¿Puede un impío tener el Espíritu Santo?

Por, Matt Slick
13 de febrero de 2017

No existe lugar en las Escrituras que afirme que un impío tenga el Espíritu Santo. Bíblicamente, sólo los creyentes tienen el Espíritu Santo. Sin embargo, un impío puede recibirlo si llega a creer para ser un creyente. Cuando hablamos de esta manera, estamos hablando acerca de que el Espíritu Santo mora sólo en aquellos que han creído.

  • “Y Yo rogaré al Padre y os dará otro Paracleto, para que esté con vosotros para siempre: 17 El Espíritu de la Verdad, al cual el mundo no puede recibir, pues no lo ve ni lo conoce. Vosotros lo conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros” (Juan 14:16-17).
  • “Pero los discípulos quedaron llenos de gozo y del Espíritu Santo” (Hechos 13:52).
  • “pero el que beba del agua que Yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que Yo le daré se hará en él una fuente de agua que brota para vida eterna” (Juan 4:14).

El mundo, los no redimidos, no puede(n) recibir al Espíritu Santo porque no son salvos, ya que ellos todavía no han creído y recibido a Cristo. Debido a que el mundo no recibe la verdad, éste no recibe al Espíritu Santo:

  • “El Espíritu de la Verdad, al cual el mundo no puede recibir, pues no lo ve ni lo conoce. Vosotros lo conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros” (Juan 14:17).
  • “Pero un hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad, y no puede entenderlas porque se han de discernir espiritualmente” (1ª Corintios 2:14).

Aquellos que no han recibido a Cristo (“los cuales no nacieron de sangres, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”. Juan 1:13), que no han sido limpiados por la sangre de Cristo (“Pero si andamos en la luz, como Él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado”. 1ª Juan 1:7), no son por lo tanto, santificados, no son justificados. Todavía están muertos en sus delitos y pecados y por lo tanto, no tienen al Espíritu Santo. Pero para que el Espíritu Santo more en una persona, usted debe, no solo creer en los hechos de Jesús, sino también creer en todos Sus dichos (Hechos 2:38; 10:44-48).1

¿Significa esto que el Espíritu Santo no obra en los no creyentes? El Espíritu Santo sólo obra en los impíos al momento de su conversión, cuando es redargüido por el Espíritu Santo de que debe creer en el Hijo:

  • “Y cuando Él venga, redargüirá al mundo de pecado, y de justicia, y de juicio. 9 De pecado, porque no creen en mí” (Juan 16:7-8).

Los impíos pueden tener el Espíritu Santo cuando sean redargüidos y crean en Cristo

Los impíos pueden recibir el Espíritu Santo cuando sean redargüidos por cuanto no creen en el Hijo, se arrepienten, lo reciben y nacen de nuevo (Juan 3:3-8). Así, son hechos nuevas criaturas (2ª Corintios 5:17). Aún más, es Jesús quien envía al Espíritu Santo (Juan 15:26) y Jesús dice que el Espíritu Santo es el Espíritu de la Verdad:

  • “Pero cuando venga Aquél, el Espíritu de la Verdad, os guiará en toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará cuanto oirá, y os anunciará las cosas que han de venir” (Juan 16:13).

¿Y quién es “la Verdad”?

  • “Jesús le dice: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:6).

Si usted quiere recibir el Espíritu Santo, entonces, usted debe creer en la Verdad que es Cristo. Debe mirarlo a Él como el único medio por el cual sus pecados puedan ser perdonados. Pídale a Jesús que le perdone por cuando no ha creído en Él. Crea en Él, crea en todos Sus dichos, y crea en lo que hizo para usted en la cruz. Fue ahí donde Él llevó sus pecados, incluyendo el pecado de no creer en Él:

  • • “Él mismo llevó nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que nosotros, habiendo muerto a los pecados, vivamos para la justicia. Por sus heridas fuisteis sanados” (1ª Pedro 2:24).

Aunque murió por los pecados suyos y los de todos; Él también resucitó de entre los muertos:

  • “También os recuerdo hermanos el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes. 2 Por el cual también, si os aferráis a la palabra que os prediqué, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os entregué lo que también recibí: Que el Mesías murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 que fue sepultado y que fue resucitado al tercer día, conforme a las Escrituras” (1ª Corintios 15:1-4).

Si usted cree en Cristo, debe alejarse del pecado; el Señor Jesús quiere que seamos justos delante de Él.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________
Artículos Relacionados:

  • 1. Algunas personas creen que el bautismo es necesario para la salvación y mencionan Hechos 2:38, versículo que parecer sugerir que el Espíritu Santo se recibe después del bautismo. Sin embargo, en Hechos 10:44-48, las personas recibieron el Espíritu Santo antes de ser bautizadas.

 

 

 

 
 
CARM ison