¿Por qué el mito bíblico de la creación es el correcto?

Por, Helen Fryman

Pregunta: "¿Por qué entonces, el mito bíblico de la creación es el correcto y los mitos Hopi o Navajo están equivocados? La ciencia no tiene todas las respuestas pero el consenso científico apoya, abrumadoramente, la evolución. Cuando gira el interruptor para encender la luz, ¿es Dios o la ciencia que hace que la luz se encienda? Si Ud. dice Dios entonces, es un tonto. Gracias a la ciencia sabemos ahora que la tierra ya no es más plana. ¿Cuánto más el dogma de la religión nos mantendrá atados en la ignorancia?"

Respuesta: En esta pregunta hay varios puntos que necesitan una respuesta: La actitud del autor, la referencia a las historias de la creación, la electricidad, la lógica y la razón, el lugar de la ciencia y la misma evolución.

1. La actitud del autor: Esta la vemos bastante. Si la creación es un simple mito o una simple superstición, ¿por qué el enojo? Ciertamente, el conocimiento real y la misma realidad serían fácilmente antepuestas, ¿no es así? Nadie se enoja que alguien se rehúse a caminar bajo una escalera. De hecho, se lo toman en broma y lo toleran. Ni tampoco es la “religión” que parece provocar mucha de esta clase de ira, sino más bien el cristianismo mismo, y en particular, el cristianismo bíblico que cree que la Biblia significa lo que esta dice y lo que significa. No creo que la fantasía esté amenazando a estas personas. Sin embargo, pienso que podría ser su mismo rechazo a Dios. Debería ser extremadamente difícil mirar a la creación como un todo y atribuírsela al tiempo y al azar en vez de a un diseño inteligente. Debe ser también aterrador tener ese punto de vista en sí mismo, ya que no le da al hombre esperanza, significado, propósito, o punto de referencia externo para su conducta o sus pensamientos. Es cada hombre por sí mismo y, “sálvese quien pueda”. Esto también me asustaría.

2. Las referencias a las historias de la creación: La mitología me encanta. Para mí, el leer tanto como pueda en ese campo, es un pasatiempo personal. He descubierto que existen ciertos elementos los cuales son “marcas distintivas” de un mito: Humanos súper humanos, acontecimientos exagerados y personalidades, una “visión del ojo de dios” de una situación, y enterrado en algún lugar está el acontecimiento o la persona (o ambos) de que el mito fue creado para recordar. Porque en realidad, los mitos no surgieron de la nada; esto son memorias expresadas en historias, si Ud. desea; leyendas. Y cuando Ud. quita los elementos mitológicos de las leyendas de alrededor del mundo, a Ud. le siguen surgiendo unas pocas cosas en común: Un Dios que creó de la nada, el hombre después de los animales, el hombre escogiendo su propio camino con sus consecuencias dolorosas. Sin embargo, muy pocas leyendas nativas americanas se relacionan con la creación. La mayoría de la leyendas de los indios americanos tienen que ver con la nueva creación, ya sea, la de después del diluvio o la de alguna otra catástrofe masiva. Mirando seriamente esas leyendas puede ser muy interesante y tal vez aún instructivo si uno no se deja llevar por los elementos mitológicos. Sin embargo, la Biblia no tiene esos elementos mitológicos. El mismo Génesis es contado como simple historia por testigos oculares. No existen súper héroes o personajes exagerados. Aun Dios es, simplemente Dios. Aquellos que argumentan que la historia del diluvio en Génesis 6-9 es un mito –un acontecimiento exagerado– están argumentando, de hecho, desde la misma incredulidad. Están en oposición por las similares historias de un diluvio masivo de las diferentes culturas alrededor del mundo con los siguientes elementos en común: Dios está enojado contra el hombre y destruye el mundo por un diluvio, con la excepción de una pareja o de una familia y un grupo de animales en una clase de bote. El hecho simple es, que no existen elementos mitológicos en Génesis. El mismo es descrito como una historia directa y necesita ser vista de esa forma ya sea con los propósitos de afirmar que es verdadera o que es falsa. Pero ciertamente, no es un mito. La segunda razón –y para un cristiano– considerar Génesis como una historia verídica, desde el principio hasta el fin, es lo que hace el fundamento de toda doctrina en la Biblia: la creación, el hombre a imagen y semejanza de Dios, el pecado, la promesa de un Salvador, las catástrofes a lo ancho del mundo presagiando el derecho y capacidad de Dios para juzgar, la creación del pueblo hebreo (judío) y su lugar en el mundo. Por lo tanto, Génesis debe ser tomado muy seriamente.

3. Electricidad: Las luces no se encienden por la ciencia. Ciencia significa “conocimiento”. Conocemos lo suficiente de la electricidad para saber cómo aprovecharla. La ciencia no inventó la electricidad y no es la ciencia la que enciende las luces. Una adecuada conexión eléctrica es la que enciende las luces. La ciencia descubrió cómo hacerlo, lo cual, es totalmente diferente. Si los electrones no tuvieran ni la carga ni las propiedades que tienen, la ciencia nunca hubiera hecho nada para aprender cómo crear un circuito eléctrico. Pero las cargas y las propiedades dentro de los átomos, son parte de algo que es diseñado intrincadamente e inteligentemente. La ciencia no puede tomarse el crédito de haber hecho algo diferente a haber arañado la superficie del conocimiento con relación a esto.

4. La lógica y la razón: No creo que haya habido una época en la cual las personas no pensaron que tenían las cosas muy bien resueltas, o que por lo menos fueran a su manera. Se ha declarado en el proceso que cuatro elementos son los que forman todo (la tierra, el agua, el fuego y el aire), de que la generación espontánea fue un hecho, de que la teoría de los gérmenes fue una locura extraña; en fin, la lista es interminable. Todas las veces, la lógica humana y la razón, fueron dominadas y todas las veces los hechos nos contradijeron. ¿No hemos aprendido nada de la historia? ¿Somos todavía tan arrogantes como pensar que podemos realmente depender de lo que hoy conocemos como verdadero no será contradictorio por otros hechos el día de mañana? Depender de la lógica y la razón es colocar la fe en el conocimiento limitado e infalible del hombre. Para mí, esta parece una posición peligrosa, especialmente cuando nuestro Creador nos ha dado algunas pautas con las cuales trabajar si queremos descubrir verdades científicas. Sus verdades nunca cambian, mientras que las sí cambian, y radicalmente, de generación a generación. Por cierto, se sabía que la tierra era redonda miles de años antes que Colón hiciera semejante despliegue de sus viajes. Le sugiero que revise la historia.)

5. El lugar de la ciencia: Dentro de sus propios límites, la ciencia solo puede tratar con lo que puede ser probado y trabajado de una u otra forma. De esta forma, se encuentra bien ligada al naturalismo. No podemos trabajar de una forma controlada con lo sobrenatural (este es el tema de la brujería y el chamanismo), ni tampoco podemos probar adecuadamente lo sobrenatural. La ciencia sólo puede descubrir lo que ya existe; aprender a usarlo; cuidarla y valorarla. Debido a que la ciencia no posee TODOS los hechos, la ciencia no está en posición de hacer juicios finales acerca de nada. Esto hace que la ciencia sea una cosa cambiante, y con razón. En cualquier campo, todo lo que necesita es un nuevo hecho contrario para forzar un nuevo ordenamiento del pensamiento con relación a todo el campo. También se debe notar que las cosas cambiantes no son fundamentos estables. Muchas de las cosas que consideramos hoy como hechos, no serán el día de mañana y pretender que esto no pueda suceder es ser, demasiado ingenuo. La humanidad debe encontrar algo fuera de su propio conocimiento limitado e interpretaciones sobre las cuales basar su vida, si quiere alguna seguridad en todo. La ciencia no puede definir el significado de la vida ni tampoco pretende hacerlo. Y este significado y propósito es el que debe ser encontrado por un hombre y ser satisfecho y tener así, una dirección en su vida.

6. Y ahora, la evolución: Estoy segura que el escritor se está refiriendo a la clase de evolución insinuada a partir del registro fósil. Contrario a las afirmaciones de los evolucionistas, esto es bastante diferente desde los tipos de variaciones que vemos todos los días: el color del cabello, el color de una rosa, el tamaño de un perro, el pico de los gorriones, etc. Nadie discute este tipo de variaciones ya que estas no cambian la clase de cosa que es el organismo: la persona permanece como persona, la rosa como una rosa, el perro como un perro y el gorrión como un gorrión. La evolución reclama que han existido suficientes mutaciones direccionales, una agregada a la otra a través  de los siglos para cambiar lo que una vez fue un organismo unicelular a la variedad de vida que vemos hoy día. Sin embargo, a esta clase de evolución le falta un mecanismo, ya que las mutaciones no son conocidas por hacer esto. Vemos mutaciones individuales, tales como la resistencia a los antibióticos, la resistencia a la malaria (la cual, en su forma homocigota, le confiere la hoz mortal a la enfermedad de la célula), y así sucesivamente; pero no vemos mutaciones agregadas en ningún lugar para producir una forma o función. Más bien, la gran mayoría de las mutaciones que vemos son negativas, que dañan a los organismos involucrados. Aquellos que no dañan, tales como los cambios de resistencia a los antibióticos, tienen el efecto de debilitar al organismo en cual ambiente, excepto el específico en el cual ese cambio lo ayudó a sobrevivir. Cambiar el ambiente y la forma original, si todavía existe, demuestra que es más fuerte haciéndose cargo de nuevo. Lo que vemos y con lo que trabajamos, y lo que vemos como los resultados de las pruebas, es llamado estasis (biología). No importa con cuántas generaciones de la bacteria E. Coli se hayan trabajado, estas todavía, siguen siendo… E. Coli. Sin importar cuántas generaciones de las moscas de la fruta estén sujetas a mutaciones forzadas, estas, siguen siendo… las moscas de la fruta. Podemos lograr, tal cantidad de tipos diferentes de ratones para nuestros experimentos de laboratorio hasta que ya no tengamos nombres para estos. Pero estos, seguirán siendo… ratones. Esto es la biología estasis. Las variaciones parecen existir en Génesis cuando este se refiere al “género” y esto, es todo. ¿Apoya abrumadoramente el consenso científico la evolución? Sí lo hace. La pregunta es, ¿por qué? Primero que todo, muchas de las áreas de la ciencia no se interesan en sí mismas con la evolución o la creación. Hoy, la ciencia tiende a ser increíblemente técnica que han sido los filósofos de la ciencia quienes se han apoderado de los argumentos relacionados con la evolución y la creación. En los laboratorios y en el campo, los científicos, con la excepción de algunos geólogos y paleontólogos, no están pensando en la evolución. Pero esto es lo que a ellos les han enseñado como verdad y por lo tanto, la aceptan. Y ellos aceptan que cualquier otra cosa es algún tipo de doctrina religiosa extraña. Pero si Ud. le pide al científico que le señale algo relacionado a su campo para que verifique el tipo de evolución que convierte a una bacteria en osos, o siquiera que la apoye, lo que obtendrá es un silencio total. Le podrá indicar otro campo, pero muy pocos estarán dispuestos a señalar algo en su propio campo de estudio que apoye la evolución, especialmente si le pide que apoye la evolución con la exclusión de la creación.

Por lo tanto, decir que la mayoría de los científicos aceptan la evolución solo en la superficie, puede ser cierto; pero esto es lo más lejos a lo que llegarían en su aceptación. Si una persona quiere verdaderamente encontrar lo que es verdadero, lo mejor es profundizar en la evidencia y leer lo que se ha escrito en ambos bandos. Cuando uno conoce a alguien que lo ha hecho, solo podrá encontrar unos pocos creacionistas comparado con el número que uno esperaría encontrar y aun encontraría un mayor número de anti evolucionistas. “Científicamente”, la evolución no es algo que se ha demostrado que funcione. Sí, las plantas y los animales cambian. Estos pueden variar, y posiblemente, en algunos aspectos sorprendentes. Pero, ningún criador de caballos, o de perros, o ganadero o padre, cuando ellos escuchen, “parece haber una mutación…” preguntarán emocionados, “¿Es una buena mutación?

Por lo tanto, sugeriría humildemente que no es la idea de la creación la que nos mantenido en ignorancia. Es más bien, la idea de que la evolución se ha probado y que no puede ser retada la que engendra ignorancia. La evolución no ha sido demostrada en miles de generaciones del E. coli, ni tampoco se ha demostrado en ningún otro lugar. Recuerde que no estamos hablando acerca de simples variaciones dentro de la clase o tipo, sino de cambios verdaderos alejados de ese tipo inicial; el tipo de cambio en el que otro cambio o mutación puede ser construido para que algo nuevo sea producido. Nunca hemos visto que esto suceda y hasta que los estudiantes e investigadores estén libres de la falta de sentido común de que esta idea no puede ser retada en el salón de clases o en la literatura profesional, permaneceremos atados en la clase de ignorancia la cual ha resultado, para nuestra vergüenza, en resultados tan bajos en los estudiantes de los Estados Unidos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison