Proverbios para usar contra espectadores inoportunos

Por, Tony Miano
Editado por, Matt Slick

El libro de Proverbios, la pieza central de la literatura sapiencial en la Palabra de Dios, proporciona una gran cantidad de consejos que tratan contra espectadores inoportunos en las predicaciones en las calles. Los siguientes versículos comprenden una lista que he ido escribiendo en mis predicaciones de la Biblia en las calles. Algunos de los proverbios mencionados en la siguiente lista, son útiles, cuando se trata de reprender a los espectadores inoportunos. Otros tratan con la actitud de corazón del predicador cuando es confrontado por este tipo de personas. Otros, dan consejos de cómo no responder o cuando, simplemente, mantenerse callado.

Un consejo y una precaución para los predicadores en las calles

La Palabra de Dios es una espada poderosa –una que debe ser manejada con mucho cuidado y respeto. Es muy fácil, aun para el cristiano muy maduro, usar la Palabra como un martillo para pegarles a las personas en un intento de someterlos. Esto puede fácilmente suceder en el ambiente emocionalmente cargado de la predicación en las calles.

La Palabra de Dios no deberá ser usada como un relajante humorístico, para burla de espectadores molestos, o para que el ego del predicador se crezca. La ley del Señor es buena si se usa correctamente; como Dios manda (1ª Timoteo 1:8). La Palabra de Dios es, como espada de dos filos (Hebreos 4:12). La Palabra de Dios es “útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2ª Timoteo 3:16). Pero si el predicador al aire libre, saca la espada de la vaina simplemente, para ver qué tanto sabe la persona que interrumpe, o simplemente para probar que conoce mejor la Biblia que ese espectador, entonces no está manejando responsablemente la verdad.

Algunas veces, es difícil que el predicador en la calle esté calmado, dejando de responder cuando es atacado verbalmente, y no permitir que la motivación de un espectador inoportuno le sabotee con un ataque contra la Biblia. Sin embargo, Dios le recuerda y advierte al cristiano cómo hablar, sin importar las circunstancias. Por lo tanto, y antes que lea los siguientes proverbios que puede usar contra estos espectadores inoportunos, por favor, tómese el tiempo para considerarlos:

  • Proverbios 16:23: “El corazón del sabio hace prudente su boca, Y añade gracia a sus labios”.
  • Proverbios 22:11: “El que ama la limpieza de corazón, Por la gracia de sus labios tendrá la amistad del rey”.
  • Colosenses 4:6: “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno”.
  • Tito 2:7-8: “presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, 8 palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros”.
  • Efesios 4:15: “sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo”.
  • 1ª Tesalonicenses 3:2-5: “y enviamos a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe, 3 a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos. 4 Porque también estando con vosotros, os predecíamos que íbamos a pasar tribulaciones, como ha acontecido y sabéis. 5 Por lo cual también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase en vano”.
  • Tito 3:1-3: “Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra. 2 Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. 3 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros”.
  • Santiago 2:11-13: “Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. 12 Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad. 13 Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio”.

Proverbios para usar contra espectadores molestos e inoportunos

Con cada proverbio, se ha incluido un comentario. Esperamos que sea un estímulo para mis compañeros predicadores en las calles:

  • Proverbios 1:7: “Todo el que quiera ser sabio debe empezar por obedecer a Dios. Pero la gente ignorante no quiere ser corregida ni llegar a ser sabia” (Traducción en lenguaje actual – TLA).

Este es, un buen versículo para compartir, con aquellos que insisten que no tienen miedo; ni aun, miedo de Dios. Solo el necio desprecia aquellos que buscan ayudarlo para llegue a tener sentido común, a través  de la proclamación de la ley de Dios y el evangelio.

  • Proverbios 3:7: “No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal”.

Muchos espectadores inoportunos piensan que son inteligentes e ingeniosos. Algunos, realmente creen que son tontos; los comentarios negativos son originales. Ellos son sabios en su propia opinión.

  • Proverbios 3:31-32: “No envidies al hombre injusto, Ni escojas ninguno de sus caminos. 32 Porque Jehová abomina al perverso; Mas su comunión íntima es con los justos”.

En ocasiones, los espectadores inoportunos idean planes para burlarse o atacar a los predicadores en las calles. He experimentado ambos. Aquellos que son inescrupulosos son una abominación al Señor. Algunas veces, es sabio advertir a la multitud de no seguir los pasos de esas personas. La falsa valentía de un espectador inoportuno, puede envalentonar a una multitud de personas, para que actúen de la misma forma.

  • Proverbios 5:21: “Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, Y él considera todas sus veredas”.

Las personas realmente piensan que ellos pueden, secretamente, guardar aspectos de sus vidas al Señor. Pero el Señor ve cada paso que toma la persona.

  • Proverbios 6:16-19: “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, es El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos”.

Este es un gran pasaje para el “Dios todo amoroso” de la multitud, donde muchos profesan ser cristianos. Dios, no sólo odia la conducta pecaminosa, Él también odia a los que pecan. Sí, el Dios que ama a los pecadores, también los odia. Pero porque Él es Dios, Él lo puede hacer con perfecta coherencia.

  • Proverbios 10:23: “El hacer maldad es como una diversión al insensato; Mas la sabiduría recrea al hombre de entendimiento”.

No tenga temor de dejarle saber a las personas impías que ellos se comportan imprudentemente. Los espectadores inoportunos, especialmente aquellos que son adolescentes –si su comportamiento es inmaduro– querrán obtener la atención de otros.

  • Proverbios 11:9: “El hipócrita con la boca daña a su prójimo; Mas los justos son librados con la sabiduría”.

Algunos espectadores inoportunos, tienen alcantarillas por boca. Solo una persona sin Dios, habla tan asquerosamente como algunos de estos espectadores hacen.

  • Proverbios 11:12: “El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; Mas el hombre prudente calla”.

El ataque ad hominem, debe ser un estímulo para el predicador al aire libre. La razón de esto es, porque aquellos que se rebajan a ataques personales revelan que no tienen argumentos inteligentes qué hacer contra el predicador y su mensaje.

  • Proverbios 12:1: “El que ama la instrucción ama la sabiduría; Mas el que aborrece la reprensión es ignorante”.

Si las personas lo injurian porque les señala el pecado de ellas a través  de la expresión verbal de la ley de Dios, la Biblia, los considera mentirosos.

  • Proverbios 12:17: “La gente honrada siempre dice la verdad, pero el testigo falso dice puras mentiras”.

Los espectadores inoportunos, con frecuencia mienten acerca de sí mismos, y mienten acerca de lo que ellos saben. Muchos afirman haber leído la Biblia y entienden lo que esta dice. Sin embargo, ellos no pueden responder preguntas básicas de escuela dominical acerca del libro que afirman conocer, pero que detestan rotundamente.

  • Proverbios 13:13: “El que menosprecia el precepto perecerá por ello; Mas el que teme el mandamiento será recompensado”.

Muchos espectadores inoportunos, blasfeman contra Dios con palabras de desdén y burla contra Su santa Palabra. Es bueno advertirles que por cada palabra despectiva, ellos amontonan más juicio sobre sus cabezas.

  • Proverbios 14:12: “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte”.

Estos espectadores son notorios por llamar a lo malo, bueno, y a lo bueno, malo. Aquellos que así lo hacen, se dirigen rápidamente al infierno.

  • Proverbios 15:3: “Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos”.

Dios es omnisciente y omnipresente. Sus ojos están en todo lugar; y escucha toda palabra dicha.

  • Proverbios 15:29: “Jehová está lejos de los impíos; Pero él oye la oración de los justos”.

Muchas personas inoportunas, asumen que Dios escucha sus oraciones. Pero Dios, sólo escucha las oraciones de Sus hijos; aquellos que Él ha adoptado, a través  del sacrificio y resurrección de Su Hijo, Jesucristo. Dios está alejado del impío. Él no se sienta en Su trono para responder los requisitos de aquellos que lo odian a Él (Leer, Isaías 1:15).

  • Proverbios 16:2: “Todo el mundo cree hacer lo mejor, pero Dios juzga las intenciones” (Traducción en lenguaje actual – TLA).

Con seguridad, la mayoría de las personas se consideran a sí mismas como buenas; no perfectas; sino iguales o mejor que la mayoría. Ellas creen que por su bondad, y no por la gracia de Dios, algún día se les permitirá entrar en el cielo. Ellas piensan que tienen un espíritu bueno, cuando en realidad, todos los días, Dios está molesto contra el espíritu impío de ellos.

  • Proverbios 17:3: “El oro y la plata se prueban en el fuego; nuestras intenciones las pone a prueba Dios”.

La predicación en las calles, puede, algunas veces, ser como una prueba de fuego. Dios permite a Sus predicadores experimentar tiempos de prueba, aun de persecución, para probar sus corazones. Es la bondad de Dios y Su amor por Su pueblo que les permite a ellos experimentar pruebas en sus vidas.

  • Proverbios 17:15: “El que justifica al impío, y el que condena al justo, Ambos son igualmente abominación a Jehová.

Los espectadores inoportunos piensan que el amor, la gracia y la misericordia de Dios son superiores a Su santidad, y a Su justicia. Dios es uno y es perfectamente coherente. Todos los atributos de Dios, todos Sus rasgos de carácter, son iguales y consistentes entre sí. El mismo Dios que perdona el pecado, es el mismo Dios que condena a los pecadores.

  • Proverbios 17:27: “El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido”.

Algunas veces, lo mejor es no decirle nada a los espectadores inoportunos.

  • Proverbios 19:21: “Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá”.

Sin importar lo que las personas piensen acerca de Dios, o lo que ellas creen que Dios hará por ellos, es Su plan el que se mantendrá. Las personas hacen grandes planes y se engañan a sí mismas al creer que los planes que ellas tienen para sus vidas, evitarán que los planes de Dios se cumplan en primer lugar.

  • Proverbios 21:2: “Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones”.

Muchos de estos espectadores, objetarán la ley de Dios, diciendo: “Dios conoce mi corazón”. La respuesta del predicador: “Estoy de acuerdo. Dios sí conoce su corazón, y ese es problema suyo. Lo que Ud. arrogantemente piensa que lo exonerará delante de Dios, es lo que un día lo condenará a Ud., delante de Él”.

  • Proverbios 27:19: “Como en el agua el rostro corresponde al rostro, Así el corazón del hombre al del hombre”.

Jesús dejó claro que lo que sale de la boca de una persona, revela la verdadera condición de su corazón. Los espectadores inoportunos pueden pensar lo que ellos quieran acerca de sí, pero su corazón engañoso e impío, es el verdadero reflejo de lo que ellos son.

  • Proverbios 28:1: “Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león”.

A quienes interrumpen con frecuencia me gusta llamarlos, los del “actuar fingido”. Ellos tienen suficiente coraje para “golpear y correr”, burlándose del predicador y del evangelio mientras se alejan. Muy pocos tiene el coraje de sostener sus convicciones para permanecer y defender sus posiciones. Ellos huyen, aunque nadie los esté persiguiendo.

  • Proverbios 28:5: “Los hombres malos no entienden el juicio; Mas los que buscan a Jehová entienden todas las cosas”.

Muchas de esas personas inoportunas, creen que la justicia es para otros, pero no para ellos. Ellos, justificarán los pecados más atroces, especialmente los de ellos, juzgando al predicador por atreverse a hablar acerca de pecado. Los impíos no pueden entender la justicia de Dios, ya que ésta, es algo espiritual; y los impíos están ciegos a todo lo que sea espiritual (1ª Corintios 2:14).

  • Proverbios 28:9: “El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable”.

Muchos espectadores inoportunos profesan ser cristianos; personas que han comprado la mentira que Dios es amor y juez. Cualquier persona de estas, que objeta la ley de Dios, necesita saber que el dios que él afirma conocer no escucha sus oraciones.

  • Proverbios 28:26: “El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado”.

El ateo declarado le falta sabiduría y entendimiento. Ellos confían en la infalibilidad de su intelecto para explicar la creación y las leyes naturales, de la lógica, de las matemáticas, etc. La Palabra de Dios es clara, de que tales personas puedan tener algún valor intelectual, pero al final, son solo tontos.

  • Proverbios 29:9: “Si el hombre sabio contendiere con el necio, Que se enoje o que se ría, no tendrá reposo”.

Con algunos de estos espectadores, entre más hable con ellos, más estarán molestos. El tonto, es el que hace estragos. No sea como él al responderle.

  • Proverbios 29:11: “El necio da rienda suelta a toda su ira, Mas el sabio al fin la sosiega”.

Algunas veces es divertido y algunas veces aterrador, ver tontos derrumbarse emocionalmente en la medida que sus mentes se bloquean de vapor, mientras llegan a la realidad dolorosa de admitir que ellos están equivocados. Ellos siempre han sabido que Dios existe. Lo que tratan de hacer es que detienen con injusticia la verdad (Romanos 1:18). Cuando ellos se enfurecen, simplemente están tratando de encubrir la deconstrucción de sus argumentos intelectuales y cosmovisión.

  • Proverbios 29:20: “Fíjate en la gente que no piensa lo que dice: ¡más puedes esperar de un tonto que de esa clase de gente!” (Traducción en lenguajes actual – TLA).

Además, estos espectadores hacen preguntas con la intención de no dejar que el predicador responda. Ellos, simplemente tratan de justificar su incredulidad a expensas del predicador. Cuando el predicador intenta responder, este espectador, interrumpe inmediatamente. Los predicadores, algunas veces cometen el mismo error. Hay una razón por la que Dios le ha dado a cada persona, dos oídos y una boca.

  • Proverbios 30:5-6: “Toda palabra de Dios es limpia; Él es escudo a los que en él esperan. 6 No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, Y seas hallado mentiroso”.

Me gusta lo que Paul Washer dice en respuesta a aquellos que citan erróneamente las Escrituras, y con mucha frecuencia hacen los espectadores inoportunos, especialmente los falsos convertidos en la multitud: “No malinterprete la Escritura para que no sea como Satanás”. Aquellos que tratan de agregarle a la Palabra de Dios, o aquellos que mal interpretan Su Palabra, deben rendir cuentas por su error. Decirle a alguien que está equivocado, o decirle a alguien que está mintiendo acerca de la Palabra de Dios, es bíblico. Los embajadores de Jesucristo, no sólo son heraldos del evangelio, también son guardianes de la Su Palabra. Ningún predicador de la calle deberá tomar a la ligera el mal manejo de la verdad de Dios, ni por nadie, ni por él mismo.

Conclusión

  • 2ª Corintios 2:14-16: “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 15 Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; 16 a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?”.

Los predicadores de las calles, llevan con ellos la fragancia de Cristo. Para aquellos que no se volverán de sus pecados y no reciban a Jesucristo como Señor y Salvador, los predicadores son, los que llevan el aroma de muerte; pero para aquellos que sean salvos, los predicadores llevan el aroma de vida. ¿Puede haber una mayor responsabilidad?

Los predicadores al aire libre debemos ser de mentes sobrias acerca de esta increíble, gratificante y pesada responsabilidad para abrir nuestras bocas para servir como un heraldo del Rey. Debemos hacer lo mejor de nosotros para evitar hacer o decir cualquier cosa que pudiera traer reproche al nombre o a la persona de Jesucristo.

Pablo termina el anterior pasaje con esta pregunta retórica: “Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?”. La respuesta deberá ser obvia. Nadie en su carne y aparte del poder del Espíritu Santo es suficiente para la tarea. Las personas que creen que son suficientes, son propensos a ignorar la sabiduría de la Palabra de Dios con relación a cómo hablarles a otros. Estos, son los cristianos declarados quienes serán rápidos para atacar verbalmente, quienes estarán listos en todo momento, o como resultado del más pequeño desaire, empezar un fuego con sus lenguas (Santiago 3:5-12).

La Palabra de Dios es un arma, tanto ofensiva como defensiva. Sin embargo, el cristiano que lleva y usa esta poderosa arma, no deberá ser, cuando utiliza esta arma, ni ofensivo ni defensivo de forma pecaminosa. Por lo tanto, si Ud. va a usar los proverbios con espectadores inoportunos, recuerde que los está usando, más para ellos, que contra ellos. Su esperanza siempre debe ser la salvación del inoportuno. Si espera algo menos que eso, entonces, arrepiéntase y ame a su prójimo  como Ud. mismo.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison