¿Quién llevó la cruz: Jesús o Simón de Cirene?

  1. Simón de Cirene
    1. Mateo 27:31-32: “Después de haberle escarnecido, le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos, y le llevaron para crucificarle. 32 Cuando salían, hallaron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón; a éste obligaron a que llevase la cruz.”
    2. Marcos 15:20-21: “Después de haberle escarnecido, le desnudaron la púrpura, y le pusieron sus propios vestidos, y le sacaron para crucificarle. 21 Y obligaron a uno que pasaba, Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que le llevase la cruz.”
    3. Lucas 23:26: “Y llevándole, tomaron a cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús.”
  2. Jesús
    1. Juan 19:17: “Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota;”

La respuesta a esta aparente dificultad es muy simple cuando miramos el contexto. Horas antes, Jesús había sufrido un trauma físico terrible. Por favor, considere los siguientes versículos que describen el suplicio de Jesús colocados en orden y ponga especial atención al trauma físico que recibió antes de cargar y llegar a la cruz.

  • Sudó gotas como de sangre: “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.” (Lc 22.44).
  • Fue golpeado: “Cuando Jesús hubo dicho esto, uno de los alguaciles, que estaba allí, le dio una bofetada, diciendo: ¿Así respondes al sumo sacerdote? 23 Jesús le respondió: Si he hablado mal, testifica en qué está el mal; y si bien, ¿por qué me golpeas?” (Jn 18:22-23).
  • Golpeado con los puños y abofeteado: “Y algunos comenzaron a escupirle, y a cubrirle el rostro y a darle de puñetazos, y a decirle: Profetiza. Y los alguaciles le daban de bofetadas.” (Mr 14:65).
  • Azotado: “Entonces les soltó a Barrabás; y habiendo azotado a Jesús, le entregó para ser crucificado.” (Mt 27:26).
  • Coronado de espinas sobre Su cabeza y golpeado: “y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos! 30 Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza. 31 Después de haberle escarnecido, le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos, y le llevaron para crucificarle.” (Mt 27:29-31).

Al acusado le correspondía llevar la cruz hasta el lugar de crucifixión. Jesús empezó a llevarla pero simplemente no pudo continuar llevándola debido a Su trauma físico el cual, acababa de pasar. Prácticamente se derrumbó. Esta es la razón por la cual los Romanos señalaron a Simón de Cirene para que llevara la cruz el resto del camino.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison