¿Qué es opresión demoníaca?

Opresión demoniaca es la obra de fuerzas espirituales malignas que nos mueven a pecar, negar la Palabra de Dios, sentirnos espiritualmente muertos y estar atados a cosas pecaminosas. Esta obra opresiva es llevada a cabo por demonios, que son ángeles caídos que resisten a Dios y que pecaron al abandonar su propia morada (Judas 6: “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;”). Ellos hacen guerra contra Dios, Su pueblo y también contra los no creyentes. El objetivo de ellos es traer tantas personas como sea posible a rebelarse contra Dios y a ser condenados en el infierno.

La opresión demoníaca puede ser experimentada de formas diferentes:

  • Dolencias físicas tales como: Insomnio, pesadillas constantes, fuerte ansiedad, auto-mutilación, adicciones y enfermedades físicas.
  • Muerte espiritual que incluye: Apatía e ira hacia Dios, interés en sistemas religiosos falsos.
  • Trastornos emocionales tales como: Constantes explosiones de ira, altibajos en niveles emocionales, constante auto justificación, temor, desesperanza, fijaciones anormales, etc.
  • Dificultades económicas como: Presiones financieras constantes e inusuales. Algunas veces muchas cosas salen mal al mismo tiempo y esto nos causa esfuerzos financieros.

Claro está que debemos ser cuidadosos al pensar y/o declarar que cada cosa negativa que experimentamos es debido a la opresión demoniaca. Algunas veces, las dolencias físicas pueden ser causadas por una falta apropiada en el descanso, una dieta pobre, gérmenes o enfermedades. La muerte espiritual puede ser debida a problemas físicos, y algunas veces por nuestra falta de madurez espiritual lo que puede complicar nuestro entendimiento de los planes de Dios dando como resultado el que no seamos capaces de descansar en Él. Muchas veces las personas no sufren de opresión demoníaca; lo que sucede es que ellas no pueden controlarse a sí mismas, su ira, o su lujuria. Y en cuanto a nuestra situación financiera, tenemos que ser cuidadosos en no gastar más de lo que ganamos para terminar echándole la culpa de nuestras dificultades financieras a fuerzas demoníacas.

Siempre es buena idea pedirle al Señor que ate al maligno en Su nombre. Como cristianos tenemos toda autoridad en el nombre de Jesucristo para resistir al maligno garantizándonos la victoria final en Cristo. Pero algunas veces, Dios permite que nos sucedan cosas, aún, ataques demoníacos para probar nuestra fe y para purificarla. Recuerde, que en todas nuestras luchas debemos ser fieles y creer en el Señor. Así que, y antes de asignarle cualquier cosa a la opresión demoníaca, asegurémonos que descansemos lo suficiente, comamos correctamente, haciendo ejercicio y que estemos trabajando para controlar nuestra conducta emocional. Entonces, y después de orar, sería aconsejable considerar la opresión demoniaca si las cosas en su vida son inusualmente complicadas.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

________________________

Ver Artículos Relacionados

 

 

 

 
 
CARM ison