¿Qué dice la Biblia acerca del aborto?

La Biblia, específicamente, no menciona la palabra aborto, pero la misma presenta un número de cosas significativas acerca de los niños no nacidos. Estas declaraciones bíblicas indican que los no nacidos son, de hecho, personas. Por lo tanto, el aborto es incorrecto debido a que es el asesinato de una persona. Una forma simplificada de nuestro argumento es la siguiente:

Premisa #1: Es equivocado asesinar a una persona.
Premisa #2: El bebé no nacido es una persona.
Conclusión: Por lo tanto, es equivocado asesinar al bebé no nacido.

Premisa #1: Es equivocado asesinar a una persona

Existen unas pocas objeciones a la noción de que es equivocado asesinar a una persona. El asesinato es la apropiación ilegal de la vida de alguien, mientras que el matar es la apropiación legal de la vida de una persona. Para solo un pequeño ejemplo de los pasajes bíblicos que prohíben el asesinato, ver: Génesis 9:6; Mateo 15:19; 19:18; Marcos 10:19; Lucas 18:20; Juan 8:44; Hechos 3:14; y Romanos 1:28-29; 13:9.

Premisa #2: El bebé no nacido es una persona

Esta es la premisa discutida por muchas personas en nuestra cultura hoy día. Sin embargo, la Biblia enseña claramente que el bebé no nacido es una persona, debido a las siguientes razones.

La posesión de atributos personales

Primero: El bebé no nacido, posee atributos personales, tales como el pecado y el gozo. En el Salmo 51:5, David dice: “He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.” En Lucas 1:44: “Porque tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.”

Descrito con pronombres personales

Segundo: La Biblia también usa pronombres personales para describir a los hijos no nacidos; declarándoles además, sus futuras acciones. Jeremías 1:5, dice: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” Mateo 1:20-21, dice: “Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,[a] porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”

Jesús: Un bebé desde la concepción

Tercero: Y con relación a la concepción de Jesús, Mateo 1:20, dice: “Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.” El hecho de que los ángeles le dicen a José, “…porque lo que en ella es engendrado…” indica, que Jesús era de hecho,  una persona al momento de la concepción.

Llamados hijos

Cuarto: Los no nacidos son llamados hijos. Lucas 1:41 y 44, declara: “41 Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura se le estremeció en el vientre, y ella quedó llena del Espíritu Santo. 44 Pues tan pronto como oí tu saludo, mi hijo se estremeció de alegría en mi vientre.” (Versión Dios Habla Hoy).

Protegidos por el mismo castigo que para los adultos

Quinto: Tal vez, el argumento más fuerte contra el aborto desde las Escrituras, es el hecho de que el mismo castigo que es aplicable a alguien que mata o hiere a un bebé no nacido es aplicable también a alguien que mata o hiere a un adulto. Éxodo 21:22-23: “Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces. 23 Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,” Estos versículos indican fuertemente de la que la Ley Mosaica veía por el no nacido como personas dignas de la misma protección y derechos que los adultos.

Llamado por Dios antes del nacimiento

Sexto: Los no nacidos eran aun llamado por Dios antes del nacimiento. Casi haciendo eco de la comisión profética de Jeremías, en Jeremías 1:5, Isaías 49:1, dice: “Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria.”

Conocido personalmente por Dios como cualquier otra persona

Séptimo: Los no nacidos son conocidos personal e íntimamente por Dios de la misma forma como conocería a cualquier otra persona. David en el Salmo 139:15-16, dice: “No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra. 16 Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.” Jeremías 1:5, dice: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”

Conclusión

Definitivamente la Biblia sí enseña que los no nacidos son personas, porque poseen atributos personales y son descritos con pronombres personales. Así como los no nacidos son llamados hijos en la concepción, Jesús también fue llamado niño. Los no nacidos son protegidos por la misma Ley Mosaica como los adultos, son llamados por Dios antes del nacimiento y son también conocidos por Dios como cualquier otra persona. Debido a que el aborto es asesinar a una persona, el aborto, es una equivocación moral. (Gn 9:6; Ro 1:28-29).

Fuentes

  • Norman Geisler, Teología Sistemática

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison