¿Qué le dice a una persona que afirma que no cree que la Biblia sea la Palabra de Dios?

Por, Matt Slick

No existe una respuesta sencilla a esta pregunta y es que esta depende de la persona y la situación. No toda respuesta funciona en toda circunstancia. Por lo tanto, lo primero que debe hacer Ud. es hacer preguntas y descubrir lo que la persona cree antes de empezar a defender la Biblia. Pregúntele a la persona si es atea, musulmán  escéptico o agnóstico. Pregúntele si cree en la evolución, seres extraterrestres o si no cree en nada. Pregúntele también si cree en Dios o en un dios. Si es así, ¿en cuál Dios o dios cree? ¿Cree que Dios está en todos nosotros? ¿Tal vez que Dios es parte del universo o si Dios es un ser personal? Pregunte antes de empezar a enseñar. Lo primero que debe hacer, es conocer las presuposiciones de la persona para después confrontar esas presuposiciones. Prepare el terreno antes de plantar las semillas. Vea si las presuposiciones de la persona son lógicas o no. Mire si está de acuerdo con los hechos relacionados a la historia, la Biblia, el cristianismo u otros temas. Descubra si la persona es complicada o si quiere realmente hablar. Todas estas cosas son importantes y afectan la forma como se desarrolle la conversación.

Tome por ejemplo, a un ateo. No creerá que la Biblia sea la Palabra de Dios porque no cree en Dios. Así que lo primero que debe hacer es discutir el tema de la existencia de Dios. De otro lado, un musulmán cree en un dios pero indudablemente traerá a la discusión las supuestas contradicciones de la Biblia en un intento para desacreditarla. Un hindú, ni sabrá realmente lo que la Biblia es. Un budista realmente no cree en Dios o en un dios y esto es algo difícil de superar. A continuación le presentamos un esquema acerca de cómo hacerlo:

  1. Pregunte acerca de las creencias de la persona. ¿Cree o no en Dios?
    1. Si la persona no cree en Dios, entonces, y antes de ir a la Biblia, discuta este tema.
    2. Si la persona cree en Dios, entonces…
  2. Pregunte por la religión de la persona: Budismo, hinduismo, musulmana, mormona, etc.
  3. Pregunte por qué la persona no cree que la Biblia sea la Palabra de Dios.
  4. Pregunte el por qué. Algunas veces es bueno repetir la respuesta en forma de pregunta. Por ejemplo:
    1. Si la persona dice que la Biblia se contradice, pregunte: “¿Por qué cree que la Biblia se contradice?” “¿Tiene algunos ejemplos de contradicciones?”.
    2. Si la persona le da algunos ejemplos, examine entonces los textos para ver si realmente existe una contradicción. Si no sabe la respuesta, diga que no, investigue y suministre la respuesta posteriormente.
    3. Si la persona simplemente dice que cree que esa no es la Palabra de Dios, pero realmente no tiene ninguna razón, pregúntele entonces: “¿Por qué no? ¿Tiene fundamento para decir eso?”
      1. Escuche la respuesta y haga más preguntas. Aprenderá más.
  5. Examine las respuestas que le han dado para ver si son ilógicas, inexactas o emotivas.
    1. Ilógica: Algunas veces las críticas de la personas acerca de la Biblia son irracionales. Por ejemplo, alguien podría decir que la Biblia no puede ser la Palabra de Dios porque es muy antigua. Pero que sea antigua, no significa que no es de Dios.
    2. Inexacta: Algunas veces las personas no cuentan con información exacta acerca de la Biblia. Por ejemplo, alguien podría decir que la Biblia son solo historias ficticias o que ha sido cambiada tanto que no se le puede creer. Pero la verdad es que ni es ficción y no ha sido cambiada.
    3. Emotivo: Algunas veces las personas o bien odian a Dios, a las religiones o todo aquello que impone moral. Otras veces las personas odian la idea de que Jesús es Dios en carne o que Él es el único camino para la salvación Las emociones no deben dejarse a un lado. Escuche sus respuestas y corrija amablemente y señálele a las personas a Dios.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison