hijas terminarían siendo buenos y otros malos? ¿Dejarían los padres dejar de tener hijos debido a que alguno o algunos de ellos se convertirían en malos? Si el escéptico es consistente, pediría a los padres que no tuvieran hijos debido a que alguno o algunos de ellos se convertirían en malos.

El escéptico podría decir: “Pero Dios sabe de hecho quién será malo y quién será bueno. En primer lugar: ¿Por qué Él permitiría a las personas que nacen, ir al infierno?” Pero si este fuera el caso y si Dios arreglara que ninguna persona “mala” naciera, entonces, todos nosotros iríamos al infierno. Verá: Jesús es el único camino para perdón de nuestros pecados. Su sacrificio en la cruz fue necesario para que nosotros fuéramos salvos debido a que todos los nacidos, tanto “buenos” como “malos” han pecado. Si no hubiera personas “malas” nacidas, entonces, no habría ninguna persona “mala” por la cual haber mandado a Jesús a la cruz. Si esto nunca hubiera sucedido, entonces, no hubiéramos sido salvos de nuestros pecados ya que Jesús nunca hubiera sido condenado injustamente y Su sacrificio nunca hubiera sucedido.

Segundo: Si alguien dice que es equivocado que Dios permita a alguien nacer y vaya al infierno, ¿sería entonces mejor que Dios nos quite nuestra libertad para rebelarnos contra Él de forma que nadie pueda ser culpado de pecado? Si el crítico dice que él sólo quiere que las personas nacidas vayan al cielo, ¿cómo entonces las personas serán verdaderamente libres y cómo se cumpliría el plan final de Dios de sacrificar a Su Hijo para redimir a la humanidad?

Tercero: Dios podría tener razones para mandar a las personas al infierno, las cuales, no podemos entender.

Cuarto: Dios es justo y siempre hace lo que es correcto. Por lo tanto, mandar a las personas al infierno es lo correcto, especialmente cuando entendemos que es Dios eternamente santo y aquellos que pecan contra Dios incurren en una ofensa infinita debido a que el Dios infinito es a quien se ha ofendido.

Finalmente: La Biblia simplemente nos dice que las personas irán al infierno. Y ellas irán allí porque no están cubiertas por el sacrificio de Cristo. Si ellas son o no creadas, no afecta el hecho de que los pecadores deban ser castigados; de lo contrario la santidad y justicia de Dios no significaría nada.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison