¿Por qué nos creó Dios?

A esta pregunta, se han ofrecido muchas respuestas diferentes, y pienso, que la respuesta verdadera es una mezcla de temas bíblicos que giran alrededor del amor, sacrificio y comunión. Definitivamente, Dios es auto suficiente, así que, nada le falta a Él ni tiene algún vacío que deba ser llenado. 1ª Juan 4:8 registra que Dios es amor. En Juan 3:16, que, “Porque de tal manera amó Dios al mundo…”. Podemos ver, que la naturaleza del amor es dar. Aún más, en Juan 15:13, Jesús afirma: “Nadie tiene amor mayor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”. Además, en 1ª Corintios 1:9, se afirma que fuimos llamados “a la comunión de su Hijo JESUCRISTO, Señor nuestro”.

Sencillamente, parece que Dios deseó crearnos para que Él pudiera ser capaz de amarnos. Creo que esto es evidente en la forma en que se inició la creación. Dios caminó con Adán y Eva en el paraíso. Vemos que después de su pecado, fue el Señor quien vino a buscarlos (Génesis 3). Ellos fueron los que se escondieron, pero Dios los buscó. Deseaba estar con ellos y amarlos. Por lo tanto, Él estableció el sistema de sacrificios cubriendo a Adán y a Eva con pieles de animales. Claro está que, esta, fue una representación del sacrificio de Cristo que vendría y por medio del cual los cristianos serían lavados y redimidos. El deseo de Dios de tener comunión y amarnos no es por alguna debilidad en Él, sino una manifestación de Su carácter de amor.

Si Dios nunca nos hubiera creado, no lo disminuiría en absoluto. Él no necesitaba crearnos debido a que algo faltara en Él. Más bien, Él simplemente desea amarnos y tener comunión con nosotros.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison