¿Qué sucede con nosotros cuando morimos?

Por, Matt Slick

De acuerdo a la Biblia, dos cosas suceden cuando morimos. Vamos para estar con el Señor o enfrentamos condenación. Tan simple como esto, o vamos al cielo, o vamos al infierno. Si Ud. ha colocado su confianza en Jesús como su Salvador, entonces, todos sus pecados son perdonados, y cuando muera, no tendrá que enfrentar el justo juicio de Dios, porque sus pecados fueron quitados:

  • Efesios 2:8: "Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no es° de vosotros, es el don de Dios".
  • Colosenses 2:14: "anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz".

El pecado es quebrantar la ley de Dios (1ª Juan 3:4: "Todo el que practica el pecado, también practica la infracción de la ley, porque el pecado es infracción de la ley"). Nos separa de Dios (Isaías 59:2: "Son vuestras transgresiones las que se interponen entre vosotros y vuestro Dios; Son vuestros pecados los que os ocultan su rostro, e impiden que os oiga"), y nos trae muerte (Romanos 6:23: "Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Jesús el Mesías, Señor nuestro"). Solo a través  de Jesús podemos ser perdonados, y sólo a través  de Jesús podemos ir al cielo:

  • Hechos 4:12: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos".

Dentro del cristianismo existe un debate sobre la inmediatez del juicio y la morada final, pero el cielo y el infierno son términos usados genéricamente para describir la morada de Dios (el cielo) y la morada de los condenados (el infierno). Hablando bíblicamente, la morada final de aquellos que han sido salvos al creer en el sacrificio de Cristo, terminarán en la presencia de Dios en el cielo. Aquellos que no, terminarán en el infierno, alejados de la presencia de Dios.

¿Qué hay acerca del purgatorio?

Los católicos romanos dicen que cuando las personas mueren, ellas van al purgatorio. Pero el purgatorio no se menciona en la Biblia. El mismo, es una invención de la iglesia católica romana.

¿Qué hay de la reencarnación?

  • Hebreos 9:27: "Y tal como está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio".

La Biblia claramente enseña que el hombre muere una sola vez, y después viene su juicio. Por lo tanto, la reencarnación no es cierta y la Biblia contradice esta enseñanza. No existe un retorno en cualquiera otra forma. Piense acerca de lo siguiente. El propósito de la reencarnación es ayudar a las personas a que aprendan cosas en la medida en que siguen con sus vidas para perfeccionar su karma hasta que alcancen el nirvana y se reúnan con el divino ser. Pero hemos visto los resultados de este supuesto estado de la reencarnación en países donde la extrema pobreza es permitida porque las personas piensan que aquellos que se encuentra en esas condiciones se la merecen debido a sus fracasos en sus vidas pasadas. Este sistema  apoya así la pobreza y la discriminación. Aún más, la reencarnación enseña que las personas vienen del divino ser, y esto significa que en su primera encarnación, cada alma tenía un karma perfecto. Por lo tanto, si cada alma tenía un karma perfecto, ¿por qué no volvieron inmediatamente al ser divino? Si ellos no pudieron volver al dios de ellos con un karma perfecto, ¿qué les hace pensar que alguna vez volverán?

¿Qué hay acerca de la no existencia?

Algunas personas creen que cuando morimos, dejamos de existir. Bíblicamente, esto no es cierto. De acuerdo a las Escrituras, continuamos nuestra existencia, aun después de la muerte. Pero si dejamos de existir, nunca lo sabremos. Por lo tanto, lo único que podríamos “saber” es si continuamos. ¿Valdría la pena tomarse el riesgo sobre la eternidad en el más allá, esperando que Ud. no exista más? Es un riesgo muy grande que piensa tomar.

  • Lucas 16:19-31: "Había cierto hombre rico que se vestía de púrpura y lino fino blanco, haciendo banquete cada día con esplendidez. 20 Había también cierto mendigo llamado Lázaro, el cual, lleno de llagas, había sido echado junto a su puerta. 21 Y ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas. 22 Sucedió entonces que murió el mendigo y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Y murió también el rico y fue sepultado. 23 Y alzando sus ojos en el Hades, estando en tormentos, ve a Abraham desde lejos y a Lázaro en su regazo. 24 Y dando voces, dijo: ¡Padre Abraham, ten misericordia de mí! y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama. 25 Abraham respondió: Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro asimismo los males, pero ahora es consolado aquí, y tú atormentado. 26 Además de todo eso, entre nosotros y vosotros ha sido puesta una gran sima, de tal modo que los que quieran cruzar de aquí a vosotros, no puedan, ni de allá pasar a nosotros. 27 Dijo entonces: Padre, te ruego pues lo envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos; para que les advierta, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29 Pero Abraham dice: A Moisés y a los profetas tienen: ¡Óiganlos! 30 Pero él dijo: No, padre Abraham, pero si alguno llegara a ellos de los muertos, se arrepentirían. 31 Pero le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán si alguno se levanta de entre los muertos".

NOTA: Las citas bíblicas de enlace son tomadas de la RV60; las escritas en el artículo son de la Biblia Textual (BTX), 3ª Edición.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

 

 

 

 
 
CARM ison