¿Por qué escogemos aceptar o rechazar el cristianismo?

Por, Matt Slick

El 29 de agosto de 2015, debatí con un musulmán, Shadid Lewis, sobre el tema, “¿Por qué escogemos aceptar o rechazar el cristianismo?”. A continuación, presento mis notas de mi declaración al principio del debate. No estoy usando todas las notas del debate en este artículo.

_______________________________

El título de nuestro debate es, “¿Por qué escogemos aceptar o rechazar el cristianismo?”. Como teólogo cristiano, y en particular, alguien que sostiene la teología reformada, escogí seguir a Cristo, porque en primer lugar, Él me escogió a mí. La Biblia dice, en 2ª Tesalonicenses 2:13 (“Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, pues Dios os escogió como primicias para salvación, en santificación de espíritu y fe verdadera”). Filipenses 1:29 (“Porque a vosotros os ha sido concedido a causa del Mesías, no sólo que creáis en Él, sino que también padezcáis por Él”), dice que a nosotros se nos ha concedido creer en el Cristo. Y Jesús en Juan 6:28-29 dice: “Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios? 29 Respondió Jesús, y les dijo: Ésta es la obra de Dios: que creáis en el que Él envió”, que la salvación es la obra de Dios el Padre.

Yo no soy cristiano a causa de algún tipo de sabiduría propia, ni tampoco por alguna capacidad para reconocer que necesitaba de Dios, o por mi lógica, y menos por algunos posibles buenos atributos. Más bien, soy cristiano por causa de la gracia divina de Dios que Él, en su infinita misericordia, derramó sobre mí para que fuera capaz de creer en Él, ser perdonado de mis pecados, y haberme dado la vida eterna.

Por lo tanto, le doy a Él la gloria y el honor, y alabo a Dios, quien en Su misericordia, me concedió el que viniera a Cristo: “Y decía: Por esto os he dicho que nadie puede venir a mí, si no le ha sido dado del Padre” (Juan 6:65).

Mis razones no necesitan estar basadas en mis preferencias o mi criterio. Esto es, subjetivo. Más bien, me enfoco en Dios. Por lo tanto, y desde mi perspectiva, permítame explicarle por qué escogí ser cristiano.

  1. El testimonio de mi conversión
    1. Yo amo a Dios porque Él me amó primero (1ª Juan 4:19: “Nosotros amamos, porque Él nos amó primero”).
    2. En el oriente medio, muchos musulmanes están experimentando visiones de Jesús. Creo que esto es posible.
    3. Cuando tenía 17 años…
    4. Así que, escogí ser cristiano por la misericordia infinita de Dios, Su divina gracia, y el que me haya concedido creer en Él. Él me ha cambiado y ha hecho posible que crea, porque en mi naturaleza pecaminosa, no tenía sabiduría, ni era lo sobradamente inteligente, o nunca fui lo suficientemente bueno para venir a Él.
  2. La segunda razón por la que debemos aceptar el cristianismo, es porque sólo en el cristianismo es donde una persona puede ser perdonada de sus pecados.
    1. Debido a que estamos debatiendo del cristianismo, del islam pasaré por alto las demás perspectivas religiosas.
    2. En el islam el perdón de pecados es por obras y por la voluntad arbitraria de Alá.
      1. Sura 66:8-9: ¡Creyentes! ¡Volveos a Alá con sincero arrepentimiento! Quizá vuestro Señor borre vuestras malas obras y os introduzca en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos. El día que Alá libre de vergüenza al Profeta y a los que con él creyeron… Su luz correrá ante ellos y a su derecha. Dirán: "¡Señor! ¡Perfecciónanos nuestra luz y perdónanos! Eres omnipotente. 9. ¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas! ¡Muéstrate duro con ellos! Tendrán la gehena por morada. ¡Qué mal fin...!
      2. Sura 23:101-103: Y, cuando se toque la trompeta, ese día, no valdrá ningún parentesco, ni se preguntarán unos a otros. 102.  Aquéllos cuyas obras pesen mucho serán los que prosperen. 103.  Aquéllos cuyas obras pesen poco, serán los que se hayan perdido y estarán en la gehena eternamente.
      3. Sura 5:9: Alá ha prometido a quienes crean y obren bien perdón y una magnífica recompensa.
    3. ¿Pero significa esto que la salvación está basada en lo que ellos hacen? Las obras, el querer hacer el bien, y no el mal, y con suerte, en su dios Alá, ellos podrían ser perdonados. ¿Es esto esperanza?
    4. ¿Están ellos haciendo suficientes obras? ¿Podría algún musulmán decir que está haciendo suficientes obras?
    5. Cuando la salvación depende en parte de nuestra bondad, entonces, esto se vuelve arrogancia.
    6. En el islam, el perdón sólo está garantizado cuando Ud. muere tratando de derramar la sangre de otra persona en la yihad.
    7. En el cristianismo, el perdón está garantizado cuando Ud. muere al creer en Cristo, quien derramó Su sangre por nosotros.
    8. La salvación es por gracia, no por obras.
      1. Romanos 3:28: “ Sostenemos entonces que el hombre es declarado justo por la fe, sin las obras de la ley”.
      2. Romanos 4:1-5: “¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? 2 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. 3 Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. 4 Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; 5 mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”.
  3. La tercera razón por la que debemos aceptar escoger el cristianismo es porque sólo en las Escrituras vemos que la obra de Dios se revela a través de la profecía.
    1. Jesús nació de una virgen:
      1. Isaías 7:14: “Por tanto, Adonay mismo os dará señal: He aquí, la virgen quedará encinta y dará a luz un hijo, Y llamará su nombre Emmanuel”.
    2. Nació en Belén:
      1. Miqueas 5:2: “Pero tú, Bet-léhem Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, De ti me saldrá el que será Caudillo en Israel”.
    3. Sería traspasado, llorarían por causa del unigénito y se afligirían como por el primogénito:
      1. Zacarías 12:10: “Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalem espíritu de gracia y de oración, y me mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por causa del unigénito, y se afligirán por Él como quien se aflige por el primogénito”.
      2. Salmo 22:1: “¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has desamparado? ¿Por qué estás lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?”
      3. Leer, Salmo 22:11-184.
  4. La cuarta razón por la que debemos aceptar el cristianismo es porque solo, en las Escrituras cristianas vemos la verdadera santidad de Dios el cual no rebaja Su santidad al nivel del hombre pecador.
    1. En el cristianismo, Dios no acepta nuestro arrepentimiento manchado por el pecado. Él es demasiado santo para aceptarlo.
      1. 1ª Pedro 1:16: “porque está escrito: Sed santos, porque Yo soy santo”.
    2. En el islam, el dios Alá acepta los esfuerzos sinceros del pecador, esfuerzos que nunca jamás serán ni santos, ni puros. En el cristianismo, la santidad es la impresionante perfección de Dios, Su pureza y maravilla. Él no puede pecar, no puede mentir, no puede engañar a las personas, y no puede exigir nada diferente a Su santa perfección.
    3. Sí, estamos obligados a arrepentirnos de nuestros pecados, y debemos ser sinceros. Dios deshecha la hipocresía.
    4. En el Islam, el dios Alá acepta los esfuerzos de los musulmanes, manchados por el pecado.
    5. Porque esto, es todo lo que queda cuando Ud. no tiene a Dios pretendiendo hacer lo que Ud. nunca logrará hacer.
    6. El Dios de las Escrituras cristianas no puede aceptar –para el perdón de los pecados– el arrepentimiento sincero de una persona porque estaría mostrando favoritismo, lo cual está mal:
      1. Santiago 2:2-4: “Porque si en vuestra sinagoga entra un hombre con anillo de oro, con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, 3 y miras con agrado al que trae ropa espléndida, y dices: Siéntate tú aquí confortablemente, y dices al pobre: Quédate tú allí de pie, o: siéntate aquí debajo de mi escabel; 4 ¿no seríais parciales entre vosotros mismos viniendo a ser jueces de malos pensamientos?”.
  5. La quinta razón por la que debemos aceptar el cristianismo es porque sólo a través de las Escrituras cristianas, vemos la verdadera justicia de Dios.
    1. El pecado es quebrantar la ley de Dios:
      1. 1ª Juan 3:4: “Todo el que practica el pecado, también practica la infracción de la ley, porque el pecado es infracción de la ley”.
    2. Las leyes tienen castigos.
    3. Si Dios ignora Su propia ley, entonces, no sería justo.
    4. Analogía del juicio injusto:
      1. Si hay un hombre que asesinó y de acuerdo a la ley, debe ser sentenciado a muerte, pero el juez ignora la ley y le da libertad al hombre, ¿sería este un juez justo?
    5. Cuando una persona peca contra Alá, ¿no es correcto que Alá juzgue a esa persona de acuerdo a su ley justa? Sí. ¿Es correcto ignorar la ley? No.
    6. Pero en el islam, Alá ignora su propia ley cuando perdona a una persona. Él no cumple el requisito de la ley castigando al pecador. Más bien, él descarta su propia ley. La ignora totalmente. ¿Cómo puede Alá ser verdadero si exige santidad y justicia pero ignora su propia santidad y justicia cuando perdona a un musulmán e ignora la justicia de su propia ley?
    7. ¿Cómo puede ser Alá justo si ignora su propia ley?
    8. ¿Cómo satisface Alá el justo requisito de la ley?
    9. En el cristianismo, Dios no ignora Su propia ley. Él la cumple.
      1. Él se convirtió en uno de nosotros, y nació bajo Su misma ley.
      2. Él nunca pecó:
        1. 1ª Pedro 2:22: “El cual no hizo pecado, ni fue hallado engaño en su boca”.
      3. Él llevó nuestros pecados.
      4. Los pecados son las deudas legales por quebrantar la ley de Dios, pero son transferibles...
      5. Nuestra deuda legal por el pecado fue transferida a Cristo al morir en la cruz, cumpliendo todos los requisitos de la ley.
      6. Por lo tanto, en el cristianismo la ley no es ignorada por Dios; es cumplida. Por lo tanto, el Dios del cristianismo es justo.

NOTA: Las citas bíblicas en el artículo, son tomadas de la Biblia Textual (BTX3) 3ª Edición (2010). Las citas de enlace, son de La Biblia de las Américas (LBLA).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison