¿Qué es el teísmo abierto?

Por, Matt Slick

El teísmo abierto, también conocido como “apertura de Dios”, “apertura teológica”, “punto de vista abierto” y “teología abierta”, es una posición teológica que trata con el libre albedrío humano, su relación con Dios y la naturaleza del futuro. Enseña que Dios le ha concedido a la humanidad libre albedrío y para que ese libre albedrío sea verdaderamente libre, las opciones o escogencias futuras de las personas no pueden ser conocidas por Dios de antemano. Ellos sostienen que si Dios sabe lo que iremos a escoger, entonces, ¿cómo seremos verdaderamente libres cuando llegue el momento de tomar esas escogencias, debido a que una escogencia contraria no puede ser entonces hecha por nosotros, debido a que ya es “conocido” lo que vamos a hacer?1

En el teísmo abierto, el futuro es, cognoscible (conocible) o no cognoscible (desconocible). Para los teístas abiertos que sostienen que el futuro es cognoscible por Dios, sostienen que Dios limita voluntariamente Su conocimiento de las escogencias del libre albedrío para que así estas se mantengan verdaderamente libres.2 De otro lado, otros teístas abiertos sostienen que el futuro, no existiendo, no es cognoscible, aun para Dios.3 Gregory Boyd, un muy conocido defensor del teísmo, dice:

  • Los teístas abiertos admitirán que mucho de este (el futuro), es decidido antes de tiempo, ya sea por la voluntad predestinada de Dios, o por causas terrenales existentes, pero el futuro, no es decidido antes de tiempo. En cualquier grado que el futuro esté todavía abierto a ser decidido por agentes libres, es incierto.”4

Pero los teístas abiertos no dirán que Dios es débil o impotente. Ellos dicen, que Dios es capaz de predecir y ordenar ciertos eventos futuros debido a que es capaz de trabajar en el mundo y hacer que pasen ciertos acontecimientos cuando haya necesidad de estos. Por lo tanto, Dios pudo inspirar a los escritores del Antiguo Testamento a profetizar ciertos eventos y entonces, pudo asegurarse de que esos eventos ocurrieran en el momento preciso.

Aun más, los teístas abiertos afirman que ellos no niegan la omnisciencia de Dios. Ellos, de la misma manera como hacen los teólogos clásicos, declaran que Dios es, indudablemente, omnisciente. Pero ellos se diferencian en que Dios solo puede conocer lo que es conocible y debido a que el futuro no ha sucedido todavía, el mismo, no puede ser conocido ampliamente por Dios. Más bien, Dios solo conoce ampliamente el presente, incluyendo las inclinaciones, los deseos, los pensamientos y esperanzas de todas las personas.

En el teísmo abierto, Dios puede cometer errores debido a que Él no conoce todas las cosas que ocurrirán en el futuro. De acuerdo a ellos, Dios también toma riesgos y se adapta a las escogencias del libre albedrío de las personas. Ellos afirman tener apoyo bíblico para esta posición al citar Escrituras donde Dios se arrepiente: Éxodo 32:14: “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.” Donde es sorprendido: Isaías 5:3-7: “Ahora, pues, vecinos de Jerusalén y varones de Judá, juzgad ahora entre mí y mi viña. 4 ¿Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Cómo, esperando yo que diese uvas, ha dado uvas silvestres? 5 Os mostraré, pues, ahora lo que haré yo a mi viña: Le quitaré su vallado, y será consumida; aportillaré su cerca, y será hollada. 6 Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerán el cardo y los espinos; y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella. 7 Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá planta deliciosa suya. Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor.” Y prueba a las personas para ver lo que estas harán: Génesis 22:12: “Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.”

Finalmente, el teísmo abierto presenta al Dios de la ortodoxia cristiana, como distante, controlador e inflexible, mientras que el Dios de la “apertura” se involucra, se adapta, es amoroso, interactúa y cuida de la humanidad.

El cristianismo ortodoxo

El cristianismo ortodoxo declara que Dios conoce todas las cosas ampliamente, aun todo lo futuro:

  • 1ª Juan 3:20: “… mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.”
  • Juan 21:17: “… Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo… ”

La soberanía de Dios es claramente enseñada en la Escritura y Su soberanía está ligada a Su omnisciencia. El cristianismo ortodoxo enseña que Dios es muy amoroso, que está involucrado con Su creación y aun condesciende a colocarse a nuestro nivel e interactúa con nosotros de manera que podamos entender. Esto significa que veremos lo que parecen ser ejemplos de Dios como, arrepintiéndose, sorprendiéndose, y adaptándose. Pero todo esto se debe a que Dios trabaja con criaturas que tienen una visión limitada, tienen períodos cortos de vida y son pecadores. Dios debe entonces trabajar a nuestro nivel debido a que nosotros no podemos hacerlo a Su nivel.

Dios y el tiempo

La pregunta acerca del conocimiento de Dios del futuro es muy importante ya que trata con la definición verdadera de la naturaleza de Dios con relación a la naturaleza del futuro. ¿Es o no Dios omnisciente acerca del futuro? ¿Existe o no Dios en el futuro? ¿Está o no Dios limitado solo al presente? Las respuestas a estas preguntas reflejan la misma naturaleza y el ámbito de la existencia de Dios. Los teístas abiertos están impulsando una descripción de Dios que lo reduce de conocer todas las cosas, el pasado, el presente y el futuro, incluyendo en este último un desconocimiento absoluto del mismo. En el teísmo abierto, la omnipresencia de Dios también se encuentra en juego debido a que niegan la existencia del futuro y por lo tanto, niegan la omnipresencia de Dios en el futuro.

Conclusión

Nuestra conclusión es que la “apertura” o “teología abierta” es una enseñanza peligrosa ya que menosprecia la soberanía, majestad, infinitud, conocimiento, existencia y gloria de Dios, exaltando así la naturaleza y condición del mismo libre albedrío del hombre. Aunque los teístas abiertos dirán sin dudar que no es así, no hace falta decir que el dios del teísmo abierto no es tan conocedor o aun omnipresente como el Dios de la ortodoxia.

Libros y páginas Web consultadas
  • Para el teísmo abierto
    • Libros
      • Boyd, Gregory A., “Dios de lo posible” (“God of the posible”), Grand Rapids, Michigan: Baker Books, 2001.
      • Pinnock, Clark, et. al., “La apertura de Dios” (“The Openness of God”), Downers Grove, Illinois: Intervarsity Press, 1994.
      • Sanders, John, “El Dios que arriesga” (“The God who Risks”), Downers Grove, Illinois: Intervarsity Press, 1998.
  • Páginas Web
  • Contra el teísmo abierto
    • Libros
      • Frame, John, “No hay otro Dios, una respuesta al teísmo abierto” (“No Other God, a response to Open Theism”), Phillipsburg, New Jersey: P & R Publishing, 2001.
      • Ware, Bruce A., “Un Dios con menor Gloria: El Dios disminuido del teísmo abierto” (“God's Lesser Glory: The diminished God of Open Theism”), Crossway Books, 2001.
  • Páginas Web

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Para más información, por favor ver, “Si Dios conoce nuestras escogencias futuras, ¿tenemos todavía libre albedrío?”
  • 2. Para más información, por favor, ver, “Dios escoge no conocer las futuras escogencias del libre albedrío de las criaturas humanas”
  • 3. En un intento de refutación lógica de esta posición, por favor, ver, “Una lógica refutación del teísmo abierto”
  • 4. Boyd, Gregory A., “Dios de lo posible” (“God of the posible”), Grand Rapids, MI: Baker Books, 2001, pág. 15.

 

 

 

 
 
CARM ison