¿Qué significa estar muerto al pecado?

La frase, “muerto al pecado”, ocurre sólo una vez en la Biblia:

  • Romanos 6:11: “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”

Como cristianos, estamos muertos al pecado, pero vivos para Dios, en Cristo Jesús. Considere los siguientes versículos:

  • Romanos 6:2, 10-11: “2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”
  • Romanos 7:4: “Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.”

Este último versículo, es particularmente interesante y relevante para responder la pregunta. Debido a nuestra unión en y con Cristo y debido a que estamos “en él” (El siguiente versículo está relacionado con la representación: 1ª Corintios 15:22: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” Énfasis añadido.), se dice, que cuando Jesús murió en la cruz, nosotros morimos con Él. La Biblia dice que Ud. está libre de la Ley cuando muere; por lo tanto, debido a que hemos muerto con Cristo, hemos muerto a la Ley. Lo que es interesante, es que la Ley, nos revela nuestro pecado. Pero si la Ley ya no tiene más poder sobre nosotros, porque hemos muerto a ésta con Cristo, entonces, se nos dice que estamos muertos al pecado.

Ya el pecado no tiene más poder sobre nosotros para condenarnos, porque la consecuencia del pecado, la cual es, muerte (Ro 6:23), fue satisfecha por Cristo cuando murió en la cruz (1 Co 15:1-4).

El contexto de Romanos 6:5-11, es revelador:

  • “Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. 8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”

En el v. 6, Pablo nos dice que “nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente”, con Cristo y que ya no somos más siervos/esclavos del pecado. En el v. 8, “morimos con Cristo”; por lo tanto, cuando llegamos al v. 11, debemos considerarnos “muertos la pecado”, o sea, al poder que tenía sobre nosotros y estamos vivos por el poder de Dios en nosotros.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison