¿Qué beneficios le proveen los minusválidos a la sociedad?

Por, Matt Slick

Cuando le preguntamos a las personas, los beneficios que los minusválidos le proveen a la sociedad, tenemos que entender que hay formas diferentes de responder, debido a que la misma pregunta no es muy específica. Tenemos que preguntar el significado de lo que es un "beneficio". Lo que podría beneficiar a una persona, podría no beneficiar a otra. ¿Estamos hablando además acerca de los beneficios relacionados a la sociedad, a la economía, o a la familia? Responder la pregunta se vuelve más difícil, cuando entendemos que existen diferentes clases de minusválidos. Los hay físicos como mentales; y dentro de esas categorías, existe una variedad amplia de manifestaciones. Por lo tanto, la pregunta, no es fácil de responder. Pero esto, no significa que no podamos tratar de responderla.

El punto de vista bíblico de las personas

El punto de vista bíblico de las personas, es que ellas son hechas a imagen de Dios (Génesis 1:26). Por lo tanto, son dignas de honor y respeto debido a que ellas reflejan la imagen de Dios. Sin embargo, esta imagen no es una imagen física. Dios es Espíritu (Juan 4:24), y un espíritu no tiene carne ni huesos (Lucas 24:39). Por lo tanto, “la imagen de Dios” se está refiriendo a aspectos como la capacidad para amar, odiar, mostrar compasión, perdonar, ser racional, adorar, ser justo, etc. Esta “imagen” está dentro de toda persona. Sin embargo, esto no significa que aquellos que sostienen un punto de vista adecuado, muestran respeto y honor a todas las personas en este sentido. Desafortunadamente, muchos cristianos han fallado en sostener este punto de vista y han apoyado cosas como la esclavitud, el trabajo de menores, el rechazo hacia minusválidos, etc. y han usado inadecuadamente la Biblia para justificarse. No podemos negar que ha existido una gran inconsistencia entre, lo que la Biblia dice y lo que los cristianos han hecho o dicho.

Las personas físicamente minusválidas

Esto podría ser el resultado de accidentes o de defectos en el nacimiento. Claro está, que hay personas minusválidas que son muy útiles dentro de la sociedad, y contribuyen grandemente a la familia, al trabajo, a las artes, etc. Solo porque a alguien le falte un brazo o una pierna, no significa que no pueda manejar un negocio, o tener un trabajo, o manejar un vehículo. ¿Pero qué hacemos con aquellos que tienen una discapacidad que evite que contribuyan a la sociedad en un sentido económico y deben depender de otros para su subsistencia? ¿Los mataremos sólo porque ellos no producen nada, incluyendo dinero? ¿El valor de una persona depende en su capacidad para ser un agregado de valor económico? Si este es el caso, ¿deberán ser entonces los niños borrados de la tierra porque ellos son drenajes económicos y en recursos para sus familias? ¿Quién estaría a favor de una cosa tan terrible?

Las personas mentalmente minusválidas

Claro está, que existen personas que son mentalmente minusválidas; que no son capaces de servir en su propia sociedad y que son totalmente dependientes de otros, para su bienestar. Es obvio que ellos son, de formas diferentes, un gasto para la sociedad. ¿Pero se justifica que el gasto para la sociedad sea suficiente para deshacerse de ellos como hicieron en la Alemania nazi? Si es así, entonces el valor humano se basa en la productividad y no, en la humanidad de una persona. Si ese punto de vista se sostuviera, entonces, habría justificación para asesinar a los ancianos cuando lleguen a una edad que no sean auto-suficientes. Pero esto, también estaría mal. Hablando bíblicamente, la Biblia dice, “No mataras” (Éxodo 20:13). Por lo tanto, matar a las personas mentalmente minusválidas o a los ancianos no es una opción.

Beneficios derivados de los minusválidos

Para la sociedad, existen beneficios que son el resultado de tratar con minusválidos físicos o mentales que no pueden cuidarse a sí mismos. Echemos un vistazo:

  • Beneficios en la mejora del carácter

Muchas veces cuando vemos a alguien que no es como nosotros, o que es minusválido o que pertenece a un nivel social más bajo, podemos fácilmente volvernos orgullosos y críticos. En tales casos, somos capaces de reconocer en nosotros mismo las cosas que no son santas. De esta forma, podemos ver más de la calidad de nuestro carácter cuando entendemos nuestra propia intolerancia, odio, juicio, condenación, etc. en respuesta a los minusválidos o discapacitados. Con esperanza podemos entonces podemos tener conciencia de nuestros defectos, nuestras “incapacidades” mental y emocional, y hacer un esfuerzo para corregirlas.

  • Beneficio de una mayor compasión

¿Podría alguien decir que la compasión es una cualidad del mal? No conozco persona que podría hacer semejante afirmación. La compasión es algo bueno. Por lo tanto, es bueno cuando las personas tienen compasión por aquellos que son minusválidos o discapacitados. La compasión es un aspecto del amor que se encuentra centrado en la otra persona:

  • Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Así, la naturaleza del amor, es dar. La compasión hacia aquellos minusválidos o discapacitados, es una clase de actitud de amor, debido a que también está enfocada en la condición y situación de alguien más, diferente a nosotros. Obviamente, necesitamos más compasión en el mundo. Por lo tanto, las personas minusválidas pueden ayudarnos a incrementar la actitud de compasión y amor hacia ellos y hacia otros.

  • El beneficio de saber que el valor humano no está basado en la productividad

Cuando miramos el beneficio que ofrece el minusválido a la sociedad, no debemos restringir el análisis a la productividad y a la ganancia económica. El valor humano no se mide en tales términos. Si un hombre tuviere un severo accidente de tránsito y perdiera ambos brazos y piernas, ¿sería menos humano? Claro que no. La humanidad de una persona no se mide por brazos y piernas, sino por la naturaleza interna de lo que significa ser “humano”. La cualidad y esencia humana no se determina por los atributos físicos. Es una calidad innata que es experimentada por cada individuo en su propia conciencia y en la conciencia de otros. Debido a que cada persona es, por naturaleza, humana y porque cada persona, minusválido o no, es hecho a la imagen de Dios, entonces toda persona es digna de honor. Si tal valor es visto en el minusválido así como en el no minusválido, entonces, se puede dar un tratamiento de igualdad a todos.

  • El beneficio de conocer el valor humano, no está basado en la capacidad física

El valor de una persona no está basada en lo bien que se ve, o cuán sexy puede ser su cuerpo, cuán fuerte, o rápido puede ser, o si tiene todos sus miembros. El valor humano no se basa en los atributos físicos. En la historia podemos ver que el régimen nazi se basó en el valor humano por productividad, capacidades físicas y agudeza mental. En otras palabras, el valor humano fue determinado por las características físicas y mentales que eran estimadas como “beneficiosas” para la sociedad. El resultado de este aberrante punto de vista del valor humano, fue el asesinato de millones de judíos como también de minusválidos e incapacitados. Claro está, que esto fue tan maligno, que la mayoría del mundo ha reconocido como atroz.

  • El beneficio como una protección contra el mal

Cuando el valor de una persona minusválida se reconoce debido a la naturaleza de ser humano, y aunque la persona tenga defectos físicos o mentales, esto regula los puntos de vista de la sociedad sobre otras personas al reconocer el valor de la humanidad, como algo independiente de las circunstancias y la sique humana. Esta actitud se extenderá a áreas como, el cuidado de los niños, los ancianos, los desposeídos económicamente, los indigentes, etc. En esto, el minusválido puede ayudarnos a través  de la compasión y el amor por ellos, extendiendo estas cualidades benéficas a otros menos afortunados.

  • El beneficio de la apreciación de lo que Ud. tiene

Aquellos que trabajan con minusválidos, con frecuencia aumentan el aprecio por sus bendiciones. Recuerdo haber visitado Filipinas después que un tifón golpeó una de sus islas. La devastación fue inmensa, y la población filipina sufrió bastante. Inmediatamente, aprecié más lo que tenía en casa. Cuando serví como voluntario para trabajar en una organización que ayudaba a los ciegos, fui agradecido por algo tan simple como el ser capaz de ver. De igual manera, cuando me encuentro con un minusválido, soy agradecido por las bendiciones que tengo; físicas y mentales; y no los juzgo. En otras palabras, soy humilde y agradecido. ¿Lo es Ud.?

Conclusión

Existen muchos beneficios para los minusválidos que viven entre nosotros. Si abrimos nuestros corazones y mentes, y dejamos nuestras actitudes de juicio a un lado, podemos ver los bueno que puede surgir de nuestras relaciones con ellos. Pero no hablemos de ellos como “minusválidos o incapacitados”. Verlos simplemente como son, es encasillarlos en un juicio que tiene muy poco valor. Más bien, cuando nos encontremos con aquellos que no son tan afortunados como nosotros, debemos recordarnos que tenemos una bendición y que debemos considerarnos obligados a nosotros mismo a amarlos, a tener compasión y ayudar a todas las personas por igual.

Finalmente, gracias a todos los que han llevado a sus hijos hasta la meta final; que han sufrido con ellos a través  de sus dificultades, y que han criado sus hijos en las más difíciles circunstancias. Todos Uds. son elogiados y apreciados.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison