¿Qué es la Teología del Proceso?

La teología del proceso es la posición filosófica y teológica de que Dios cambia como lo hace el universo. Por lo tanto, nuestro conocimiento acerca de Dios debe ser progresivo en la medida en que aprendemos acerca de Él y que este conocimiento nunca podrá descansar en algún absoluto, razón por la cual los teólogos que apoyan esta posición niegan los absolutos de Dios como Su inmutabilidad y verdad. Aun más, esto significaría que el conocimiento absoluto de Dios no sería posible y una misma revelación de Dios, en la persona de Jesucristo y la Biblia, tampoco. Esto abriría la puerta para la filosofía humanista y/o sistemas teológicos falsos que serían “racionalizados” por los teólogos de esta teología.

Hablando en forma lógica, si la teología del proceso sostiene que Dios es progresivo y cambiante, entonces, dada una cantidad infinita de tiempo en el pasado, Dios no podría ser realmente Dios. Además, desde esta perspectiva, podría argumentarse que existe algo fuera de Dios que obra sobre Él, dándole un mayor conocimiento e incremento en Su grandeza. Pero esto sería problemático ya que sería necesario estudiar “eso” que existe fuera de Dios.

En la teología del proceso, Dios no conoce exhaustivamente el futuro. Él puede sólo adivinar o lo que podría o no suceder; pero el conocimiento absoluto no es obtenible hasta que suceda cierto evento.

Los teólogos del proceso niegan que Jesucristo es Dios en carne y que por lo tanto, la humanidad no necesita salvación. Niega además que las Escrituras enseñen que Dios ha sido siempre Dios (Sal 90:2) y de que Dios es inmutable (Mal 3:6; He 13:8). Claro está que también niega y contradice la Palabra de Dios con relación a la necesidad del Salvador y la Deidad de Cristo (Jn 1:1, 14, Col 2:9).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison