Predicación en la calle cerca de clínicas de aborto

Por, Tony Miano
Editado por, Matt Slick

Pocos lugares presentan tantos retos al predicador de la calle como lo hacen las clínicas de aborto. Pocas situaciones son más urgentes y volátiles que la de predicarles a las personas que están entrando en un edificio para asesinar a sus hijos no nacidos. Este artículo presenta sugerencias prácticas para predicar cerca de estas clínicas.

Reconocimiento

Familiarícese con la clínica de aborto y sus alrededores. Reúna información como la que sigue:

  1. ¿Cuáles de las entradas o salidas de la clínica son usadas por los clientes?
  2. ¿Qué tan cerca puede colocarse a esas entradas o salidas pero en áreas públicas, como la acera o el sardinel?
  3. Si existen restricciones en el uso de sonido amplificado, ¿cuál es la restricción del mismo en el área de la clínica de aborto?
  4. ¿Cuáles son los días de la semana y las veces que en el día practican el aborto quirúrgico y químico?

Lo anterior, puede hacerse llamando a la clínica.

La clínica de aborto tratará por todos los medio posibles de hacer que el predicador de la calle abandone el área de la clínica. Con la información relacionada con las operaciones de la clínica, sabiendo dónde termina y empieza la propiedad, y entendiendo las normas locales que podrían regular la actividad, no solo preparará al predicador para cualquier oposición que podría enfrentar, sino que también le dará más seguridad cuando esté predicando.

Señales/pancartas/letreros

Existen dos escuelas de pensamiento con relación al uso de señales fuera de las clínicas de aborto. Algunos creen que el uso de imágenes gráficas de bebés abortados, enfocadas en la muerte del bebé, es una buena visual de disuasión para los que entran en estas clínicas. Otros creen que imágenes mostrando a un bebé vivo no nacido, son visuales más efectivas y menos ofensivas de disuasión.

Ambas escuelas de pensamiento, tienen sus méritos. La decisión de usar o no señales, y qué clase usar, es una cuestión de conciencia y es por lo tanto, una decisión de la persona.

Una tercera opción para aquellos que quieran usar señales fuera de las clínicas de aborto, es la de realizar señales que tenga texto, no imágenes. Expresiones breves y apropiadas o versículos de la Biblia pueden hacer las imágenes más efectivas.

Las señales pueden ser herramientas muy efectivas, tanto pidiéndoles a las personas que no asesinen a sus bebés no nacidos, como comunicándoles la verdad, es comprar, una cantidad limitada de tiempo.

Ruego/súplica

El evangelista, en la mayoría de los casos y fuera de la clínica de aborto, tendrá sólo segundos para comunicar el mensaje. Y esto será, entre el tiempo que le lleva a las personas a caminar del vehículo de ellos, a la entrada de la clínica. En la mayoría de los casos, no habrá suficiente tiempo para hacer una presentación completa de la ley y del evangelio. Citar Hebreos 4:12, a los que entran en la clínica de aborto es la mejor alternativa del evangelista.

Aquí hay un ejemplo de versículos para usar, cuando les súplica a aquellos que se dirigen a las clínicas de aborto:

  • Génesis 1:27: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.
  • Salmo 22:9-10: “Pero tú eres el que me sacó del vientre; El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre. \P Sobre ti fui echado desde antes de nacer; Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios”.
  • Salmo 127:3: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre”.
  • Salmo 139:13-16: “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. ro Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. gr No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra. F Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas”.
  • Proverbios 3:7, 27: “7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal. il No te niegues a hacer el bien a quien es debido, Cuando tuvieres poder para hacerlo”.
  • Proverbios 6:16-19: “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: s Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos”.
  • Proverbios 14:12: “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte”.
  • Proverbios 15:3: “Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos”.
  • Proverbios 28:14: “Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal”.
  • Eclesiastés 12:13-14: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. 14 Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala”.
  • Isaías 1:15: “Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos”.
  • Isaías 5:20: “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!”.
  • Lucas 2:6-7: “Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón”.
  • Apocalipsis 21:8: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

Además de citar las Escrituras, aquí hay algunas frases cortas que uno puede comunicar rápidamente a aquellos que caminan hacia las clínicas de aborto:

  • “Existen alternativas para no asesinar a su bebé”.
  • “Deme su bebé. Permita que su bebé viva y le ayudaré a encontrar una familia para que adopte a su bebé”.
  • “Ud. sabe que esto, es una equivocación, porque Dios le ha dado una conciencia”.
  • “Dios odia el asesinato. Por favor, no asesine a su bebé”.
  • “Dios conoce a su bebé. Él formó a su bebé en su vientre”.
  • “Por favor, no asesine a su bebé. Él o ella han sido creados a la imagen de Dios”.
  • “Por favor, no peque contra Dios de esa manera. Ud. estará delante de Él para darle cuentas de lo que Ud. hará”.
  • “Ud. está tomando una decisión. Ud. está terminando una vida. Está matando a su bebé”.
  • “Ud. no dejará de ser madre aunque asesine a su bebé. Siempre lo será”.

Cada una de las declaraciones anteriores, es verdadera. Al ver impresas estas frases, le podrán parecer duras. El tono de voz –el cual se tratará posteriormente en el artículo– es una clave importante para comunicar de forma efectiva estas verdades con las personas que están entrando en una clínica de aborto. Un tono sincero y de súplica en la voz ayudaría a expresar la verdad con amor, sin suavizar el impacto de la verdad en el corazón y en la mente del oyente.

Predicar

La tensión en el aire fuera de una clínica de aborto, es palpable. Nadie que trabaje en una clínica de aborto, o que vaya a una clínica de aborto, quiere ver a un ministro predicador de la Palabra fuera de la clínica. Esta es la razón por la que con frecuencia llaman a la policía. Además, cada día existe la posibilidad de un asalto físico. Las personas que entran y salen de una clínica de aborto están siempre llenas de tristeza, luto, pérdida, odio, ira,  miedo, confusión, indiferencia enfermiza, soberbia, y una cantidad de otras emociones. Mientras que algunos pueden no mostrar afectos emocionales, nadie se siente feliz al llegar a una de esas clínicas.

Cuando el predicador predica, con frecuencia lo hace a las personas que no ve; aquellos dentro de la clínica. Esta es la razón por la que algunas veces es necesario predicar en voz más alta en comparación a otros lugares, ya que simplemente, para ser escuchados dentro de la clínica.

Debido a las circunstancias, cuando presente la ley de Dios, el predicador deberá enfocarse en el sexto mandamiento, “No asesinarás”. El asesinato se define como quitarle la vida a otro ser humano, en forma premeditada y traidora. Esto es lo que sucede cada día dentro de las clínicas de aborto: el asesinato de bebés no nacidos. Pero las buenas nuevas, es que hay perdón y liberación de la culpa a través  de Jesús. Lea por favor, “¿Es Ud. una mujer cristiana que ha practicado un aborto?”).

El aborto es un acto de amor egoísta en el cual, los padres colocan el amor de ellos antes que el amor por Dios y otras personas; especialmente su bebé no nacido. El predicador de la calle debe por tanto, enfatizar los dos más grandes mandamientos enseñados por Jesús:

  • Mateo 22:35-40: “Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: 36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”.

La predicación no solo debe ser dirigida a aquellos que entren a una clínica de aborto, sino también hacia aquellos que participan llevando a cabo los abortos: doctores, enfermeras, técnicos, recepcionistas y guardias de seguridad. Todos los que trabajan en esas clínicas, son responsables por la muerte de los bebés. Todos son facilitadores, accesorios, antes y después del hecho.

El perdón se encuentra en Jesús

Se debe enfatizar en la gracia, misericordia y perdón a través  de la cruz de Cristo y Su evangelio glorioso, mientras se predica en las afueras de las clínicas de aborto. Mientras que la ley de Dios puede, y detendrá la boca de aquellos que se justifican (Romanos 3:19-20), es el evangelio el que es poder de Dios para salvación (Romanos 1:16). Sí, la ley de Dios es buena cuando es usada legítimamente (1ª Timoteo 1:8), pero es Jesucristo y a Él crucificado a quien el predicador debe proclamar por encima de cualquier otra cosa (1ª Corintios 2:1-2roColosenses 1:28). Por lo tanto, el énfasis es confiar en Jesús y Su muerte, no en la muerte que se llevará a cabo dentro de la clínica de abortos, para ser perdonados de todos sus pecados. El evangelio debe ser predicado después de presentar la ley.

Recuerde, que el objetivo del predicador de la calle, fuera de la clínica de aborto, es ver que Dios salve vidas y salve almas. Nunca deberá predicar como juez autoproclamado y como jurado:

  • Santiago 4:12: “Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?”

Por lo tanto, el predicador debe equilibrar la predicación del pecado, justicia, control propio y el juicio venidero (Juan 16:8; Hechos 24:25) con la salvación por la sola gracia de Dios (Efesios 2:8-9), a través  de la sola fe en Jesús (Romanos 1:17), en solo Jesucristo (Hechos 4:12).

El tono de voz

Existe una fina línea entre la indignación y la ira pecaminosa. Es muy fácil cruzar de la justicia a la pecaminosidad cuando se súplica y predica afuera de una clínica de aborto. Hay vidas en juego. Las pasiones son fuertes. La indignación hacia el asesinato de un bebé no nacido y aquellos que cometen esos actos, es difícil de manejar.

Sin embargo, a los cristianos se les ordena, por Dios y Su Palabra, hablar la verdad en amor:

  • Efesios 4:15, 29: “15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes”.

Las palabras siempre deben ser aceptables a Dios (Salmo 19:14). El predicador de la calle, no debe ser imprudente con su discurso (Eclesiastés 5:2), y debe ser diligente para nunca responder con la misma moneda y nunca injuriar cuando es, injuriado (1ª Corintios 4:12; 1ª Pedro 2:23; 3:15-16).

Sin importar cuán tensa y urgente sea la situación, aquellos que entran y salen de una clínica de aborto, deben escuchar amor en la voz del predicador, tanto en su súplica como en su predicación.

Conclusión

La predicación en la calle, afuera de una clínica de aborto es un ministerio realmente importante. Es un reto espiritual y emocional. Puede ser, físicamente peligroso. No es para un corazón débil o para el inmaduro espiritualmente. Cuando se hace bíblicamente, sobriamente y con amor, la predicación en la calle, afuera de estas clínicas puede, y es usada por Dios para salvar vidas de niños no nacidos y las almas de aquellos que participen en el asesinato de los no nacidos.

Nota acerca del autor: Tony Miano, ministra todos los martes en la mañana afuera de la clínica de aborto “Family Planning Associates”, en Mission Hills, California.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison