Razones del por qué los Apócrifos no pertenecen a la Biblia

Los Católicos y Protestantes están en desacuerdo con relación al número exacto de libros que pertenecen a las Escrituras del Antiguo Testamento. La disputa entre ellos es acerca de siete libros, parte de lo que es conocido como los Apócrifos: 1º y 2º Macabeos, Sirácides/Sirácida (Eclesiástico), Sabiduría (Sabiduría de Salomón),  Libro de Baruch, Tobit o Tobías, Judit y adiciones a Daniel y Ester.1 Sin embargo, existe un número de razones del por qué los Apócrifos del Antiguo Testamento no deberían ser parte del Canon o de los escritos estándares de la Escritura.

Rechazo de estos por parte de Jesús y los Apóstoles

1) No existen citas claras, definitivas en el Nuevo Testamento de los Apócrifos por parte de Jesús o de los apóstoles. Mientras que pueden haber alusiones a los Apócrifos en el Nuevo Testamento, no hay declaraciones autoritativas como “Así dice el Señor”, “Como está escrito”, o “Así dicen las Escrituras”. Hay referencias en el Nuevo Testamento a los pseudoepígrafos o libros con títulos falsos (Jud 14-15) y aún citas de fuentes paganas (Hch 17:22-34), pero ninguna de estas referencias son mencionadas como Escritura inspirada y son aún rechazadas por el Catolicismo Romano. En contraste, los escritores del Nuevo Testamento citan al Antiguo Testamento numerosas veces (Mateo 5; Lc 24:27; Jn 10:35), y usan frases como “Así dice el Señor”, “Como está escrito”, o “Así dicen las Escrituras”, indicando la aprobación de ellos en cuanto a la inspiración de Dios en la Escritura del Antiguo Testamento.

2) Implícitamente, Jesús rechazó los Apócrifos como Escritura al referirse al Canon Judío de la Escritura totalmente aceptado: “desde la sangre de Abel [Gn 4:8] hasta la sangre de Zacarías, [2 Cr 24:20] que murió entre el altar y el templo; sí, os digo que será demandada de esta generación.” (Lucas 11:51; cf. Mateo 23:35).

En el Antiguo Testamento, particularmente en el Génesis, a Abel se le considera el primer mártir mientras que a Zacarías se le considera el último en el Libro de Crónicas. En el Canon Hebreo, el primer libro era Génesis y el último, Crónicas. Estos contenían todos los mismos 39 libros estándares aceptados hoy día por los Protestantes, pero arreglados de forma diferente. Por ejemplo, todos los 12 profetas menores (Desde Oseas hasta Malaquías) estaban contenidos en un solo libro. Esta es la razón por lo que hoy la Biblia Hebrea contiene sólo 24 libros. Cuando Jesús se refirió desde Abel a Zacarías, estaba plasmando todo el Canon de las Escrituras Hebreas el cual incluía los mismos 39 libros que hoy aceptan los Protestantes. Por lo tanto e implícitamente, Jesús rechazó toda escritura apócrifa.

Rechazo de estos por parte de la Comunidad Judía

3) Los “oráculos de Dios” le fueron dados a los Judíos (Ro 3:2) y ellos rechazaron los Apócrifos del Antiguo Testamento como parte de esta revelación inspirada. De forma interesante, Jesús tuvo muchas discusiones con los Judíos, pero nunca discutió con ellos con relación al alcance de la revelación inspirada de Dios.2

4) Los Rollos del Mar Muerto no suministran comentario alguno de los Apócrifos, sin embargo, sí suministran comentarios de algunos de los libros Judíos del Antiguo Testamento. Esto probablemente indica que la comunidad Judía de los Esenios no los consideraron tan importantes como los libros Judíos del AT.

5) Muchos Judíos en la antigüedad rechazaron los Apócrifos como Escritura, incluido Filo. Josefo explícitamente los rechazó y enumeró el Canon Hebreo en 22 libros.3 De hecho, la comunidad Judía reconocía que los dones proféticos habían cesado en Israel antes que los Apócrifos fueran escritos.

Rechazo de estos por parte de algunos en el Catolicismo Romano

6) El Catolicismo Romano no siempre ha aceptado los Apócrifos. Estos, fueron oficialmente aceptados en 1.546 en el Concilio de Trento, y fue más una reacción negativa de los Romanos hacia la Reforma Protestante.4

7) Muchos Padres de la Iglesia rechazaron los Apócrifos como Escritura así como muchos otros los utilizaron con propósitos devocionales. Por ejemplo, Jerónimo, el gran erudito Bíblico y traductor de la Vulgata Latina, sin embargo rechazó los Apócrifos como Escritura, y supuestamente bajo presión le tocó traducirlos urgentemente. De hecho, la mayoría de los Padres de la Iglesia en los primeros cuatro siglos rechazaron los Apócrifos. Junto con Jerónimo, se incluyen nombre como Orígenes, Cirilo de Jerusalén y Atanasio.

8) Los libros Apócrifos fueron colocados en la Biblia antes y después del Concilio de Trento, pero fueron colocados en una sección separada ya que estos no eran igual en autoridad. Aun cuando son usados como devocionales, nunca reemplazarán la inspiración de la Palabra de Dios.

Falsas Enseñanzas

9) Los Apócrifos contienen un número amplio de falsas enseñanzas (Ver: Errores en los Apócrifos):

  • La aceptación de usar magia:
    • Tobit 6:5-8: “El ángel añadió: «Abre el pez, sácale la hiel, el corazón y el hígado y guárdatelo, y tira los intestinos; porque su hiel, su corazón y su hígado son remedios útiles». 6 El joven abrió el pez y tomó la hiel, el corazón y el hígado. Asó parte del pez y lo comió, salando el resto. Luego continuaron su camino, los dos juntos, hasta cerca de Media. 7 Preguntó entonces el muchacho al ángel: «Hermano Azarías, ¿qué remedios hay en el corazón, el hígado y la hiel del pez?» 8 Le respondió: «Si se quema el corazón o el hígado del pez ante un hombre o una mujer atormentados por un demonio o un espíritu malo, el humo ahuyenta todo mal y le hace desaparecer para siempre.”
  • La limosna libra de la muerte:
    • Tobit 4:10: “Porque la limosna libra de la muerte e impide caer en las tinieblas:”
    • Tobit 12:9: “La limosna libra de la muerte y purifica de todo pecado. Los que dan limosna gozarán de una larga vida.”
  • Los ángeles ni son santos ni son benditos:
    • Tobit 11:14: “Y añadió:"¡Bendito sea Dios!
 ¡Bendito sea su gran Nombre! ¡Benditos sean todos sus santos ángeles! ¡Que su gran Nombre esté sobre nosotros!
 ¡Benditos sean los ángeles
por todos los siglos! ”.
  • La Iglesia Católica Romana reza por los muertos y enseña a ofrecer dinero para sacrificio de los pecados como se enseña en este libro Apócrifo:
    • 2º Macabeos 12: 42-43: “y rezaron al Señor para que perdonara totalmente ese pecado a sus compañeros muertos. El valiente Judas exhortó a sus hombres a que evitaran en adelante tales pecados, pues acababan de ver con sus propios ojos lo que sucedía a los que habían pecado. 43. Efectuó entre sus soldados una colecta y entonces envió hasta dos mil monedas de plata a Jerusalén a fin de que allí se ofreciera un sacrificio por el pecado. Todo esto lo hicieron muy bien inspirados por la creencia de la resurrección,”

Los libros Apócrifos no son proféticos ni contienen profecía

Los libros Apócrifos no comparten muchas de las características de los libros Canónicos: No son proféticos, en estos, no existe ninguna confirmación sobrenatural de alguno de sus escritores, no hay profecía, ninguna revelación real acerca del Mesías, no son mencionados como autoritativos por alguno de los libros proféticos escritos después de estos y aun reconocen que no había profetas en Israel en el tiempo en que fueron escritos:

  • 1º Macabeos 9:27: “Fue una gran prueba en Israel, como nunca se había visto desde que terminó el tiempo de los profetas.”; 14:41: “También el rey tomó en cuenta el que los judíos y los sacerdotes habían resuelto que Simón fuera su jefe y Sumo Sacerdote hasta la aparición de un profeta digno de fe.” (Énfasis Añadido).

Fuentes

  • http://www.bibliacatolica.com.br/16/23/1.php
  • Norman Geisler y Ralph E. MacKenzie, “Católicos Romanos y Evangélicos: Acuerdos y Diferencias” (“Roman Catholics and Evangelicals: Agreements and Differences”). Grand Rapids: Baker, 1995, pp. 157-75.
  • Norman Geisler, “Enciclopedia Baker de Apologética Cristiana” (“Baker Encyclopedia of Christian Apologetics”), Grand Rapids: Baker, 1999, pp. 28-36.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Norsk (Noruego)

  • 1. Vea http://www.catholic.com/library/Old_Testament_Canon.asp para una lista de los libros que la Iglesia Católica Romana acepta. Vea también, Michael D. Coogan, ed., “Los Apócrifos Comentados del Nuevo Oxford” (“The New Oxford Annotated Apocrypha”), tercera edición, “Nueva Versión Estándar Revisada” (“New Revised Standard Versión”), Oxford University Press, 2007, p. 4, para una lista de los Apócrifos. Curiosamente, los Romanos se refieren a estos libros extras como los Deuterocanónicos mientras que los Protestantes se refieren a estos como los Apócrifos.
  • 2. Algunos eruditos discuten si el Canon exacto de las Escrituras del Antiguo Testamento fue descubierto por los Judíos hasta alrededor de 100 d. C., así Pablo no estaría refiriéndose a alguna lista autoritativa de libros. Sin embargo, el principio de los “oráculos de Dios” sigue siendo válido. Los Judíos rechazaron los Apócrifos como parte de los oráculos de Dios.
  • 3. Existen varias divisiones en el Canon Hebreo. El Canon Protestante del Antiguo Testamento contiene 39 libros mientras que el Hebreo contiene 22 o 24. Estos son los mismos libros que los Protestantes tienen, solo que están arreglados de forma diferente y algunos de los libros están combinados en uno. Por ejemplo, Reyes es solo un libro. También todos los profetas menores (12) desde Oseas a Malaquías son un libro en el Canon Hebreo.
  • 4. Es cierto que la Iglesia Católica Romana aceptó los libros Apócrifos en concilios anteriores en Roma (382 d.C.), Hipona (393 d.C.), Cartago (397 d.C.) y Florencia (1.442 d.C.). Sin embargo, estos no fueron concilios de la Iglesia Católica Romana y los concilios anteriores fueron fuertemente influidos por Agustín, quien no era un experto Bíblico comparado con el erudito Jerónimo, quien rechazó los Apócrifos como parte del Canon del AT. Aun más, es dudoso que estas decisiones en los concilios locales de la iglesia fueran vinculantes a la Iglesia en general. Algunas veces estos concilios locales cometían errores y tenían que ser corregidos por un concejo de iglesias a nivel general.

 

 

 

 
 
CARM ison