¿Qué es el Evangelio?

El evangelio es la comunicación singular más importante de Dios con el hombre. En Jesús, el cual es Dios el Hijo, tenemos la revelación del amor de Dios y el sacrificio que nos salva del justo juicio de Dios sobre los pecadores.

Si Ud. todavía no es cristiano y quiere saber cómo ser perdonado de sus pecados y seguir a Cristo, o sólo siente curiosidad de saber lo que es el evangelio cristiano, entonces, esto es para Ud.

La Biblia en 1ª Corintios 15:1-4, nos dice lo que es el evangelio:

  • “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por le cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer días, conforme a las Escrituras;”

La Biblia dice que todos somos pecadores:

  • Romanos 3:23: "por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios."

Esto significa que todos hemos ofendido con nuestros pecados a Dios. Todos hemos quebrantado Su ley; por lo tanto, somos culpables de haber pecado. Debido a esto:

  • Estamos separados de Dios:
    • Isaías 59:2: "pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír."
  • Muertos en nuestros pecados:
    • Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
    • Efesios: 2:3: “entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”
  • No podemos complacer a Dios:
    • Romanos 3:10-11: “Como está escrito: ‘No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios.”
  • Sufriremos condenación:
    • 2ª Tesalonicenses 1:9: “los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,”
  • El único camino para escapar de este juicio es recibiendo a Cristo al creer en lo que Él hizo en la cruz:
    • Juan 14:6: “Jesús le dijo: ‘Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.’”
    • Hechos 4:12: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”
    • 1ª Pedro 2:24: “quién llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.”

Debido entonces a que somos pecadores, somos incapaces de remover la culpa de nuestros pecados a través de nuestros propios esfuerzos:

  • Gálatas 2:21 dice: “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.”

La Ley es el hacer y el no hacer de la conducta moral. En otras palabras: no podemos llegar a ser justos por lo que hacemos. ¿Por qué? Porque estamos muertos en nuestros delitos y pecados. (Ef 2:3). Esto significa que como no podemos quitar nuestros pecados; Dios lo hace por nosotros.

Jesús es:

  • Dios en carne
    • Juan 1:1: “En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios.”
    • Juan 1:14: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”
    • Juan 8:58: “Jesús les dijo: ‘De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.’”
    • Colosenses 2:9: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.”
  • Él llevó nuestros pecados en Su cuerpo en la cruz. (1 P 2:24).
  • Él murió en nuestro lugar; pagando la pena por quebrantar la Ley de Dios la cual tendría que haber caído sobre nosotros. Él satisfizo la ley de Dios el Padre al morir en la cruz.

Es sólo a través de Jesús que podemos escapar de la pena que Dios ejecutará sobre todos aquellos que han roto esta santa y perfecta ley. ¿Quiere Ud. ser salvo del justo juicio de Dios? Si es así, si quiere convertirse en cristiano y seguir a Dios, entonces debe entender que Ud. ha pecado contra Dios y que está bajo Su juicio. Ud. deberá mirar a Jesús el cual murió en la cruz y creer en lo que hizo para que sea perdonado de la sentencia que pesa sobre Ud. y sea salvo del juicio de Dios. Esto se lleva a cabo sólo por la fe en lo que Jesús ha hecho. Ud. no puede pretender agregar su sinceridad ni tampoco sus obras humanas a lo que ya Jesús hizo.

Primero, tenga en cuenta el costo

Jesús dijo: “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?” (Lc 14:28). Jesús nos dice que calculemos los gastos. El costo de convertirse en un cristiano puede ser algunas veces sumamente alto. En algunas partes del mundo, esto puede costarle la vida. En Estados Unidos y en muchos países de habla hispana, no es tan peligroso. Aún así, si Ud. se convierte en un cristiano, Dios tomará su decisión seriamente. Él trabajará en su corazón y su vida para cambiarlo y hacerlo más como Él. Algunas veces este es un viaje fácil y en otros momentos puede ser difícil. Pero esto es lo que significa convertirse en un cristiano: dejar que Dios trabaje en su vida y continuar este trabajo en su vida después de que ha sido salvo.

Reciba a Cristo

Si Ud. desea recibir a Cristo le ofrecemos la siguiente oración como ejemplo. Esta no es una fórmula mágica,es simplemente una representación de lo que significa creer en Cristo:

Jesús: vengo a ti a confesar que soy un pecador, que he mentido, que en mi corazón hay maldad y que he quebrantado tu palabra. Perdona mis pecados. Creo en lo que has hecho en la cruz y te recibo. Límpiame de mi pecado y se el Señor de mi vida. Creo completamente en el perdón de mis pecados y no coloco mi confianza en mis propios esfuerzos de justicia. Señor Jesús: por favor, sálvame.

Dígale a otros de su entrega a Jesús. La Biblia dice que, “si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo, 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Ro 10:9-10).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison