Respuesta al Sr. Vines, acerca de la conclusión de la Biblia y la homosexualidad

Por, Matt Slick

  • El Sr. Vines dice: “La Biblia nunca trata directamente, y ciertamente no condena el amar, las relaciones sexuales comprometidas con personas del mismo sexo. No existe una enseñanza bíblica acerca de orientación sexual, ni tampoco hay algún llamado para que los homosexuales vivan una vida en celibato”.

La forma como el Sr. Vines ha declarado el tema, es a favor de su conclusión, pero la Biblia sí analiza el tema de la homosexualidad y claramente, la condena. El Sr. Vines lo ha admitido en su análisis de Levítico 18:22, el cual, de forma equivocada dice que no es aplicable a los cristianos hoy día. Él continúa diciendo que no hay una enseñanza bíblica acerca del tema de la “orientación sexual”. Sin embargo, la Biblia trata “la orientación del pecado”, y la condena. La homosexualidad es una orientación pecaminosa.

  • El Sr. Vines dice: “…si para los cristianos heterosexuales el remedio contra el pecado sexual es el matrimonio, ¿por qué para los cristianos homosexuales no debería ser el mismo?”

La razón por la que los “homosexuales cristianos” no deben casarse es porque la Biblia condena la homosexualidad y siempre, describe el matrimonio como entre un hombre y una mujer, nunca entre un hombre y un hombre, o una mujer y una mujer. ¿Debemos concluir que, Dios no conocía los temas homosexuales de este tiempo con respecto a la “orientación sexual” y que Él permitió el predominio heterosexual de la cultura para volver a escribir sobre el amor inspirado y la tolerancia que Dios realmente defiende? Parece que el Sr. Vines y otros que se llaman “cristianos homosexuales” están, inadvertidamente (o deliberadamente como es el caso de la Biblia Reina James) fallando el punto de la omnisciencia de Dios. Ciertamente, Dios es muy consciente de todos los pecados de las personas, y el homosexual moderno no es una excepción. La Biblia, claramente condena la homosexualidad, y ésta, no puede ser un mandato bíblico para permitirlo sólo en el caso de una “relación amorosa comprometida”. Afirmar esto es el caso, y permitir el matrimonio homosexual “bíblico”, es decir que Dios falló al no mencionar esta clase de tema, el cual el homosexual moderno tendría el privilegio de señalar. De hecho, esto es acusar a Dios de no ser lo suficientemente claro.

  • El Sr. Vines dice: “¿Es correcto que un hombre se case con otro hombre? ¿O que una mujer se case con otra mujer? Bueno, pues no parece correcto. Esa no es la forma como Dios nos diseñó. Él hizo a los hombres para las mujeres; y las mujeres para los hombres. Este es Su diseño –Su definición de matrimonio– y no es para que nosotros la alteremos o cambiemos. Pero esos argumentos son siempre hechos por personas que son heterosexuales, que siempre han encajado, que no han sufrido años de tormento interno y agonía porque tienen una orientación sexual diferente que la de sus amigos, padres, y aparentemente, que la de todos los demás en el mundo”.

Mi corazón está con todos aquellos que se encuentran atrapados en cualquier pecado, y está sufriendo debido a éste, pero, ¿desde cuándo un malestar emocional en una persona, supera la Palabra de Dios? ¿Estamos para reinterpretar las Escrituras para que encaje en nuestras preferencias sexuales personales, y para que no nos sintamos incómodos en cortos o largos períodos de tiempo? Obviamente, el Sr. Vines está examinando la Palabra de Dios a través de los lentes de su inconformismo emocional –sacando conclusiones para poder aliviar su “tormento interior”. Al hacerlo, ha cometido errores interpretativos fundamentales, lo cuales ya he señalado. Además, si los argumentos contra la homosexualidad son o no hechos por los heterosexuales, es irrelevante. No es correcto desechar un argumento basado en quien lo hace. Esto se conoce como la falacia genética y es un error que el Sr. Vines claramente comete.

  • El Sr. Vines dice: “Todavía es común que los heterosexuales cristianos digan: ‘Sí, creo que la homosexualidad es un pecado. Pero no me culpen, sólo estoy leyendo la Biblia. Esta es justamente lo que esta dice’. Bueno, primero que todo, Ud. no sólo está leyendo la Biblia. Está tomando unos pocos versículos del contexto y sacan de estos una condenación absoluta que nunca se intentó. Pero Ud. está también golpeando el mismo centro de otro ser humano y destripándolos de sus sentidos de dignidad y de auto estima. Ud. se encuentra reforzando el mensaje de que las personas homosexuales han escuchado por siglos: Ud. siempre estará solo. Ud. viene de una familia, pero nunca formará una. Ud., simplemente es indigno de amar y ser amado por otra persona, y todo esto, porque es diferente, porque Ud. es homosexual”.

El Sr. Vines evita el tema, asumiendo que su posición es correcta para después, argumentar desde su perspectiva. Al examinar su exegesis, he mostrado que sus conclusiones no son correctas. Él dice que los cristianos heterosexuales no están leyendo correctamente la Biblia, pero sabemos que esto no es así. ¿Piensa él realmente que a través de todos los siglos de teología cristiana, examinar tanto el hebreo como el griego (los idiomas en los que la Biblia fue escrita), que él y su sociedad moderna a favor de la homosexualidad han descubierto lo que muchos han fallado en ver? ¿Debemos creer que su subjetividad es superior a la objetividad de miles de cristianos en los siglos anteriores a él? ¿Es correcta esta forma de examinar la Escritura? Dejemos que sea el lector quien responda las anteriores preguntas.

Note lo que él hace; apela a las emociones al decir: “…Ud. siempre estará solo. Ud. viene de una familia, pero nunca formará una. Ud., simplemente es indigno de amar y ser amado por otra persona, y todo esto, porque es diferente, porque Ud. es homosexual”. Él saca esta carta jugándola muy bien. Su argumento está diseñado para ganar el corazón a través del cual, cambiar la mente- Seguro que él ha intentado usar su mente al examinar las Escrituras que tratan con el tema de la homosexualidad; pero como ya dijimos anteriormente, ha fallado en presentar su caso. Los argumentos emotivos pueden ser, en algunos casos, válidos. Una vez más, quiero decir que simpatizo con su inconformismo. Pero aun así, no puedo someter la Palabra de Dios a mis sentimientos –ni él tampoco puede someter la Palabra de Dios a sus sentimientos. La Biblia, sí condena la homosexualidad. Este es un hecho muy simple, y el Sr. Vines, tan incómodo, como pueda sentirse por su condición, necesita aceptar este hecho.

  • El Sr. Vines dice: “Ser diferente no es un crimen. Ser homosexual no es un pecado. Y para que una persona homosexual desee y busque el amor, y el matrimonio y la familia, no es más egoísta o pecador que una persona heterosexual cuando desea y busca las mismas cosas. El Cantar de los Cantares nos dice que la boda del rey Salomón fue ‘el día que su corazón se regocijó’. Negarle a una minoría de personas, no solo, un día de boda, sino una vida de amor y entrega y familia, es ocasionarles a ellos un nivel devastador de dolor y angustia. No existe nada en la Biblia que indique que los cristianos son llamados a perpetuar este tipo de dolor en la vida de otras personas, sino más bien, la de trabajar para aliviarlo, especialmente, cuando el problema es fácil de arreglar. Todo lo que se necesita es aceptación. La Biblia no se opone a que los cristianos homosexuales sean aceptados, o la posibilidad de desear relaciones para ellos. Y si se siente incómodo con la idea de dos hombres o mujeres enamorados, si está totalmente en contra de esta idea, le pido entonces, que por mí, trate de ver las cosas de forma diferente, aunque esto le haga sentirse incómodo… Las personas homosexuales deben ser una parte valiosa de nuestras familias y comunidades, y la respuesta verdaderamente cristiana hacia ellos, es de aceptación, apoyo y amor. Gracias, y gracias a cada uno de Uds. por haber venido esta noche”.

Indudablemente, que este no es un tema de “ser diferente”. Yo soy diferente a mi esposa, en que soy más alto y más fuerte. Claro está, que esto no es un crimen. Pero la homosexualidad, y de acuerdo a las Escrituras, es un pecado porque éstas lo dicen: Levítico 18:22; 20:12; Romanos 1:26-27. El Sr. Vines tiene derecho a su opinión, pero tristemente, ha intentado en forma equivocada hacer que las Escrituras estén de acuerdo con su perspectiva. Si él quiere afirmarse con el nombre de cristiano, entonces necesita permanecer en lo que la Biblia dice, y no apelar a argumentos emotivos y corrección política. Necesita dejar de someter subjetivamente la Palabra de Dios a su “trauma” personal. Más bien, todo lo que él es, debe sujetarlo a la Palabra de Dios. No deberá tergiversar las Escrituras al decir, “La Biblia no se opone a que los cristianos homosexuales sean aceptados, o la posibilidad de desear relaciones para ellos”. Después de todo, Dios sí ha condenado la homosexualidad en Su Palabra, y el apelar a las emociones, al error exegético, o las falacias lógicas podrá cambiar ese hecho. El Sr. Vines está, simplemente equivocado, y necesita arrepentirse.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

  • Vines, Matthew
  • Matthew Vines: Una introducción
  • Matthew Vines y Génesis 2:18
  • Matthew Vines: Génesis 19 y Sodoma y Gomorra
  • Matthew Vines, Levítico 18:22 y 20:13, y los cristianos no están bajo la Ley
  • Matthew Vines y Romanos 1:26-27
  • Matthew Vines y 1ª Corintios 6:9-10
  • Matthew Vines y 1ª Timoteo 1:9-10

 

 

 

 
 
CARM ison