¿Por qué este tema?

Por, Matt Slick

El motivo por el cual agrego esta sección es doble: Primero, existe una lenta, pero firme apostasía que se está metiendo en muchas de las denominaciones llamadas cristianas. Muchos grupos que declaran usar el nombre de Cristo, están defendiendo e introduciendo principios anti cristianos. Segundo, parece que la mayoría de los cristianos no están siendo entrenados adecuadamente ni están lo suficientemente motivados para cumplir con la Gran Comisión:

  • Mateo 28:19-20: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…”

Pero para llevar a cabo esta comisión, los cristianos necesitan ser discipulados para que se conviertan, a su vez, en hacedores de discípulos. Esto significa conocer la doctrina básica cristiana, conocer la Biblia y ser capaces de defender la fe cristiana.

Esto no quiere decir que cada cristiano tenga que estar entrenado en el seminario, que memorice todo el Nuevo Testamento y que se coloque en las esquinas de la ciudad proclamando acerca de Jesús. Lo que estoy hablando, es acerca del conocimiento básico de la Palabra de Dios así como lo básico del evangelismo y la doctrina, que nos ayudarán a hacer lo que Jesús nos encargó: Hacer discípulos.

Cuando enseño en seminarios acerca del cristianismo, de los cultos no cristianos y de apologética, siempre les hago encuestas a los estudiantes. Les pregunto cuántos pueden citar versículos que defiendan la deidad de Cristo. Generalmente contestan dos personas de cincuenta. Cuando les pido que me expliquen la diferencia entre la justificación y la santificación, raramente hay alguien que la explique. Cuando pregunto cuántos han compartido su fe y presentado el evangelio con alguien en el último año, sólo uno de cinco dicen que lo han hecho. Y no estoy hablando de bebés cristianos. Estos son cristianos “veteranos” que han estado por años en sus iglesias.

Apostasía significa separarse de la verdad. En la medida en que los cristianos adoptan las ideas del mundo por encima de la Escritura, ellos cometen apostasía. El mundo quiere que nosotros dejemos las cosas como están, que adoptemos una posición de tolerancia acerca de otras religiones e ideas que están en contra vía de la Escritura y que permitamos, simplemente, que la cultura continúe su camino hacia el incremento de la inmoralidad e irreverencia. Jesús nos ha dado una comisión y es, la de hacer discípulos y para hacerlo significa que tenemos que estar preparados y centrados sólo en la Biblia, en medio de un mundo que es hostil hacia el cristianismo bíblico. Llevar a cabo la Gran Comisión, significa que tenemos que permanecer orando, estudiando, aprendiendo, ofrendando, ser entrenados, estar activo, apoyar la iglesia, a los misioneros, a las viudas, a los huérfanos, etc. Algunas iglesias hacen esto; desafortunadamente, otras no. Sin embargo, todos debemos ser evangelistas, pero no para obtener un incremento en la membresía o para el crecimiento de la iglesia; sino para que hagamos a las personas seguidoras de Jesús.

La Gran Comisión (Mt 28:19-20) es el trabajo de Jesús a los creyentes; a cada creyente para que sean hacedores de discípulos. Esto no está dirigido solo al pastor y a los misioneros; está dirigido a todos en la iglesia. Tal vez Ud. sienta que no es llamado a ser un pastor, un misionero o un evangelista, y eso, está bien. Pero, ¿está orando por aquellos que son pastores, misioneros o evangelistas? ¿Está apoyándolos con sus ofrendas? ¿Está usando cualquier don que tenga para apoyar a la iglesia de forma que la Gran Comisión pueda ser llevada a cabo por aquellos que Dios por aquellos que Dios unge para servir?

La Gran Comisión es una comisión de amor dada a nosotros por el Dios de amor. Es la razón por la que Jesús nos pide que la hagamos. Las personas se están yendo al infierno. Jesús quiere que ayudemos a tantos como nos sea posible para que encuentren la salvación en Él. Él quiere que seamos Sus discípulos y así, hacer que otros sean también discípulos. ¿Está pasando esto en su vida y en la iglesia? ¿Está contribuyendo de alguna manera a la edificación del cuerpo de Cristo o sólo  va a la iglesia a tomar para sí? Si esto es todo lo que está haciendo, necesita hacer entonces algunos cambios.

En los Estados Unidos muchos cristianos están cómodos con sus vidas, con sus DVD, con sus plasmas, sus carros lujosos, fondos de retiro y sus predicadores de finos modales. La comodidad es importante para nosotros, pero nos puede engañar llevándonos a una relación liviana con Dios debido a que estamos llenando nuestras necesidades terrenales. Tal indiferencia destruye la urgencia, la independencia de la dependencia de Dios que entusiasma y motiva al creyente a la acción, cuando Dios provee milagros y continuamente nuestras necesidades. También creo que muchos pastores están fallando en hacer lo que la Biblia les ordena hacer: Equipar a los santos (Ef 4:12). Sospecho que muchos pastores están más preocupados en no ofender a sus propias congregaciones con la predicación de todo el evangelio que con difundir la verdad del mismo, no sea que las personas busquen otra iglesia donde sentirse más cómodos. Crecer en Cristo significa volverse maduro y recoger su cruz diaria para seguir a Jesús. El pastor no está para cuidar a niños cristianos. Él no está para hacerlos sentir cómodos y para consentirlos malcriándolos, ni tampoco está allí para reflejar las tendencias sociales actuales y morales del ambiente secular. Él está allí para equipar a los santos, para llamarlos al arrepentimiento y a la santidad, para presentar la Palabra de Dios y enseñarles a que sean más como Jesús (Ef 4:12), y ayudarlos a madurar en Cristo para que puedan convertirse en personas de acción, así como también en personas de amor.

El evangelio no se trata solo del nuevo nacimiento, es acercar de negarse a sí mismo tomando Su cruz cada día y seguirlo (Lc 9:23), es acerca de oración, de apoyar a cristianos que enseñan, es acerca de llevar las cargas de otros, de defender la fe, de levantarse por justicia y mucho más. Para muchos cristianos, tomar la cruz del Señor y seguirlo es demasiado pedir. Sin embargo, si es fácil dejar caer un cheque en la bandeja de la ofrenda y pensar, que como cristiano, ha hecho su parte. Con esto solo se compra una salida a las responsabilidades.

¿Es esto demasiado duro?

Si piensa que estoy siendo demasiado duro, permítame decirle que conozco a muchos cristianos que toman su fe muy seriamente, que están aprendiendo y aplicando la Palabra de Dios y haciendo lo que pueden para extender el reino de Dios, ya sea predicando, ofrendando, siendo testigos, enseñando, trabajando para la iglesia o viviendo vidas santas. De igual forma, sé que existen pastores cuyo trabajo es equipar a sus congregaciones y cuya obra amorosa de pastorearlos con toda sinceridad y obediencia a Cristo. Para todos Uds., ¡alabo a Dios por Su obra milagrosa en Uds.!

Los pastores tienen delante de sí un tremendo trabajo. Deben predicar la Palabra de Dios, enseñar a la congregación, ofrecer consejería, ser un modelo de piedad y equipar a los santos. Es difícil de hacer, especialmente cuando el secularismo está lentamente penetrando en las mentes y los corazones de los cristianos. Estadísticamente y con relación a los temas morales, los cristianos están mal parados. De acuerdo a Barna Research (En Internet), aquellos que afirman ser nacidos de nuevo, el 23% cree que el aborto debería ser legal; el 34% cree que la homosexualidad es correcta; el 36% cree que está bien que una mujer y un hombre vivan sin casarse; el 37% dice que blasfemar es aceptable; sólo el 20% cree que beber es algo equivocado, etc. Y esto, además de ser triste, es peligroso. Seguramente, podría decir que ellos no son cristianos “verdaderos”, y espero que esté en lo correcto. Pero las estadísticas son verdaderas y aquellos que verdaderamente han nacido de nuevo deberían estar afuera luchando contra el aborto, la homosexualidad, las borracheras, etc. así como también orando y buscando un avivamiento en las iglesias cristianas.

Las personas tienen un pie en el infierno. El enemigo está llevando encubiertamente los falsos evangelios a los cultos, la proliferación de religiones falsas en el mundo, los principios humanísticos en los colegios y el relativismo moral en la sociedad. Los cristianos no están supuestos a ser los guardias del acuario. Están supuestos a ser pescadores de hombres. Los cristianos están supuestos a confrontar al mundo de una forma sabia y amorosa. Esto es lo que la Biblia dice que se haga y para llevar esto a cabo, los cristianos necesitan una verdadera cosmovisión cristiana con el deseo de esparcir el evangelio en todo lugar.

La iglesia cristiana, ¡necesita despertar!

El cristianismo se encuentra bajo un ataque continúo e incrementado día a día. En Estados Unidos, las leyes han sido aprobadas para reducir y quitar nuestra libertad religiosa. La oración ha sido eliminada de las escuelas y colegios, los 10 mandamientos han sido quitados de las cortes de justicia. La televisión y el cine están constantemente mostrando a los cristianos como fanáticos ignorantes. Las universidades atacan constantemente los absolutos del cristianismo y algunos promueven el misticismo oriental, la brujería, el relativismo e intenciones ocultas de los homosexuales sobre las personas, incluida la iglesia, ¡y está funcionando! Los cristianos están empezando a escuchar las falsas enseñanzas de un mundo caído y retractándose de las doctrinas bíblicas como la Trinidad, la deidad de Cristo, de que Jesús es el Único Camino, de los absolutos morales y de que habrá un Día de Juicio donde se enviarán a los no salvos al mismo infierno. ¡Estas son señales de la apostasía dentro de la iglesia!

Una vez más, permítame agregar, que no todos los cristianos son apáticos y mundanos. Existen muchas iglesias con pastores piadosos que están enseñando todo el consejo de Dios (Hechos 20:27: “porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.”) Existen muchas iglesias con miembros que están aprendiendo la Palabra de Dios, que están testimoniando y trayendo a personas a los pies del Señor y que se levantan a clamar justicia. Es por causa de personas como ellos que el evangelio se predica y se extiende alrededor del mundo. Existen más cristianos vivos ahora que antes. Pero también hay más musulmanes que antes, más mormones, más testigos de Jehová, más ateos, etc. que antes. No nos rindamos ni nos desanimemos. Apoyemos a otros en oración. Estudiemos para presentarnos aprobados delante de Dios (2ª Timoteo 2:15: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.”) Ofrendamos en forma apropiada. Testifiquemos. Tomémonos el riesgo por Jesús. Hagamos lo que Jesús pide que hagamos.

  • Mateo 28:18-20: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison