¿Qué enseñan los testigos de Jehová acerca de la gracia, la justificación y la santificación?

Por, Lesley Mitchell

Gracia

La primera cosa de la que debemos estar conscientes, es que los testigos de Jehová han remplazado “gracia” por “bondad inmerecida”. En el libro de ellos, “Insight On The Scriptures” (Volumen 2, página 155)1 dicen que la palabra “gracia” tiene 14 significados diferentes, pero no enumeran ninguno de estos. Ellos dicen que “gracia” es un término arcaico que no transmite el significado correcto bíblico y que por eso, ellos lo han remplazado con la frase “bondad inmerecida”, de la palabra griega "kha'ris", “bondad otorgada a alguien que no la merece”.

Sin importar la terminología, ¿cómo ven los testigos de Jehová la gracia? ¿Creen ellos que es por la gracia de Dios que se es salvo por medio de la fe? Más o menos. Definitivamente, y de acuerdo a la Watchtower, la gracia es una bondad inmerecida, de la cual, un testigo de Jehová no puede estar seguro. Por lo tanto, el testigo debe perseverar hasta el fin sin saber que ha sido lo suficientemente bueno para ser recompensado con la vida eterna. El testigo no ha sido todavía salvo; él o ella, sólo pueden tener la ESPERANZA de ser salvos en algún momento en el futuro. Ellos se basan en una interpretación errónea de Mateo 10:22: “Y ustedes serán objeto de odio de parte de toda la gente por motivo de mi nombre; mas el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo”; y Mateo 24:13: “Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo” (Traducción del Nuevo Mundo – TNM). Lo que Jesús está diciendo es que la perseverancia o aguante, especialmente bajo dura persecución es evidencia de una relación de salvación con Él. Nosotros no somos salvos por nuestro “aguante”; nosotros “aguantamos” porque somos salvos.

Pero si Dios nos salva por Su “bondad inmerecida”, esto significa que ni obtenemos ni merecimos Su bondad. Por lo tanto, no nos ganamos la salvación. Ni tampoco nos mantenemos salvos por nuestros esfuerzos. Si la bondad de Dios (Su gracia) nos salva, ¿cómo no podemos estar seguros de esa gracia? ¿Será que la bondad inmerecida de Él dejará de ser bondad o dejará de ser Él compasivo? ¿Retirará Dios Su gracia? Y si tenemos que mantener Su bondad por nuestros esfuerzos, ¿en qué momento Su bondad deja de ser inmerecida y se convierte en bondad merecida? Definitivamente, esto desafía la lógica.

Los cristianos entienden totalmente que hay una carrera por correr, y algunas personas que afirman ser cristianos han quedado, espiritualmente hablando, en el camino, probando que su profesión de fe, sólo fue eso: una profesión de fe; nunca una realidad. Pero Jesús nos asegura que todos aquellos que pertenecen a Él, que lo siguen a Él, no pueden perderse:

  • Juan 10:27-30: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. 30 Yo y el Padre uno somos”.

Todo aquel que pertenece a Jesús tiene la seguridad del Espíritu Santo viviendo en él o ella, de forma que pueden clamar, “Abba, Padre”, sabiendo que han sido adoptados en la familia de Dios. Pero no así los testigos de Jehová, ya que han sido engañados al hacerles creer que no necesitan nacer de nuevo y ser habitados por el Espíritu Santo. Los testigos han sido engañados al llevarlos a pensar, que la salvación la logran por sus propios esfuerzos y que pueden perderse si sus esfuerzos son insuficientes.

¿Qué dice la Biblia acerca de la gracia?

  • 2ª Corintios 12:9: “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo” (La Traducción del Nuevo Mundo remplaza “gracia” con “bondad inmerecida”).
  • Gálatas 2:21: “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo” (La Traducción del Nuevo Mundo remplaza “gracia” con “bondad inmerecida”).
  • Efesios 2:4-5: “Pero Dios… aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)” (La Traducción del Nuevo Mundo dice: “… aun cuando estábamos muertos en ofensas –por bondad inmerecida han sido salvados ustedes…”)
  • Efesios 2:8-9: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe” (La Traducción del Nuevo Mundo remplaza “gracia” con “bondad inmerecida”).
  • Romanos 4:16: “Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros” (La Traducción del Nuevo Mundo remplaza “gracia” con “bondad inmerecida”).

La enseñanza de la Watchtower sobre la justificación y la santificación

La justificación es un cambio de posición legal de un pecador delante de Dios. El acto de justificación de Dios, cambia inmediatamente a un pecador condenado en un pecador perdonado. Esto sucede al momento en que una persona verdaderamente cree. Desde ese momento en adelante, Dios puede, legalmente ver a la persona justificada (“como si” esa persona nunca hubiera pecado). La salvación no puede suceder sin que la justificación haya sido aplicada al pecador creyente. La salvación es una posición legal que se confiere a un pecador arrepentido que coloca toda su fe en Jesús. Esto sucede en un momento del tiempo, al instante del nacer de nuevo de arriba por el Espíritu Santo. Dios perdona los pecados de esa persona debido a lo que Jesús cumplió en la cruz para nosotros. Esa persona, es entonces santificada, lo que significa “ser apartada para un uso santo”. Toda la vida de él o de ella se vuelve entonces un proceso de ser, más y más santificado, aprendiendo a vivir para Dios y más para él o ella misma.

Tristemente, este proceso no lo entienden los testigos de Jehová.

La justificación no aparece en el libro “Insight”; más bien es descrita como “declarado justo”

En el libro “Insight”, y bajo “Justicia” (Volumen 2, página 857), este dice que la justicia es sólo para aquellos que se vuelven “hermanos de Cristo” (aquellos que irán al cielo), y que son declarados justos. En la página 811, el libro dice que aquellos que aceptaron a Cristo fueron declarados justos, no como algo ganado/obtenido, sino como un regalo. Debido a que ellos afirman que solo 144.000 personas solo pueden ser declaradas justas, tiene que limitar la justificación (ser declarados justos) a ese pequeño grupo, pero no; en esta sección ellos suponen, que aquellos que perseveran en justicia incluye a los que se les prometió la tierra. Esto llevará a los testigos atados a la tierra a pensar que aunque ellos no han sido declarados justos por Dios, ellos pueden todavía trabajar en ser justos y esto, les merecerá ¡un paraíso en la tierra! Una vez más, el testigo ha sido engañado a pensar que ellos pueden ganar el derecho a ser declarados justos por la virtud de sus esfuerzos.

El libro “Insight”, y bajo “Santificación”, dice: “El acto o proceso de hacer santo, separado o apartar para el servicio o usado de Jehová Dios”. Pero bajo el título, “El Proceso de la Santificación” (Volumen 2, página 857), ellos aplican esto, sólo en aquellos que irán al cielo. Esto significa que el 99% de todos los testigos de Jehová no pueden afirman ser santos, porque el libro “Insight” dice que es “un proceso para aquellos que han de convertirse en herederos con Cristo”.

¡Qué contraste con la seguridad que presentan las Escrituras para TODOS los creyentes! Los testigos de Jehová piensan que hay dos esperanzas (una celestial y la otra terrenal), a pesar de lo que la Biblia dice:

  • Efesios 4:4-5: “un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un Señor, una fe, un bautismo”.

Debido a esto, ellos han sido engañados al pensar que el Nuevo Pacto y las promesas del Nuevo Testamento se cumplirán sólo en 144.000 personas, que esperan gobernar como reyes y sacerdotes con Cristo desde el cielo.

La enseñanza de que sólo el “remanente ungido” (algunos 12.000 testigos), dice que Cristo Jesús es el mediador de ellos y que intercede por ellos (Hebreos 7:25). Sólo ellos pueden estar en el nuevo pacto y tomar el pan y el vino como símbolo de su llamado celestial. El resto (posiblemente, más de ocho millones de testigos) han sido excluidos. Cristo Jesús NO es el mediador de ellos; estos millones de testigos, no están en el nuevo pacto, y lo mejor que ellos pueden esperar es que los 144.000 “colocarán una buena palabra para ellos”, y que van a perseverar hasta el fin por lo que podrían ser declarados justos con base en sus buenas obras.

Los testigos de Jehová no tienen una experiencia real de la gracia de Dios trabajando en sus vidas porque ellos no han nacido de nuevo. Si sólo 144.000 pueden ser “declarados justos” (justificados), y sólo estos puedan atravesar el “proceso de santificación”, entonces, prácticamente los testigos de Jehová no han sido salvos. ¡Qué trágico, y qué farsa la doctrina bíblica de la salvación a través  de la sola fe en Cristo Jesús!

¿Qué dice la Biblia acerca de la justificación y la santificación?

  • 1ª Corintios 6:11: “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (La TNM remplaza “justificados” con “declarado justo”).
  • Romanos 5:1-2: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” (La TNM remplaza “justificados” con “declarado justo” y “gracia” con “bondad inmerecida”).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. 1988, Watchtower Bible And Tract Society of New York, Inc.; International Bible Students Association (Brooklyn, New York, U.S.A.)

 

 

 

 
 
CARM ison