Profesores enfrentarán despidos por rehusar aceptar el matrimonio gay

Por, Matt Slick

Un experto legal ha advertido, que profesores que rehúsen apoyar el matrimonio gay desde el salón de clases, podrían enfrentar despidos bajo reformas gubernamentales controversiales

Se afirma, que dentro de poco, los colegios tendrán derechos legales de despedir el personal que  obvie usar historias o libros de textos que promuevan bodas del mismo sexo.

Aidan O’Neill, superior de QC y experto en libertad religiosa y derechos humanos, advirtió también que los padres que rechacen el matrimonio gay que le están enseñando a sus hijos, no tendrán derecho a retirar a sus hijos de esas lecciones.

Él dijo, en un reporte, que cualquier decisión que redefina el matrimonio tendrá consecuencias de gran alcance, tanto para colegios, como para hospitales, guarderías y edificios públicos.

Es probable que el impacto más serio se presente en las iglesias donde los pastores/vicarios y sacerdotes que celebran ceremonias matrimoniales, los cuales, podrían ser llevados a corte por rehusar celebrar una boda gay, dijo él.

Las conclusiones –del comisionado en asesoramiento jurídico de la Coalición para el Matrimonio (Coalition for Marriage)– llegan en medio de una caída continúa sobre los planes del gobierno, para deshacer la ley –con siglos de antigüedad– sobre el matrimonio.

Al principio de este año, los ministros han emprendido una consulta sobre las propuestas para legalizar las bodas homosexuales. David Cameron ha dicho, que está comprometido a impulsar este cambio, durante el 2015.

El plan está siendo respaldado por los demócratas liberales, y muchos conservadores de alto rango, aunque ha provocado una violenta reacción entre algunos miembros del parlamento y grupos cristianos.

El mes pasado, la iglesia católica romana tenía en su poder, una carta leída en todas sus 500 parroquias católicas de Escocia animando a los feligreses a oponerse a los intentos de “redefinir” el matrimonio al norte de la frontera.

Sharon James, portavoz de Coalición para el Matrimonio, dijo que el cambio, propuesto en la ley tendría un efecto serio en los colegios, lo que representaría un “asalto sin precedentes de los derechos de los padres”.

“Este es un camino peligroso de transitar y uno que debe ser resistido”, dijo ella.

“La redefinición del matrimonio, sería como pisotear el derecho de una persona de apoyar el matrimonio como la unión exclusiva entre un hombre y una mujer, ya sea esa persona un maestro, un padre o una madre, un padre adoptivo, o un registrador de matrimonio. Los únicos ganadores de un cambio en la ley del matrimonio, serán los abogados”.

El Sr. O’Neill –basado en The Matrix Chambers– ha analizado el efecto que tendría cualquier cambio en la base jurídica del matrimonio en una serie de instituciones públicas.

Él describió un escenario ficticio en el cual, a un maestro cristiano se le pide que use un libro, llamado Rey & Rey, una historia de un príncipe que se casa con un hombre, produciendo así, una obra basada en el cuento.

El QC sugirió que cualquier rechazo a cumplir, tendría “motivos para el despido de su trabajo”, a causa de un fallo judicial que la creencia religiosa no puede ser usada por los empleados, “para exigir cambios en las condiciones de sus empleos”.

El Sr. O’Neill también advirtió que los padres que objeten que se enseñe el matrimonio gay, no tendrían derechos de sacar a sus hijos de las lecciones por razones de conciencia religiosa.

“Si el matrimonio gay es introducido, el colegio estaría en su derecho legal de rechazar los deseos de los padres de los niños, argumentando que es, bajo una obligación legal de promover su propia igualdad, cualquiera sea el costo”, dijo él.

También afirmó en el informe, que no tendría sentido que el gobierno prometa proteger a las iglesias y otras confesiones de fe que objeten el matrimonio gay.

El Sr. O’Neill insistió que los vicarios/pastores o sacerdotes serian impotentes para detener las parejas del mismo sexo que exijan las mismas bodas que les hacen a los heterosexuales bajo la convención europea de los derechos humanos.

Él sugirió, que las iglesias se encontrarían en una posición legal muy fuerte si fueran a detener la realización total de bodas, ya que se pondría fin a más de mil años de tradición.

Dijo él: “De hecho, las iglesias podrían protegerse mejor contra la posibilidad de cualquier tipo de litigios, al decidir no proveer, en absoluto, servicios de matrimonio, ya que no puede existir ninguna queja sobre discriminación en el suministro de servicios entre personas del mismo sexo y parejas de sexos opuestos”.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison