¿Qué hay del Evangelio de Judas y del atractivo del gnosticismo?

¿Presenta el “Evangelio de Judas” una adecuada descripción de Judas Iscariote? ¿Ha acusado erróneamente la Iglesia a Judas como el traidor del Señor Jesús Cristo? Ha existido mucha atención publicitaria que propone una nueva forma de pensar con relación a Judas, con importantes consecuencias para la fe Cristiana.

Después de estar perdido por más de 1.700 años en una cueva en Egipto, el “Evangelio de Judas” ha vuelto a surgir. Supuestamente el documento lo hizo en Ginebra en 1.983, pero solo recientemente ha sido traducido. El documento del papiro tiene 13 páginas y está escrito en Cóptico, un idioma antiguo de Egipto. De acuerdo al Cóptico, en el “Evangelio de Judas”, Jesús en privado instruyó a Judas para que lo traicionara; por lo tanto Judas fue realmente un buen discípulo. El documento citó a Jesús diciendo: “Judas, serás más grande que todos los otros. Sacrificarás al hombre que me viste.”

Aun cuando el documento ha sido presentado como un documento antiguo recientemente traducido, el mismo, no es un nuevo descubrimiento. En 180 d.C., líderes en la Iglesia, particularmente el Obispo Ireneo de Lyon en su obra, “Contra las Herejías”, denunció este “nuevo evangelio” como obra de ficción. La iglesia también denunció la herejía gnóstica, la cual defiende.

El gnosticismo es el intento de presentar una cosmovisión del Oriente con lenguaje Cristiano. Una secta sincretista que mezcla muchas religiones diferentes, incluyendo el Cristianismo, escribió los evangelios gnósticos. Desde el mismo momento que estos aparecieron, los líderes Cristianos y la Iglesia en general rechazaron los evangelios gnósticos como no inspirados e incompatibles con las doctrinas históricas de la fe Cristiana. El gnosticismo fue popular en el mundo Romano, y muchas mentes estaban engañadas con los escritos gnósticos y sus misterios sin fin; incluso las horripilantes y sensacionalistas ceremonias de iniciación.)

Publicidades previamente sugeridas para el “Evangelio de Judas” afirmaron que este, “sacudiría el Cristianismo hasta sus cimientos.” Claro está que tal pensamiento tan ridículo de que la Iglesia había escondido el texto y otros tantos, es un mito propagado que funciona en el libro de Dan Brown, El Código de Da Vinci y otros teóricos de la conspiración. Documentos tales como el del “Evangelio de Judas” le da a una mente no regenerada del no creyente una excusa para no creer las afirmaciones de Cristo, y claro está, esto abastece lo sensacional y genera cantidad de dinero en libros.

Una razón del por qué este evangelio no es un rival para los cuatro Evangelios, es que el gnosticismo surgió a mediados del siglo 2º. Si el documento fuera auténtico, probablemente estaría fechado a mediados o finales del siglo 2º. En contraste, los Evangelios del NT fueron todos escritos en el siglo 1º. Lo que significa esto, es que el Evangelio de Judas, no fue escrito por testigos. Sin embargo, el mismo es compatible con la enseñanza gnóstica que culpa a Dios por la maldad en el mundo porque éste rechazó Su soberanía. Aún más, el gnosticismo con frecuencia defendió la reivindicación de figuras del Antiguo Testamento como Caín y Esaú.

¿Por qué hoy día es tan atractivo el gnosticismo?

La razón es que es compatible con el espíritu postmoderno de la época que rechaza la verdad histórica. El espíritu de la época es “bueno, en la medida en que lo entiende.” La más grande mentira de Satanás es que la humanidad caída puede acercarse a Dios en sus propios términos y a través de sus propias obras. Se cree que Dios puede encontrarse cuando uno así lo desee. Claro es, que esta creencia niega la autoridad y necesidad de la revelación divina.

Así como el “Evangelio de Judas” no es nuevo, así también las teorías acerca de Judas no son tampoco nuevas. Por ejemplo, la obra de 1973, “Jesucristo Súper Estrella”, presenta a Judas cantando: “No tengo idea acerca de mi propia recompensa. Realmente, no he venido aquí por mi propia voluntad. Solo no digan que estoy… condenado para siempre.” También tenemos la novela de 1977 escrita por Taylor Caldwell, "Yo, Judas", la cual ofrece una explicación de la traición de Judas a Jesús. Las ventas mundiales de más de 40 millones de copias del Código de Da Vinci, han sido sin duda emocionantes para los postmodernistas y ha suministrado las bases para más obras conspiradoras.

Incluso, Michael Baignet, co-autor de la obra conspiradora de 1982, “Bendita Sangre, Bendito Grial” ("Holy Blood, Holy Grail"), tal vez, la inspiración para el Código Da Vinci, tiene ahora un nuevo libro titulado “Los Papeles de Jesús” (“The Jesus Papers”), el cual recicla el supuesto “encubrimiento” de que Jesús sobrevivió la crucifixión. Ahora, algún profesor de oceanografía de la Universidad Estatal de la Florida ha publicado un nuevo estudio “científico” que debido a condiciones meteorológicas extrañas permitieron a Jesús caminar en un pedazo de hielo flotante, a diferencia de los Evangelios que afirman que Jesús caminó sobre el agua. Uno ya no se sorprende de estas declaraciones tan atrevidas levantadas contra la Biblia por no creyentes; por aquellos que rechazan los milagros aceptarán cualquier teoría, sin importar cuán ridícula sea, en la medida en que continúan suprimiendo la verdad de Dios en injusticia.

Desafortunadamente hoy, el mundo es analfabeto con relación a la Biblia como si este evangelio fuera a “sacudir el Cristianismo hasta sus cimientos.” De otro lado, el hecho es que muchos hoy día simplemente no se preocupan si este evangelio difiere de los verdaderos en la medida en que Dios pueda ser encontrado como ellos deseen. La preocupación de los consejos canónicos para solo reconocer los libros de la Biblia y consecuentemente rechazar los evangelios gnósticos, de que siempre han sido Palabra de Dios es extraña a la mayoría de las personas. No es de extrañar entonces que las personas puedan ser, fácilmente engañadas acerca de materiales fraudulentos tan obvios.

¿Qué pueden hacer los Cristianos?

Reconocer la tremenda oportunidad delante de la Iglesia. Los Cristianos deben estar trabajando para quitar toda objeción que se levanta contra el Cristianismo y buscar evidencia de este último. Debido al éxito del Código de Da Vinci, existe una tremenda oportunidad para atacar y refutar falsas afirmaciones, ¡Qué emocionante!... el mundo incrédulo está hablando de la Biblia; claro es que no de forma positiva, pero al menos, se abre una puerta para defender la fe. La Iglesia deberá desear hacer todo lo posible para ayudar a las personas a entender la locura de sus creencias no Bíblicas. Cuando eso suceda la oportunidad estará ahí no solo para presentar los argumentos de si el Cristianismo es o no verdadero —lo cual es importante— pero para que en este mundo postmoderno la fe Cristiana pueda ser conocida como verdadera.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

Otros Artículos por el mismo autor:

 

 

 

 
 
CARM ison