¿Pueden las mujeres compartir en la iglesia la Palabra de Dios?

Por, Matt Slick

Si una mujer puede o no compartir la Palabra de Dios en una iglesia, depende de lo que signifique “compartir” la Palabra de Dios. Si es el contexto de predicar, entonces, no. Una mujer no debe enseñar o ejercer autoridad en la iglesia (1ª Timoteo 2:12-13; 3:15). Si esto significa compartir lo que Dios ha hecho en su vida o la vida de otros, y cita versículos para este compartir, entonces, no hay problema. Una línea debe ser establecida cuando una mujer comparte la Palabra de Dios debido a que implicaría una enseñanza con autoridad en el contexto de la iglesia. Y éste, no es su lugar.

Algunos han declarado que una mujer puede enseñar la Palabra de Dios con autoridad si es solo para mujeres. Aunque este argumento podría ser digno, el tema es la enseñanza con autoridad en el contexto de la iglesia, lo cual es, específicamente el dominio de los hombres (1ª Timoteo 5:17; 3:1-7). Por lo tanto, si tenemos a una mujer enseñando con autoridad (ya sea predicando desde el púlpito pero solo para las mujeres), entonces, y aun así, ella se encuentra en una posición de enseñanza con autoridad en la iglesia. Las Escrituras no indican algún tipo de responsabilidad a las mujeres en las epístolas pastorales del Nuevo Testamento. Más bien, siempre se dice que estos papeles deben ser sostenidos por los hombres.

Sin embargo, esto no significa que una mujer no pueda ser un buen maestro o no podría ser mejor que los hombres. El tema principal es con relación a lo que la Palabra de Dios realmente enseña y no por lo que apoya la corrección política. A la luz de esto, las instrucciones de la Palabra de Dios para nosotros que los maestros ancianos deben ser hombres; no mujeres (1ª Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison